Una pe­que­ña ma­ra­vi­lla de la na­tu­ra­le­za

¿Por qué, al con­tra­rio que abe­jas y avis­pas, los mos­qui­tos no mue­ren cuan­do les gol­pea la llu­via?

Geo - - GEONOTICIAS -

Se­ría de­ma­sia­do prác­ti­co si cual­quier cha­pa­rrón los aplas­ta­ra. Al con­tra­rio que las abe­jas y las avis­pas, los mos­qui­tos no tie­nen que es­con­der­se de las go­tas de llu­via, ya que so­bre­vi­ven in­clu­so al cho­que más vio­len­to con es­tos “cuer­pos ce­les­tes”. ¿Por qué? Es­ta es la pre­gun­ta que ana­li­zó el in­ge­nie­ro Da­vid Hu, del Geor­gia Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy (EE UU), en el la­bo­ra­to­rio. Y cons­ta­tó que la com­pa­ra­ción en­tre go­tas de llu­via y cuer­pos ce­les­tes cós­mi­cos no es tan des­ca­be­lla­da: si un as­te­roi­de cho­ca­ra con un ob­je­to muy li­ge­ro, co­mo una ho­ja de pa­pel, es­ta no se aplas­ta­ría, sino sen­ci­lla­men­te se­ría em­pu­ja­da ha­cia un la­do de­bi­do a su pe­que­ña ma­sa. Lo mis­mo ocu­rre con los mos­qui­tos. “Un mos­qui­to so­lo pe­sa al­gu­nos mi­li­gra­mos, mien­tras las go­tas de agua pue­den pe­sar has­ta 50 ve­ces más”, di­ce Hu. Por lo tan­to, los in­sec­tos sim­ple­men­te son apar­ta­dos a un la­do por las go­tas. Y es­to ocu­rre con tan­ta ra­pi­dez que so­lo una pe­que­ña par­te de la energía de la go­ta lle­ga a im­pac­tar di­rec­ta­men­te so­bre el in­sec­to. Pier­de el con­trol del vue­lo, pe­ro no su­fre le­sio­nes se­rias.

Hu pu­do de­mos­trar su teo­ría en­ce­rran­do va­rios mos­qui­tos en una jau­la y ro­cián­do­les con agua me­dian­te una je­rin­gui­lla. Aho­ra quie­re uti­li­zar el mis­mo pro­ce­di­mien­to pa­ra ave­ri­guar por qué las abe­jas y las avis­pas tie­nen mie­do al agua. Pro­ba­ble­men­te, sus cuer­pos son de­ma­sia­do pe­sa­dos co­mo pa­ra sa­lir ile­sos del im­pac­to con ella.

Los mos­qui­tos pue­den po­sar­se so­bre el agua y so­bre­vi­vir a un cha­pa­rrón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.