El nor­te ce­les­tial se apa­ga

La es­tre­lla po­lar pier­de lu­mi­no­si­dad en el cie­lo noc­turno: en 100.000 años pa­sa­rá de gi­gan­te ro­ja a enana blanca.

Geo - - GEONOTICIAS -

Des­de ha­ce ge­ne­ra­cio­nes, los as­tró­no­mos han apun­ta­do sus ob­ser­va­cio­nes de la es­tre­lla si­tua­da siem­pre exac­ta­men­te en el nor­te. Hil­ding Neilson ha ana­li­za­do esos apuntes en el Ins­ti­tu­to Ar­ge­lan­der de As­tro­no­mía (Ale­ma­nia), com­pa­rán­do­las con las ob­ser­va­cio­nes ac­tua­les. Re­sul­ta­do: la es­tre­lla po­lar cam­bia de lu­mi­no­si­dad si­guien­do un rit­mo de cua­tro días.

A lo lar­go del úl­ti­mo si­glo, es­te in­ter­va­lo se ha pro­lon­ga­do ca­da año en 4,5 se­gun­dos. “Pa­ra eso so­lo hay una ex­pli­ca­ción”, di­ce Neilson: “La es­tre­lla po­lar de­be de es­tar per­dien­do cons­tan­te­men­te in­gen­tes can­ti­da­des de ma­sa”. Pa­ra ser más exac­to: Polaris, co­mo la es­tre­lla se lla­ma en la­tín, pier­de ma­sa ¡cien mi­llo­nes de ve­ces más rá­pi­da­men­te que nues­tro Sol!

Eso sí, du­ran­te los pró­xi­mos cien años los ob­ser­va­do­res te­rres­tres no se da­rán cuen­ta: la fuer­za lu­mi­no­sa de la es­tre­lla po­lar se man­ten­drá, pues en su in­te­rior que­da su­fi­cien­te ma­te­rial de fu­sión.

Ac­tual­men­te bri­lla unas 2.000 ve­ces más que el Sol. Den­tro de 100.000 años pro­ba­ble­men­te se con­ver­ti­rá po­co a po­co en una gi­gan­te ro­ja, es de­cir, du­ran­te al­gún tiem­po bri­lla­rá con es­pe­cial cla­ri­dad, pe­ro des­pués ter­mi­na­rá co­mo una enana blanca, que ya no se ve­rá a sim­ple vis­ta des­de la Tie­rra.

La os­ci­la­ción de la lu­mi­no­si­dad de la es­tre­lla, por cier­to, na­ce de la in­te­rac­ción de dos fuer­zas. La ma­te­ria de la ca­pa ex­te­rior de su man­to ga­seo­so se di­ri­ge ha­cia aden­tro de­bi­do a la gra­ve­dad. Du­ran­te es­te pro­ce­so, la ca­pa ex­te­rior se den­si­fi­ca tan­to que la energía li­be­ra­da du­ran­te la fu­sión nu­clear –por ejem­plo, la luz– ape­nas pue­de pe­ne­trar­la: so­lo al ca­bo de al­gu­nos días se ha acu­mu­la­do su­fi­cien­te pre­sión en el in­te­rior pa­ra rom­per la ca­pa y per­mi­tir que es­ca­pe un fuer­te cau­dal de luz, ha­cien­do que la es­tre­lla bri­lle más.

Un po­lo fi­jo en trans­for­ma­ción: la es­tre­lla po­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.