Sa­car los hue­sos a la luz re­quie­re pa­cien­cia, la me­ticu­losi­dad de un cri­mi­na­lis­ta y la pre­ci­sión de un re­lo­je­ro

Geo - - PROYECTO AADHAAR -

al úl­ti­mo es­ca­lón, la os­cu­ri­dad es to­tal. Des­pués de un em­pi­na­do as­cen­so, la ga­le­ría se en­san­cha, dan­do ori­gen a un es­pa­cio abo­ve­da­do en for­ma de V in­ver­sa, de cua­tro pi­sos de al­tu­ra. Y allí, a un la­do e ilu­mi­na­do por un fa­ro, está su cria­tu­ra: Little Foot. Clar­ke, fe­liz, se­ña­la los hue­sos de los de­dos, bra­zos, vér­te­bras y cos­ti­llas, así co­mo una ca­la­ve­ra con dien­tes; to­do ci­men­ta­do en una ma­triz de pie­dra so­bre la su­per­fi­cie de una toa­lla. Un con­jun­to caó­ti­co, co­mo si hu­bie­ra ex­plo­ta­do. Tie­ne más de tres mi­llo­nes de años de an­ti­güe­dad. Es sen­sa­cio­nal.

Little Foot es el pi­te­cán­tro­po más com­ple­to que ja­más se ha des­cu­bier­to. Sus hue­sos pro­ba­ble­men­te per­mi­ti­rán re­cons­truir co­mo nun­ca an­tes se ha he­cho el mo­do de vi­vir, el ta­ma­ño y la for­ma del ce­re­bro de un pri­mi­ti­vo an­ces­tro del hom­bre; tal vez in­clu­so da­rán pis­tas so­bre su lo­co­mo­ción.

Los hom­bres ves­ti­dos con mo­nos de tra­ba­jo y ta­pa­bo­cas ya es­tán es­pe­ran­do a Clar­ke. “¿Có­mo va el tra­ba­jo?”, pre­gun­ta el bri­tá­ni­co, mien­tras su alien­to for­ma nu­bes. En al­gún rin­cón, las go­tas de agua tin­ti­nean so­bre el sue­lo de la cue­va. “Lis­to”, con­tes­ta Step­hen Mot­su­mi, uno de los asis­ten­tes, que se vuel­ve a in­cli­nar ha­cia ade­lan­te y co­lo­ca una vez más el bu­ril. La he­rra­mien­ta, ope­ra­da me­dian­te ai­re com­pri­mi­do, pe­ne­tra en la ro­ca con un zum­bi­do. El pol­vo, fino co­mo hu­mo de ci­ga­rri­llo, for­ma co­lum­nas tor­ci­das. “Bien”, di­ce Clar­ke cuan­do de re­pen­te arran­ca el ge­ne­ra­dor, ha­cien­do re­tum­bar la cue­va. Aquí, ocul­tos en la cue­va, él y sus co­la­bo­ra­do­res han per­fo­ra­do mi­lí­me­tro a mi­lí­me­tro una es­cul­tu­ra de ro­cas don­de es- tán in­crus­ta­dos los hue­sos. Aho­ra, por fin, quie­ren lle­var los ha­llaz­gos arri­ba.

Allí, en­tre las on­du­lan­tes hier­bas de la sa­ba­na, se en­cuen­tra la ba­se de la ex­ca­va­ción de Clar­ke: un co­ber­ti­zo de ura­li­ta que se ha con­ver­ti­do en ho­gar pa­ra él. Den­tro, en­tre ca­jas, le­chu­zas di­se­ca­das, el es­que­le­to de un ba­buino y nu­me­ro­sas pa­las, guar­da su li­bro de vi­si­tas, co­mo si qui­sie­ra dar tes­ti­mo­nio de la ma­gia de es­te lu­gar. En sus pá­gi­nas hay au­tó­gra­fos de je­fes de Es­ta­do, em­ba­ja­do­res, miem­bros de fa­mi­lias reales, eru­di­tos y per­so­nas de ma­la repu­tación. Vino la se­gun­da es­po­sa de Ro­bert Mu­ga­be, Gra­ce. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral chino, Hu Jin­tao, via­jó has­ta es­te lu­gar, pe­ro no des­cen­dió a la cue­va. Los pre­si­den­tes de Su­dá­fri­ca, Tha­bo Mbe­ki y Ja­cob Zu­ma, sí es­tu­vie­ron aba­jo. Ko­fi An­nan. El pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés, Yos­hi­ro Mo­ri. La in­ves­ti­ga­do­ra de chim­pan­cés Ja­ne Goo­dall. Y los fa­mo­sos pa­leo­an­tro­pó­lo­gos Ri­chard y Mea­ve Lea­key. Mea­ve es­cri­bió: “Ron, tú tie­nes eso que to­dos desea­mos te­ner. Fe­li­ci­da-

Ar­ma­dos con mas­ca­ri­llas y ga­fas lu­pa, miem­bros del equi­po del des­cu­bri­dor Ron Clar­ke pre­pa­ran el es­que­le­to de Little Foot. Mi­lí­me­tro a mi­lí­me­tro li­be­ran los hue­sos y los sa­can en blo­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.