Un re­mien­do pa­ra el co­ra­zón

Las cé­lu­las ma­dre for­ta­le­cen un mio­car­dio dañado.

Geo - - GEONOTICIAS -

El tiem­po apre­mia des­pués de un in­far­to: si el rie­go san­guí­neo no se res­ta­ble­ce al ca­bo de po­cas ho­ras, el te­ji­do del co­ra­zón mue­re, y su re­ge­ne­ra­ción es im­po­si­ble. Es­to es lo que se pen­sa­ba has­ta aho­ra. El car­dió­lo­go Eduardo Mar­bán, del Ce­dars-Si­nai Heart Ins­ti­tu­te, en Los Ángeles (Es­ta­dos Uni­dos), y su equi­po han lo­gra­do re­ge­ne­rar al me­nos par­cial­men­te el de­bi­li­ta­do múscu­lo de bom­beo. Los in­ves­ti­ga­do­res ex­tra­je­ron una mues­tra de te­ji­do del co­ra­zón a 17 de en­tre 25 pa­cien­tes que ha­bían su­fri­do un in­far­to, ais­la­ron cé­lu­las ma­dre adul­tas de di­chas mues­tras y las mul­ti­pli­ca­ron. A con­ti­nua­ción, in­yec­ta­ron has­ta 25 mi­llo­nes de cé­lu­las pro­pias en el co­ra­zón de los pa­cien­tes. Un año des­pués, la can­ti­dad del te­ji­do dañado se ha­bía re­du­ci­do gra­cias a es­ta te­ra­pia en­tre un 12% y un 24%. Al pa­re­cer, las cé­lu­las ma­dre se ha­bían in­te­gra­do y for­ma­do nue­vo te­ji­do de mio­car­dio. En el res­to del gru­po, al con­tra­rio, el ta­ma­ño de la ci­ca­triz no cam­bió.

Las cé­lu­las de un co­ra­zón pue­den re­ge­ne­rar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.