ES­TA BE­LLE­ZA NA­TU­RAL ATRA­JO A LOS RO­MÁN­TI­COS

Geo - - PROYECTO AADHAAR -

To­do ser hu­mano que está por la tar­de en el vér­ti­ce del puer­to de Hardk­nott se con­vier­te en tes­ti­go del na­ci­mien­to y el oca­so al mis­mo tiem­po. Un sol a pun­to de es­con­der­se ro­cía las cum­bres pe­la­das con su luz ama­ri­lla. Las cres­tas de las mon­ta­ñas bri­llan co­mo is­las so­bre la bru­ma que as­cien­de des­de las pro­fun­di­da­des, so­bre la bahía del mar gris en el va­lle y so­bre los ve­los opa­cos de las nu­bes que lle­gan pro­ce­den­tes del Atlán­ti­co. Rei­na el si­len­cio.

En­ton­ces el vien­to lle­ga gol­pean­do las co­li­nas y em­pu­ja las hier­bas con­tra el sue­lo. Des­de el mar se acer­ca una ar­ma­da de nu­bes pan­zu­das. Se rom­pe en las pen­dien­tes co­mo si se tra­ta­se de una ma­rea os­cu­ra, la­me el va­lle ha­cia arri­ba y ex­tin­gue po­co a po­co los úl­ti­mos ra­yos de sol.

Visto des­de las cum­bres del Dis­tri­to de los La­gos, el pai­sa­je se con­vier­te en un es­ce­na­rio. Es cier­to que el pi­co Sca­fell, la mon­ta­ña más al­ta de In­gla­te­rra, so­la­men­te se ele­va 978 me­tros por en­ci­ma del ni­vel del mar ha­cia el cie­lo, una al­ti­tud me­dia­na ha­blan­do en tér­mi­nos mon­ta­ñe­ros. Pe­ro la fal­ta de al­tu­ra la com­pen­san los mon­tes de Cum­bria con su dra­ma­tis­mo, y con el pa­pel real­men­te mí­ti­co que desem­pe­ña la re­gión en la re­la­ción del pue­blo in­glés con la naturaleza.

Los ra­tos de sol y los chu­bas­cos se al­ter­nan abrup­ta­men­te en los fells, co­mo se lla­man aquí des­de tiem­pos in­me­mo­ra­bles las mon­ta­ñas. Los he­le­chos se me­cen en las pra­de­ras de los mon­tes, for­man­do una es­tam­pa pin­to­res­ca. En los in­nu­me­ra­bles rin­co­nes de las al­deas, las ca­sas tra­di­cio­na­les des­apa­re­cen ba­jo la exu­be­ran­cia de las flo­res. Los arro­yos flu­yen so­bre blo­ques de gra­ni­to cu­bier­tos de mus­go y se en­san­chan en los la­gos ne­gros que han da­do el nom­bre a la re­gión: Der­went Wa­ter, Co­nis­ton Wa­ter, Ulls­wa­ter, La­ke Win­der­me­re. La nie­bla flo­ta so­bre sus su­per­fi­cies, y cuan­do se le­van­ta el ve­lo por un mo­men­to, se apre­cian los cam­pos de pie­dra y mi­llas y mi­llas de un ces­ped pro- fun­da­men­te ver­de y cor­ta­do a la per­fec­ción.

En el Dis­tri­to de los La­gos exis­ten pa­ra­jes se­me­jan­tes a jar­dí­nes exu­be­ran­tes jun­to a las ro­cas muer­tas, idi­lios pin­to­res­cos co­lin­dan con os­cu­ri­da­des an­gus­tio­sas, in­ter­re­la­cio­na­dos los unos con los otros de una ma­ne­ra brus­ca, co­mo si de una obra de ar­te ex­pre­sio­nis­ta se tra­ta­ra. De mo­do que tam­bién eran ar­tis­tas quie­nes des­cu­brie­ron pa­ra sus fi­nes es­ta zo­na del con­da­do de Cum­bria, al nor­te de la ciu­dad in­dus­trial de Man­ches­ter, y la en­sal­za­ron en sus poe­mas. Sa­muel Tay­lor Co­le­rid­ge y Wi­lliam Words­worth, los poe­tas in­gle­ses más im­por­tan­tes del Ro­man­ti­cis­mo, con­ci­bie­ron me­dian­te es­tos la­gos y pai­sa­jes del al­ma un mo­de­lo opues­to al rit­mo téc­ni­co de la in­dus­tria­li­za­ción in­ci­pien­te. Con­vir­tie­ron la naturaleza en su nue­va re­li­gión, y los mon­tes, los ríos y las gran­jas de Cum­bria en sus pie­zas fun­da­men­ta­les.

Los poe­tas es­ti­li­za­ban los rin­co­nes dul­ces, pe­ro tam­bién la brus­que­dad es­ca­lo­frian­te co­mo ideal del pai­sa­je su­bli­me: Wi­lliam Words­worth elo­gió co­mo “the fai­rest

pla­ce on earth”, el lu­gar más her­mo­so de la Tie­rra, el cor­ti­jo Gras­me­re, don­de se ins­ta­ló en una ca­si­ta cu­bier­ta de ro­sa­les en 1799. Su Gui­de to the La­kes (Guía de los La­gos) con­tri­bu­yó a un au­ge de tu­ris­tas has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­do.

El Dis­tri­to de los La­gos se con­vir­tió en un au­tén­ti­co imán pa­ra el tu­ris­mo y lo si­gue sien­do. Hoy, to­dos los años, unos 70.000 vi­si­tan­tes se aga­chan pa­ra pa­sar ba­jo el din­tel del Do­ve Cot­ta­ge de Words­worth, ca­mi­nan so­lem­ne­men­te por la ca­si­ta, echan una ojea­da al es­cri­to­rio del poe­ta, se es­tre­me­cen en la an­ti­gua ha­bi­ta­ción in­fan­til cu­yas pa­re­des hú­me­das es­tán cu­bier­tas de pe­rió­di­cos de los años 1800, y se que­dan sin alien­to cuan­do suben la cues­ta del jar­dín.

Len­ka Kohou­to­va, sin em­bar­go, nun­ca ha es­ta­do allí. Ven­de do­nuts du­ran­te to­do el día, co­mo em­plea­da de una de las tien­das de la ca­lle prin­ci­pal de Gras­me­re, an­te la que se for­ma una fi­la in­ter­mi­na­ble. Hay ca­fe­te­rías, piz­ze­rías, hos­ta­les, tien­das de re­cuer­dos de Words­worth, li­bre­rías... Por su­pues­to que co­no­ce al poe­ta muer­to, afir­ma es­ta mu­jer de Che­quia mien­tras re­cli­na la ca­be­za ha­cia atrás y son­ríe. Pe­ro al fin y al ca­bo ha ve­ni­do aquí pa­ra tra­ba­jar, ex­pli­ca. Es ya el se­gun­do ve­rano que se ga­na así el di­ne­ro pa­ra pa­gar sus es­tu­dios.

No pa­ran de en­trar mo­chi­le­ros en la tien­da de do­nuts de Len­ka. Las ca­lles de Gras­me­re es­tán tan aba­rro­ta­das de gen­te co­mo la ex­pla­na­da de un al­ber­gue ju­ve­nil o co­mo el ba­rrio lon­do­nien­se de Not­ting Hill un sá­ba­do por la mañana. De­lan­te de las ca­si­tas ba­ja de gra­ni­to y pi­za­rra se en­cuen­tran fun­cio­na­rios ju­bi­la­dos, tu­ris­tas ja­po­ne­ses ner­vio­sos, gru­pos nu­tri­dos de es­ca­la­do­res, ex­cur­sio­nis­tas, chi­cos in­gle­ses aci­ca­la­dos, pan­di­llas de jó­ve­nes ita­lia­nos de via­je en el in­ter­raíl...

Al­gu­nos de los más de quin­ce mi­llo­nes de vi­si­tan­tes anua­les vie­nen pa­ra ren­dir ho­me­na­je a los poe­tas, otros pa­ra se­guir sus hue­llas y su­bir a las al­tu­ras. En los es­ca­pa­ra­tes hay li­bros que re­la­tan un epi­so­dio de la vi­da de los poe­tas pa­ra ca­da cur­va del ca­mino.

El Dis­tri­to de los La­gos, an­ta­ño ala­ba­do por su pu­re­za sal­va­je, se ha con­ver­ti­do en uno de los ma­yo­res mu­seos al ai­re li­bre de la cul­tu­ra bri­tá­ni­ca. Más in­ten­so que la Ri­vie­ra in­gle­sa, más con­cen­tra­do que la Pro­ven­za fran­ce­sa, el nor­te hos­til de In­gla­te­rra, y sus la­gos han crea­do un mi­to ar­tís­ti­co so­bre sí mis­mos, co­mo un bas­tión impenetrable e in­mu­ne a los pe­re­gri­nos, por mu­chos que sean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.