" Mi­sión Ol­vi­do es una no­ve­la de se­gun­das opor­tu­ni­da­des"

Tras con­ver­tir­se en un au­tén­ti­co fe­nó­meno li­te­ra­rio, la es­cri­to­ra Ma­ría Due­ñas pre­sen­ta Mi­sión Ol­vi­do, una no­ve­la con­tem­po­rá­nea con mi­ra­das re­tros­pec­ti­vas. "Mi vi­da per­so­nal no es­tá en la no­ve­la. Mi­sión Ol­vi­do tra­ta te­mas ac­tua­les, pe­ro an­te to­do in­da­ga

Geo - - GEOENTREVISTA - Ju­lián Due­ñas

Con su pri­me­ra no­ve­la, El tiem­po en­tre cos­tu­ras (Ed. Te­mas de Hoy) lle­gó a ven­der en Es­pa­ña más de un mi­llón de ejem­pla­res. Tres años des­pués, tras ver tra­du­ci­da su obra a más de 25 idio­mas y ocu­par pues­tos de pri­vi­le­gio en la lis­ta de los li­bros más ven­di­dos del New York Ti­mes, la es­cri­to­ra Ma­ría Due­ñas re­gre­sa con Mi­sión Ol­vi­do, una his­to­ria a ca­ba­llo en­tre la dé­ca­da de los años cin­cuen­ta y el fi­nal del si­glo XX. Una his­to­ria que ha­bla de re­cons­truc­cio­nes, reconciliación y se­gun­das opor­tu­ni­da­des. Un can­to op­ti­mis­ta que abre puer­tas a la es­pe­ran­za, y que nos con­ven­ce­rá de que, por du­ros que sean los mo­men­tos, por fuer­tes que so­plen los vien­tos, lo me­jor de la vi­da es­tá siem­pre por lle­gar. En su ca­sa de Ca­bo de Pa­los, jun­to al mar Me­di­te­rrá­neo, la es­cri­to­ra de mo­da re­ci­be a GEO y nos des­ve­la los en­tre­si­jos de lo que ya pa­re­ce un nue­vo fe­nó­meno li­te­ra­rio, al par­tir con una ti­ra­da ini­cial de 350.000 ejem­pla­res.

Es­tan­do co­mo es­tá el mer­ca­do li­te­ra­rio es­pa­ñol, es una ale­gría vol­ver a ver ti­ra­das de es­te ti­po. Ima­gino que tam­bién es una res­pon­sa­bi­li­dad.

–Es, des­de lue­go, muy sa­tis­fac- to­rio sa­ber que hay un gran nú­me­ro de lec­to­res a la es­pe­ra de mi no­ve­la. En cuan­to a la res­pon­sa­bi­li­dad, sin du­da. Por eso he pues­to to­do mi sa­ber ha­cer y mi ilu­sión en es­te nue­vo pro­yec­to, en el que ade­más de mí ha tra­ba­ja­do mu­cha más gen­te.

Su nue­va no­ve­la es más con­tem­po­rá­nea que la an­te­rior. De los es­ce­na­rios del Ma­rrue­cos es­pa­ñol nos tras­la­da us­ted aho­ra al mun­do de la uni­ver­si­dad.

–Sí, así es. La ac­ción trans­cu­rre en el oto­ño de 1999 y su pro­ta­go­nis­ta es una pro­fe­so­ra es­pa­ño­la que via­ja a un cam­pus ca­li­for­niano pa­ra aco­me­ter un pro­yec­to aca­dé­mi­co que, en prin­ci­pio, no le se­du­ce de­ma­sia­do; lo úni­co que ella bus­ca es ale­jar­se de su do­lo­ro­sa reali­dad cuan­do su ma­tri­mo­nio sal­ta por los aires. En pa­ra­le­lo a es­ta re­cons­truc­ción emo­cio­nal, en su ca­mino se cru­za­rán otros per­so­na­jes que arras­tran cuen­tas pen­dien­tes con sus pa­sa­dos, y que apor­ta­rán a la na­rra­ción mi­ra­das re­tros­pec­ti­vas a otros mo­men­tos de nues­tra his­to­ria.

Uno de los as­pec­tos pa­sa­dos que re­cu­pe­ra es la pre­sen­cia de in­te­lec­tua­les es­pa­ño­les en Es­ta­dos Uni­dos tras la con­tien­da ci­vil. ¿Qué pa­pel ju­ga­ron? ¿Le in­tere­sa al­guno

de ellos en par­ti­cu­lar?

–Andrés Fon­ta­na, el personaje cu­yo le­ga­do la pro­ta­go­nis­ta, Blanca Pe­rea, de­be re­com­po­ner, re­pre­sen­ta a to­da una ge­ne­ra­ción de his­pa­nis­tas es­pa­ño­les que, a par­tir del fi­nal de la gue­rra ci­vil, desa­rro­lla­ron su la­bor en uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas trans­mi­tien­do a mi­les de es­tu­dian­tes nues­tra len­gua y nues­tras le­tras con la me­mo­ria y la nos­tal­gia siem­pre vi­vas. Y sí, me in­tere­sa muy es­pe­cial­men­te la fi­gu­ra de Ra­món J. Sen­der, un

es­cri­tor exi­lia­do con una per­so­na­li­dad, vi­da y obra fas­ci­nan­tes; él se­rá el de­to­nan­te de una de las sub­tra­mas de la no­ve­la.

En esa sub­tra­ma vin­cu­la­da a Sen­der vol­ve­rá de nue­vo la vis­ta a otro mo­men­to tem­po­ral de nues­tra his­to­ria: la Es­pa­ña de los años cin­cuen­ta. –Así es. Me in­tere­sa mu­cho la fi­gu­ra de los ex­pa­tria­dos en nues­tro país. En lo que yo ahon­do, no obs­tan­te, es en el con­tras­te, en el cho­que cul­tu­ral en­tre los Es­ta­dos Uni­dos de los fa­bu

lous fif­ties y la Es­pa­ña atra­sa­da, po­bre y gris, que em­pe­za­ba a abrir los ojos a nue­vos tiem­pos.

Y ahí en­tran las ba­ses nor­te­ame­ri­ca­nas en nues­tro país. En prin­ci­pio no pa­re­ce un com­po­nen­te muy li­te­ra­rio.

–Pue­de no pa­re­cer­lo, pe­ro la lle- ga­da a Es­pa­ña de aque­llos ame­ri­ca­nos, con sus dó­la­res, sus ci­ga­rri­llos ru­bios y to­do su po­de­río, con­tri­bu­yó al aper­tu­ris­mo y la mo­der­ni­za­ción del ré­gi­men. Es­ta si­tua­ción tan par­ti­cu­lar me ofre­cía ele­men­tos li­te­ra­rios muy in­tere­san­tes pa­ra la no­ve­la.

Y en un ter­cer sal­to cro­no­ló­gi­co, nos trans­por­ta us­ted a la épo­ca de las mi­sio­nes es­pa­ño­las en Ca­li­for­nia. ¿Por qué le han in­tere­sa­do? –Las mi­sio­nes es­ta­ble­ci­das por los pa­dres fran­cis­ca­nos en­tre fi­na­les del si­glo XVIII y prin­ci­pios del XIX son muy po­co co­no­ci­das en Es­pa­ña y, sin em­bar­go, jun­to al he­cho de que cons­ti­tu­yen un ele­men­to his­tó­ri­co y li­te­ra­rio fas­ci­nan­te, fue­ron un ele­men­to pri­mor­dial de nues­tra pre­sen­cia en con­ti­nen­te ame­ri-

cano. Se re­mon­tan a los tiem­pos de la vie­ja Ca­li­for­nia, a los tiem­pos de la la­bor co­lo­ni­za­do­ra y evan­ge­li­za­do­ra, cuan­do la esen­cia del hoy es­ta­do nor­te­ame­ri­cano era pu­ra­men­te es­pa­ño­la.

Ade­más de to­das es­tas sub­tra­mas y su par­ti­cu­lar jue­go con di­ver­sas mi­ra­das re­tros­pec­ti­vas, su no­ve­la se aden­tra en te­mas ac­tua­les y en lo más pro­fun­do de las re­la­cio­nes hu­ma­nas. –Sin du­da. Ese era uno de mis prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos. En la no­ve­la el lec­tor en­con­tra­rá des­va­ríos ur­ba­nís­ti­cos, fra­ca­sos sen­ti­men­ta­les, pa­sio­nes cru­za­das, con­flic­tos pro­fe­sio­na­les…

Tam­bién ex­plo­ra la uni­ver­si­dad co­mo es­ce­na­rio y co­mo for­ma de vi­da, un am­bien­te muy ha­bi­tual en la li­te­ra­tu­ra

an­glo­sa­jo­na, aun­que es­ca­sa­men­te uti­li­za­do en la na­rra­ti­va es­pa­ño­la con­tem­po­rá­nea. ¿Has­ta qué pun­to es­tá pre­sen­te su pro­pia ex­pe­rien­cia aca­dé­mi­ca en la no­ve­la? –Mi vi­da per­so­nal no es­tá re­fle­ja­da en la no­ve­la, pe­ro es cier­to que el mun­do aca­dé­mi­co, in­clu­so la ex­pe­rien­cia ame­ri­ca­na, me re­sul­ta muy cer­cano. He es­ta­do vin­cu­la­da a él du­ran­te más de dos dé­ca­das y lo co­noz­co bien. Lo que sí es­tá den­tro del li­bro es el mun­do que ten­go al­re­de­dor. Un mun­do don­de hay in­cer­ti­dum­bres, rin­co­nes os­cu­ros y sue­ños ro­tos, pe­ro don­de tam­bién, co­mo en el li­bro, hay es­pa­cio pa­ra el op­ti­mis­mo y la es­pe­ran­za de que lo me­jor de la vi­da es­tá por lle­gar.

MA­RÍA DUE­ÑAS (Puer­to­llano, 1964), doc­to­ra en Fi­lo­lo­gía In­gle­sa. Ha im­par­ti­do

do­cen­cia en uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las y nor­te­ame­ri­ca­nas. Au­to­ra de tra­ba­jos aca­dé­mi­cos, ha par­ti­ci­pa­do en múl­ti­ples pro­yec­tos edu­ca­ti­vos, cul­tu­ra­les y edi­to­ria­les.

MI­SIO­NES. Aba­jo: la au­to­ra jun­to a la es­ta­tua de Ju­ní­pe­ro Se­rra (1713-1784) en la mi­sión San Mi­guel Ar­cán­gel, una de las nue­ve mi­sio­nes que fun­dó en el Ca­mino Real.

CO­LO­NI­ZA­CIÓN

En­tre 1769 y 1823, los fran­cis­ca­nos fun­da­ron un to­tal de 21 mi­sio­nes. Con ellas arran­có la em­pre­sa co­lo­ni­za­do­ra y evan­ge­li­za­do­ra de Es­pa­ña en la Al­ta Ca­li­for­nia. Arri­ba, co­lla­ge de an­ti­guas pos­ta­les y ma­pas. Dcha:

la mi­sión San Die­go de Al­ca­lá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.