Avan­ce pe­li­gro­so

Un equi­po ru­so per­fo­ra en la An­tár­ti­da has­ta al­can­zar el la­go Wos­tok. ¿Ries­go eco­ló­gi­co?

Geo - - GEONOTICIAS -

Me­di­cio­nes me­dian­te ra­dar de­mos­tra­ron que ha­bía un la­go ocul­to ba­jo un gi­gan­tes­co es­cu­do de hie­lo de cua­tro ki­ló­me­tros de gro­sor: el la­go Wos­tok, en la An­tár­ti­da orien­tal. Sus aguas es­tán ex­pues­tas a tan­ta pre­sión que si­guen lí­qui­das in­clu­so con tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro. El la­go es pro­ba­ble­men­te tan gran­de co­mo el la­go On­ta­rio y cua­tro ve­ces más pro­fun­do. Es­tá ais­la­do del mun­do ex­te­rior des­de ha­ce en­tre 15 y 25 mi­llo­nes de años: una épo­ca cuan­do el an­ces­tro co­mún del hom­bre y los an­tro­poi­des aún ca­mi­na­ba por la Tie­rra; cuan­do aún ha­bía co­co­dri­los vi­vien­do en la su­per­fi­cie de la ac­tual Eu­ro­pa.

Aho­ra, los in­ves­ti­ga­do­res ru­sos han pe­ne­tra­do es­te mun­do acuá­ti­co per­di­do. Y lo han he­cho con ki­lo­mé­tri­cas tu­be­rías de per­fo­ra­ción. De­bi­do a la enor­me pre­sión de la ca­pa de hie­lo, el agua subió des­de el la­go al agu­je­ro de la per­fo­ra­ción, con­ge­lán­do­se rá­pi­da­men­te. A fi­na­les de 2012, en el ve­rano an­tár­ti­co, los ru­sos quie­ren ex­traer mues­tras de es­te hie­lo atra­pa­do en el agu­je­ro pa­ra ana­li­zar­las una vez en la su­per­fi­cie. En­ton­ces se ve­rá si el la­go de Wos­tok ha con­te­ni­do du­ran­te mi­llo­nes de años al­go que in­tere­sa mu­chí­si­mo a los in­ves­ti­ga­do­res: vi­da. Aun­que allí aba­jo rei­na una os­cu­ri­dad ab­so­lu­ta, pro­ba­ble­men­te hay oxí­geno su­fi­cien­te co­mo pa­ra que es­ta ha­ya exis­ti­do. Y aun­que en es­ta re­gión se han re­gis­tra­do las tem­pe­ra­tu­ras más ba­jas del mun­do (89 º C ba­jo ce­ro), el agua del la­go tie­ne una tem­pe­ra­tu­ra ca­si agra­da­ble: cer­ca de tres gra­dos ba­jo ce­ro.

Es po­si­ble que allí, du­ran­te el lar­go ais­la­mien­to, se ha­yan desa­rro­lla­do or­ga­nis­mos que son to­tal­men­te di­fe­ren­tes de los que vi­ven en su­per­fi­cie. Pe­ro tam­bién es po­si­ble que la per­fo­ra­ción sig­ni­fi­que el fi­nal de es­tos “alie­ní­ge­nas“, ya que po­drían ser víc­ti­mas de la con­ta­mi­na­ción con bac­te­rias pa­ra las que no es­tán pre­pa­ra­dos. No hay du­da de que el que­ro­seno y el an­ti­con­ge­lan­te, dos sus­tan­cias uti­li­za­das du­ran­te la per­fo­ra­ción, ya han lle­ga­do a la pro­fun­di­dad. El equi­po ru­so, sin em­bar­go, con­si­de­ra que es­tas con­si­de­ra­cio­nes ca­re­cen de fun­da­men­to, pues la al­ta pre­sión ex­pul­só ha­cia arri­ba cual­quier ob­je­to ex­tra­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.