Los bípe­dos erec­tos del sur

¿Qué sig­ni­fi­can Little Foot y sus pa­rien­tes bípe­dos pa­ra la evo­lu­ción?

Geo - - PROYECTO AADHAAR - Tho­mas Sal­ter

EN LA EVO­LU­CIÓN HU­MA­NA, el sur­gir del Aus­tra­lo­pit­he­cus fue un pa­so de­ci­si­vo. Es­te gé­ne­ro, al que per­te­ne­ce Little Foot, exis­tió ha­ce en­tre 4,2 mi­llo­nes y 2,3 mi­llo­nes de años al es­te y sur de Áfri­ca. En mu­chos as­pec­tos, es­tos se­res to­da­vía se pa­re­cían a los an­tro­poi­des de hoy: con es­ta­tu­ras de en­tre 1 y 1,50 me­tros y un pe­so de has­ta 50 ki­los, eran pe­lu­dos, de na­riz an­cha, fren­te am­plia y ar­cos su­per­ci­lia­res pro­tu­be­ran­tes. No fa­bri­ca­ban he­rra­mien­tas, y su ce­re­bro ape­nas era más gran­de que el de un chim­pan­cé. Pe­ro el Aus­tra­lo­pit­he­cus se dis­tin­guía de los go­ri­las o bo­no­bos por un de­ta­lle: ca­mi­na­ba so­bre dos pier­nas, un ras­go dis­tin­ti­vo de Ho­mo sa­piens. Aun­que el an­dar erec­to ha­bía na­ci­do mu­cho an­tes, es­ta in­no­va­ción so­lo se im­pu­so con el Aus­tra­lo­pit­he­cus ha­ce cua­tro mi­llo­nes de años.

Ya en 1924, el aus­tra­liano Ray­mond Dart en­con­tró cer­ca de Johan­nes­bur­go el fó­sil de un Aus­tra­lo­pit­he­cus. Des­de en­ton­ces se han res­ca­ta­do ca­da vez más hue­sos. En­tre los ha­llaz­gos más re­cien­tes fi­gu­ra el de Ron Clar­ke. Cuá­les de es­tas es­pe­cies tie­ne más pa­ren­tes­co con el ser hu­mano si­gue sien­do un mis­te­rio. Los fó­si­les no son su­fi­cien­tes pa­ra re­cons­truir el de­sa­rro­llo ha­cia el gé­ne­ro Ho­mo. Pe­ro pro­ba­ble­men­te el cli­ma im­pul­só su evo­lu­ción. Ha­ce unos 2,5 mi­llo­nes de años, un pe­rio­do se­co y frío se im­pu­so en Áfri­ca, las plan­tas for­ma­ron ho­jas y se­mi­llas más du­ras. Una lí­nea de Aus

tra­lo­pit­he­cus se adap­tó, desa­rro­llan­do fuer­tes man­dí­bu­las y dien­tes. Pe­ro es­te Pa­ranth­ro­pus, el “pa­ra­hom­bre”, no reac­cio­nó an­te las os­ci­la­cio­nes del cli­ma y se ex­tin­guió. En la mis­ma épo­ca otra lí­nea se es­pe­cia­li­zó en co­mer car­ne. In­ven­tó he­rra­mien­tas, el vo­lu­men del ce­re­bro cre­ció: na­cía el gé­ne­ro Ho­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.