Se­cue­las bé­li­cas

Ve­te­ra­nos de gue­rra co­me­ten más de­li­tos vio­len­tos.

Geo - - GEONOTICIAS -

La gue­rra de Viet­nam de­ja hue­lla. Se­gún un in­for­me de Ja­son Lin­do y Charles Stoec­ker, la vio­len­cia que los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses vi­vie­ron y ejer­cie­ron allí con­ti­núa in­flu­yen­do en su vi­da de ci­vi­les. En­tre los ve­te­ra­nos blan­cos de aque­lla con­tien­da, la pro­ba­bi­li­dad de ser con­de­na­do por un de­li­to vio­len­to es bas­tan­te más al­ta que en­tre los blan­cos de la mis­ma ge­ne­ra­ción no re­clu­ta­dos. Y eso in­clu­so cuan­do los juz­ga­dos son más be­ne­vo­len­tes con los ve­te­ra­nos que con quie­nes no com­ba­tie­ron, por lo me­nos cuan­do se tra­ta de de­li­tos me­no­res.

Los au­to­res sos­pe­chan que el trau­ma de la gue­rra no cam­bia tan­to la per­so­na­li­dad, sino que más bien ba­ja el um­bral a par­tir del cual se re­cu­rre a la vio­len­cia. A par­tir de los años se­sen­ta, el ejér­ci­to im­ple­men­tó un “pro­gra­ma de des­en­si­bi­li­za­ción”, des­ti­na­do a dis­mi­nuir la re­sis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca de los sol­da­dos. Es­to se ha­ce so­bre to­do me­dian­te si­mu­la­cros de gue­rra muy rea­lis­tas. Aho­ra, el enemi­go tie­ne el as­pec­to de un ira­quí.

Fotos: Getty Images; Man­fred Gre­bler/alamy

Con­de­co­ra­dos du­ran­te la gue­rra, pe­ro mar­ca­dos pa­ra la vi­da ci­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.