CON LAS IMÁ­GE­NES DE LOS XXX JUE­GOS OLÍM­PI­COS AÚN EN LA RE­TI­NA,

GEO vuel­ve la vis­ta atrás pa­ra re­me­mo­rar sus orí­ge­nes: una fies­ta re­li­gio­sa grie­ga en ho­nor del pa­dre de los dio­ses. Ca­da cua­tro años, los me­jo­res atle­tas com­pe­tían en la ciu­dad de Olim­pia y los ga­na­do­res se con­ver­tían en ver­da­de­ros ído­los, que re­ci­bían

Geo - - GEONOTICIAS -

CUAN­DO PEN­SA­MOS EN LA AN­TI­GUA

OLIM­PIA, so­le­mos te­ner ideas equi­vo­ca­das. Por ejem­plo, que los atle­tas eran ama­teurs; que par­ti­ci­par era más im­por­tan­te que ga­nar; o que los Jue­gos no es­ta­ban im­preg­na­dos de po­lí­ti­ca. En otras pa­la­bras, hoy pen­sa­mos que la co­rrup­ción pue­de in­va­dir nues­tros Jue­gos mo­der­nos, pe­ro que en la an­ti­gua Gre­cia, las per­so­nas eran no­bles, creían en unos idea­les pu­ros y ac­tua­ban con ho­nes­ti­dad. Nos equi­vo­ca­mos por com­ple­to. En el bos­que­ci­llo de Olim­pia, al no­roes­te de la pe­nín­su­la del Pe­lo­po­ne­so, se al­za­ban mu­chas es­ta­tuas. El que se acer­ca­ba no so­lo po­día con­tem­plar re­pre­sen­ta­cio­nes de los dio­ses en el par­que con­ti­guo a las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas, sino tam­bién de cam­peo­nes olím­pi­cos. Los ga­na­do­res te­nían de­re­cho a ser in­mor­ta­li­za­dos. A ve­ces, in­clu­so su ciu­dad na­tal pa­ga­ba la es­ta­tua. Ade­más, el vi­si­tan­te con­tem­pla­ba mo- nu­men­tos bé­li­cos: co­lum­nas y tem­plos con imá­ge­nes de gue­rre­ros, ar­mas y ar­ma­du­ras cap­tu­ra­das. Des­de cual­quier rincón de Olim­pia, el re­cuer­do de an­ti­guas ba­ta­llas y gue­rras asal­ta­ba a los vi­si­tan­tes. Sim­ple­men­te Olim­pia era un buen lu­gar pa­ra la pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca. Al­gu­nas ciu­da­des (Elis, Si­ra­cu­sa y otras) hi­cie­ron le­van­tar allí mo­nu­men­tos pa­ra su pro­pia glo­ria y man­tu­vie­ron “ca­sas del te­so­ro” con va­lio­sas ofren­das, una es­pe­cie de re­pre­sen­ta­ción per­ma­nen­te, de em­ba­ja­da po­lí­ti­ca.

En teo­ría, rei­na­ba la “paz olím­pi­ca”. En la prác­ti­ca, es ver­dad que ni los atle­tas ni los vi­si­tan­tes fue­ron ata­ca­dos ca­mino de los Jue­gos. De­cían que la cau­sa se re­mon­ta­ba a un an­ti­quí­si­mo tra­ta­do fir­ma­do ha­cia el año 884 an­tes de Cris­to, que es­ta­ba ins­cri­to en el lla­ma­do dis­co olím­pi­co. Sin em­bar­go, di­cho prin­ci­pio no fue siem­pre res­pe­ta­do.

Los grie­gos no can­ce­la­ban sus Jue­gos si ha­bía una pe­que­ña gue­rra en al­gún lu­gar cer­cano. Ni si­quie­ra una gue­rra ma­yús­cu­la les mo­les­ta­ba. Cuan­do los per­sas avan­za­ron ha­cia Ate­nas el año 480 a. C., re­gis­tra­ron irri­ta­dos que un

con­si­de­ra­ble nú­me­ro de sus ad­ver­sa­rios via­ja­ba a una fies­ta de­por­ti­va en lu­gar de pre­pa­rar­se pa­ra la ba­ta­lla.

CA­DA CUA­TRO AÑOS, TO­DA GRE­CIA

se reunía en Olim­pia. Eru­di­tos, ar­tis­tas, po­lí­ti­cos... Los de­por­tis­tas com­pe­tían en nom­bre de sus ciu­da­des na­ta­les, que los col­ma­ban de ho­no­res en ca­so de una vic­to­ria. Famosos poe­tas, co­mo Pín­da­ro, en­sal­za­ban a los atle­tas... a cam­bio de ho­no­ra­rios. En Ate­nas, los ga­na­do­res de los Jue­gos te­nían el de­re­cho vi­ta­li­cio de co­mer gra­tui­ta­men­te en la ca­sa es­ta­tal de ban­que­tes; ba­jo los de­sig­nios de So­lón re­ci­bían un pre­mio cu­yo va­lor equi­va­lía a un re­ba­ño de 500 ove­jas. Cuan­do re­gre­sa­ban, los cam­peo­nes eran re­ci­bi­dos con una es­pe­cie de des­fi­le de con­fe­tis: los es­pec­ta­do­res les lan­za­ban flo­res y ho­jas. En al­gu­nas ciu­da­des se abrió una bre­cha en las mu­ra­llas pa­ra su triun­fal en­tra­da y los cam­peo­nes re­ci­bían lu­ga­res de ho­nor en el tea­tro. En­tra­ban así a for­mar par­te del es­ta

blish­ment ur­bano has­ta el fi­nal de sus vi­das. Las vic­to­rias olím­pi­cas siem­pre eran bue­nas pa­ra em­pren­der una ca­rre­ra co­mo po­lí­ti­co.

Pe­ro so­lo la vic­to­ria con­ta­ba. El se­gun­do pues­to no va­lía na­da. ¿Par­ti­ci­par es más im­por­tan­te que ga­nar? Un de­por­tis­ta grie­go se hu­bie­ra reí­do de es­ta fra­se. So­lo los hom­bres po­dían par­ti­ci­par en los Jue­gos Olím­pi­cos. Y na­tu­ral­men­te so­lo los grie­gos. Pa­ra ellos ha­bía una so­la con­di­ción: no ha­ber co­me­ti­do ase­si­na­to ni ha­ber ro­ba­do un tem­plo. Lle­ga­ban 50.000 es­pec­ta­do­res, tal vez más. Des­de 570 a. C., Olim­pia ocu­pa­ba par­te del te­rreno de la ciu­dad de Elis, fun­da­da pos­te­rior­men­te, que so­lía ser alia­da de Es­par­ta en las gue­rras. Al pa­re­cer, la ad­mi­nis­tra­ción del san­tua­rio or­ga­ni­za­ba los Jue­gos pa­ra la sa­tis­fac­ción de to­dos, pe­se a las re­cu­rren­tes que­jas so­bre ca­za­do­res de re­cuer­dos y la­dro­nes que ro­ba­ban ofren­das de los tem­plos de Olim­pia.

Las com­pe­ti­cio­nes y las fies­tas de­por­ti­vas for­ma­ban par­te de la vi­da de los grie­gos. In­clu­so ha­bía al­gún cer­ta­men pa­ra chi­cas: el de pei­nar la­na. Los ago­nes –las fies­tas de­por­ti­vas– siem­pre es­ta­ban

re­la­cio­na­das con al­gún ri­tual di­vino y

te­nían lu­gar en un san­tua­rio. Ser­vían si­mul­tá­nea­men­te pa­ra el cul­to a los dio­ses y pa­ra el en­cuen­tro so­cial y el en­tre­te­ni­mien­to.

Cua­tro fies­tas de­por­ti­vas se con­si­de­ra­ban es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes: las de Delfos, Ist­mia, Ne­mea y Olim­pia. En es­tos cua­tro “Jue­gos por co­ro­nas”, los ga­na­do­res so­lo re­ci­bían una co­ro­na en lu­gar de pre­mios en me­tá­li­co, co­mo era la cos­tum­bre en otras com­pe­ti­cio­nes. En Delfos, la co­ro­na era de lau­rel; en Olim­pia, de ra­mas de oli­vo; en Ist­mia, de abe­to; y en Ne­mea –con un en­can­to es­pe­cial– de apio. Quien ga­na­ba las cua­tro com­pe­ti­cio­nes, por así de­cir­lo, el grand slam atlé­ti­co, te­nía el de­re­cho de lu­cir el tí­tu­lo de pe­rio­do­ni­ke.

NO SA­BE­MOS CON PRE­CI­SIÓN

por qué jus­ta­men­te la de Olim­pia se con­vir­tió en la fies­ta de­por­ti­va más im­por­tan­te. ¿Te­nía que ver con la paz olím­pi­ca? ¿Con la há­bil ges­tión de los ha­bi­tan­tes de Elis? Un elen­co de ga­na­do­res exis­te des­de 776 a. C., pe­ro pro- ba­ble­men­te se tra­ta de una fal­si­fi­ca­ción. Los pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos se ce­le­bra­ron so­lo po­cas dé­ca­das an­tes. Me­dir el tiem­po en Olim­pia­das, por cier­to, fue ha­bi­tual en la an­ti­gua Gre­cia. Por lo tan­to, “Olim­pia­da” no es si­nó­ni­mo de “Jue­gos Olím­pi­cos” –co­mo a me­nu­do se cree erró­nea­men­te–, sino que se re­fie­re al pe­rio­do de cua­tro años que co­mien­za con los Jue­gos.

ES PO­SI­BLE QUE TO­DO CO­MEN­ZA­RA

co­mo even­to re­gio­nal, con so­lo una dis­ci­pli­na: la ca­rre­ra por el es­ta­dio. Se di­ce que el pri­mer ga­na­dor fue un co­ci­ne­ro. Des­pués, el pro­gra­ma se am­plió pa­so a pa­so, y los Jue­gos se vol­vie­ron tan su­ge­ren­tes que in­clu­so atra­je­ron a de­por­tis­tas de los te­rri­to­rios grie­gos de ul­tra­mar.

Diez me­ses an­tes de la gran fies­ta, los ár­bi­tros, los he­lla­no­di­kai, eran se­lec­cio­na­dos me­dian­te sor­teo. Du­ran­te los si­guien­tes me­ses es­tu­dia­ban las re­glas. En los pri­me­ros tiem­pos es­ta­ba per­mi­ti­do que ellos mis­mos par­ti­ci­pa­ran en los Jue­gos. Los grie­gos tar­da­ron va­rios si­glos en dar­se cuen­ta de lo em­ba­ra­zo­so de tal si­tua­ción.

Trein­ta días an­tes de los Jue­gos lle­ga­ban los de­por­tis­tas pa­ra en­tre­nar­se jun­tos an­te el pú­bli­co. Era obli­ga­to­rio. Du­ran­te es­te tiem­po, los ár­bi­tros es­tu­dia­ban a los can­di­da­tos y de­ter­mi­na­ban quié­nes eran aptos pa­ra par­ti­ci­par y quié­nes no. Da­do que so­lo unas po­cas per­so­nas po­dían per­mi­tir­se el lu­jo de pres­cin­dir de sus in­gre­sos re­gu­la­res du­ran­te 30 días, el nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes no era de­ma­sia­do al­to. Los que lle­ga­ban a Olim­pia eran ma­yo­ri­ta­ria­men­te de­por­tis­tas de eli­te.

Al prin­ci­pio pre­do­mi­na­ban los no­bles por­que so­lo ellos te­nían tiem­po su­fi­cien­te pa­ra el en­tre­na­mien­to. Más tar­de, al­gu­nas ciu­da­des apo­ya­ron con sub­ven­cio­nes a atle­tas del pue­blo llano: un pro­gra­ma de ayu­da al de­por­te. En épo­cas pos­te­rio­res prác­ti­ca­men­te so­lo com­pe­tían pro­fe­sio­na­les.

Al me­nos en un ca­so se do­cu­men­ta que des­ta­ca­dos de­por­tis­tas re­ci­bie­ron di­ne­ro por pre­sen­tar­se a la com­pe­ti­ción. El lu­cha­dor Teó­ge­nes fue pro­fe­sio­nal du-

ran­te 22 años, y lo­gró 1.300 vic­to­rias, 24 de ellas en “Jue­gos por co­ro­nas”. Via­ja­ba cons­tan­te­men­te. Po­de­mos sos­pe­char cuán­to ga­na­ba por­que en Olim­pia una vez lo mul­ta­ron por pa­si­vi­dad. La su­ma equi­va­lió a 33 in­gre­sos anua­les de una fa­mi­lia de jor­na­le­ros. La pa­la­bra ama­teur aún no exis­tía. Es­ta idea na­ció en el si­glo XIX.

Al­re­de­dor de las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas pu­lu­la­ba una bu­lli­cio­sa mul­ti­tud. Los vi­si­tan­tes dor­mían en cuar­tos de hués­pe­des, de los que nun­ca ha­bía su­fi­cien­tes, tien­das de cam­pa­ña, ca­ba­ñas cu­bier­tas de ho­jas o ba­jo te­chos pro­vi­sio­na­les. Los que po­dían per­mi­tir­se el lu­jo al­qui­la­ban un apar­ta­men­to en el no­ble leo­ni­daion, un al­ber­gue con jar­dín y res­tau­ran­tes.

Ha­bía ca­sas de ba­ños, co­mer­cian­tes am­bu­lan­tes, tas­cas, chi­rin­gui­tos de co­mi­da y un mer­ca­do. Ac­tua­ban poe­tas, ju­gla­res y vi­den­tes. Un día de­ter­mi­na­do de los Jue­gos, cien to­ros eran sa­cri­fi­ca­dos a Zeus. Es de­cir, Zeus so­lo re­ci­bía los mus­los, el res­to de la car­ne se re­par­tía en­tre el pú­bli­co y se asa­ba so­bre in­nu­me­ra­bles ho­gue­ras. Di­cen las fuen­tes que el aco­so por par­te de mos­cas y mos­qui­tos era tre­men­do. En las ex­ca­va­cio­nes has­ta aho­ra so­lo se han en­con­tra­do le­tri­nas con ca­pa­ci­dad pa­ra unas 60 per­so­nas; ¡y da­tan de la épo­ca im­pe­rial ro­ma­na! De­trás de los oli­vos y en­tre los ar­bus­tos de­bie­ron de ha­ber­se pro­du­ci­do es­ce­nas pa­ra las que in­clu­so nin- gun Pín­da­ro hu­bie­ra en­con­tra­do pa­la­bras.

Tam­bién el abas­te­ci­mien­to de agua po­ta­ble, pro­ce­den­te de ma­nan­tia­les, ríos y po­zos, re­sul­tó di­fí­cil en tér­mi­nos ge­ne­ra­les. Por así de­cir­lo, el que los vi­si­tan­tes con­tra­je­ran en­fer­me­da­des a cau­sa del agua con­ta­mi­na­da de­bió de ser par­te del pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las de los Jue­gos. So­lo des­de el año 153 des­pués de Cris­to, un acue­duc­to lle­vó agua a Olim­pia.

La pre­sen­cia de mu­je­res so­lo se per­mi­tía en ca­li­dad de es­pec­ta­do­ras y siem­pre que fue­ran sol­te­ras. ¿Por qué no po­dían asis­tir las da­mas ca­sa­das? Es­to si­gue sien­do uno de los enig­mas sin so­lu­cio­nar de los Jue­gos Olím­pi­cos an­ti­guos. Las mu­je­res que in­frin­gían es­ta re­gla eran arro­ja­das al va­cío des­de una co­li­na cer­ca­na, don­de mo­rían.

LOS JUE­GOS CO­MEN­ZA­BAN CON UNA

pro­ce­sión. Des­de Elis, los atle­tas y los ár­bi­tros des­fi­la­ban a Olim­pia por la “ca­rre­te­ra sa-

gra­da”, un re­co­rri­do de ca­si 60 ki­ló­me­tros. Tar­da­ban un día o dos, los his­to­ria­do­res no se po­nen de acuer­do so­bre la du­ra­ción.

Los de­por­tis­tas lu­cha­ban des­nu­dos, sal­vo en las com­pe­ti­cio­nes ecues­tres, don­de al­gu­na par­te no­ble fá­cil­men­te po­día en­re­dar­se en­tre las rien­das. ¿Por qué des­nu­dos? Aris­tó­te­les es­cri­bió que los cuer­pos des­nu­dos no su­da­ban tan­to y, ade­más, ad­qui­rían un be­llo co­lor tos­ta­do.

A los grie­gos les gus­ta­ba la piel bron­cea­da, y los Jue­gos de Olim­pia se ce­le­bra­ban en el tó­rri­do mes de agos­to. Cuan­do los grie­gos fa­bri­ca­ban va­si­jas con es­ce­nas de­por­ti­vas pa­ra la ex­por­ta­ción a re­gio­nes con cos­tum­bres más se­ve­ras, pin­ta­ban a los atle­tas con ta­pa­rra­bos. El clien­te siem­pre lle­va ra­zón.

LA FIES­TA DU­RA­BA SEIS DÍAS.

En la pri­me­ra jor­na­da se pres­ta­ba el ju­ra­men­to olím­pi­co: bá­si­ca­men­te la pro­me­sa de ju­gar lim­pio en las com­pe­ti­cio­nes. En la se­gun­da com­pe­tían los jó­ve­nes. Du­ran­te la ter­ce­ra se desa­rro­lla­ban las ca­rre­ras de ca­ba­llos y el pentatlon atlé­ti­co. En la cuar­ta jor­na­da se sa­cri­fi­ca­ban los to­ros; en la quin­ta se lle­va­ban a ca­bo los com­ba­tes y las ca­rre­ras a pie, que ter­mi­na­ban con una ca­rre­ra don­de los par­ti­ci­pan­tes co­rrían ar­ma­dos, co­mo fi­nal sim­bó­li­co del pe­rio­do de paz olím­pi­ca. La sex­ta jor­na­da es­ta­ba de­di­ca­da a la en­tre­ga de pre­mios, que siem­pre ter­mi­na­ba con un gi­gan­tes­co ban­que­te.

Los co­rre­do­res com­pe­tían en tres dis­ci­pli­nas: ca­rre­ra sim­ple ( es­ta­dio), ca­rre­ra do­ble ( díau­lo) y ca­rre­ra de fon­do ( dó­li­co). Las dis­tan­cias co­rres­pon­dían apro­xi­ma­da­men­te a 200, 400 y 3.800 me­tros. Al con­tra­rio de lo que ocu­rre en los Jue­gos mo­der­nos, las ca­rre­ras eran de ida y vuel­ta y eran dispu­tadas en­tre dos mar­cas.

Quien eje­cu­ta­ra una sa­li­da nu­la era cas­ti­ga­do a po­rra­zos por los lla­ma­dos rhab­du

choi, fun­cio­na­rios en­car­ga­dos de man­te­ner el or­den. Los co­rre­do­res no so­lían ser tan po­pu­la­res co­mo los otros de­por­tis­tas, sal­vo tal vez al­gu­nas su­per­es­tre­llas, co­mo Her­mó­ge­nes, al que lla­ma­ban “el ca­ba­llo”, ocho ve­ces cam­peón olím­pi­co en los años 81, 85 y 89 des­pués de Cris­to. El ma­ra­tón no exis­tía en la An­ti­güe­dad. Muy po­pu­la­res eran los bo­xea­do­res. El pu­gi- la­to an­ti­guo se desa­rro­lla­ba sin guan­tes; en lu­gar de eso, los lu­cha­do­res en­vol­vían sus pu­ños en cin­tas de cue­ro, cu­yos afi­la­dos bor­des cau­sa­ban san­grien­tas he­ri­das al ad­ver­sa­rio. Los gol­pes se di­ri­gían prin­ci­pal­men­te a la ca­be­za. Cuan­do se les caía un dien­te, los bo­xea­do­res so­lían tra­gár­se­lo pa­ra no dar­le al ad­ver­sa­rio sen­sa­ción de su­pe­rio­ri­dad.

La des­tro­za­da fi­so­no­mía de los bo­xea­do­res era te­ma de sá­ti­ras en la An­ti­güe­dad. Eso sí, sa­car­le al ad­ver­sa­rio los ojos con las uñas es­ta­ba prohi­bi­do. La lu­cha ter­mi­na­ba cuan­do uno de los con­ten­dien­tes que­da­ba no

quea­do o se ren­día. Quien ma­ta­ba al ad­ver­sa­rio sin ju­gar su­cio no re­ci­bía nin­gún cas­ti­go. Sin em­bar­go, un bo­xea­dor que en­te­rró sus uñas en el cuer­po del ad­ver­sa­rio y lo ma­tó al arran­car­le los in­tes­ti­nos fue des­ca­li­fi­ca­do. Es­ta téc­ni­ca se con­si­de­ra­ba ex­tre­ma­da­men­te su­cia en to­das las dis­ci­pli­nas de lu­cha.

LOS PRAC­TI­CAN­TES DE LU­CHA LI­BRE

te­nían me­jor ima­gen que los bo­xea­do­res. Mor­der es­ta­ba prohi­bi­do en la lu­cha li­bre, pe­ro sí po­dían tor­cer­le un bra­zo o un de­do al ad­ver­sa­rio. Se lu­cha­ba de pie has­ta que uno de los atle­tas lo­gra­ba tum­bar al ad­ver­sa­rio tres ve­ces. No exis­tían ca­te­go­rías se­gún el pe­so, de ahí que so­lo los hom­bres pe­sa­dos tu­vie­ran una opor­tu­ni­dad de éxi­to. Di­cen que el atle­ta más fa­mo­so de la An­ti­güe­dad, el lu­cha­dor Mi­lón de Cro­to­na, era un gi­gan­te se­bo­so que se tra­ga­ba más de ocho ki­los de car­ne al día. Ga­nó seis ve­ces en Olim­pia y un to­tal de 32 ve­ces en “Jue­gos por co­ro­nas”.

El pan­cra­cio era una es­pe­cie de lu­cha li­bre. Téc­ni­cas de lu­cha li­bre, bo­xeo, pun­ta­piés, gol­pes con el men­tón, es­tran­gu­lar, rom­per hue­sos... to­do va­lía, ex­cep­to mor­der, tra­tar de sa­car­le los in­tes­ti­nos al con­trin­can­te o

ce­gar­lo me­tién­do­le el de­do en el ojo. Arrha­chion de Phi­ga­leia fue qui­zá el cam­peón más fa­mo­so de es­ta dis­ci­pli­na. Ya era bi­cam­peón olím­pi­co cuan­do, en el com­ba­te fi­nal de sus ter­ce­ros Jue­gos, su con­trin­can­te le hi­zo una lla­ve de es­tran­gu­la­mien­to de la que no pu­do li­brar­se. En lu­gar de ren­dir­se, el ya ago­ni­zan­te Arrha­chion, en un úl­ti­mo es­fuer­zo, le dis­lo­có un de­do del pie al ad­ver­sa­rio… y es­te, al ig­no­rar la de­ses­pe­ra­da si­tua­ción del otro, se rin­dió. Los ár­bi­tros ad­ju­di­ca­ron la vic­to­ria al muer­to Arrha­chion.

El pentatlon cons­ta­ba de lu­cha li­bre, lan­za­mien­to de ja­ba­li­na y dis­co, sal­to de lon­gi­tud y ca­rre­ras a pie. Na­tu­ral­men­te se­ría in­tere­san­te sa­ber cuán le­jos lan­za­ban o sal­ta­ban los grie­gos. Pe­ro es­to ca­si nun­ca se do­cu­men­ta­ba en aque­lla épo­ca. Lo que con­ta­ba era el ga­na­dor, no el re­sul­ta­do. En el lan­za­mien­to de dis­co pro­ba­ble­men­te lo­gra­ran al­can­zar unos 35 me­tros de dis­tan­cia, aun­que el ta­ma­ño y el pe­so del dis­co so­lo es­ta­ban va­ga­men­te definidos. En el sal­to de lon­gi­tud se uti­li­za­ban pe­que­ñas pe­sas de en­tre uno y 4,5 ki­los, se sal­ta­ba al son de la mú­si­ca y sin to­mar ca­rre­ri­lla. Po­dían rea­li­zar­se va­rios sal­tos se­gui­dos, pe­ro no se sa­be cuán­tos. Los ga­na­do­res su­ma­ban más de 16 me­tros.

EN EL DE­POR­TE ECUES­TRE,

no era el ji­ne­te el con­si­de­ra­do ga­na­dor, sino al pro­pie­ta­rio de los ca­ba­llos. So­lo los ri­cos po­dían com­pe­tir en las dis­ci­pli­nas re­ser­va­das a ye­guas, po­tros, mulos y ca­rros ti­ra­dos por dos o cua­tro ca­ba­llos. Aquí las mu­je­res po­dían par­ti­ci­par y ser cam­peo­nas olím­pi­cas... siem­pre que fue­ran pro­pie­ta­rias de una cua­dra de ca­ba­llos de ca­rre­ras. Lo lo­gró, por ejem­plo, la es­par­ta­na Ky­nis­ka. O Be­las­ti­che, con­cu­bi­na de un fa­raón egip­cio. Los ac­ci­den­tes eran ha­bi­tua­les y au­men­ta­ban el atrac­ti­vo de las ca­rre­ras de ca­rros.

Du­ran­te mu­cho tiem­po, ca­si 150 años, Es­par­ta do­mi­nó los Jue­gos. La edu­ca­ción de­por­ti­vo-mi­li­tar de los jó­ve­nes es­par­ta­nos re­por­tó sus fru­tos. Los otros atle­tas lle­ga­ban a tí­tu­lo in­di­vi­dual, los es­par­ta­nos lo ha­cían co­mo equi­po.

Pron­to im­pu­sie­ron la in­clu­sión de nue­vas dis­ci­pli­nas en las que es­pe­ra­ban te­ner éxi­tos... por ejem­plo, ca­rre­ras de fon­do y pentatlon. Fue­ron una “fe­de­ra­ción de­por­ti­va” es­pe­cial­men­te po­de­ro­sa y exi­to­sa. Y co­mo tal ejer­cie­ron pre­sión pa­ra sa­lir­se con la su­ya.

No es des­car­ta­ble que fue­ra la in­fluen­cia de Es­par­ta la que de­ter­mi­na­ra que los de­por­tis­tas com­pi­tie­ran des­nu­dos. Los de­más grie­gos, al prin­ci­pio, se aver­gon­za­ban de la des­nu­dez cor­po­ral.

EN EL AÑO 594 A. C., ATE­NAS,

can­sa­da de las cons­tan­tes vic­to­rias de los es­par­ta­nos, creó un pro­gra­ma de ayu­da al de­por­te. Ta­len­to­sos mu­cha­chos se pre­pa­ra­ban sis­te­má­ti­ca­men­te pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos. La co­sa fun­cio­nó, y el nú­me­ro de ga­na­do­res de ori­gen es­par­tano dis­mi­nu­yó.

Y así no tar­da­ron en pro­du­cir­se “fi­cha­jes” de pro­me­te­do­res can­di­da­tos ori­gi­na­rios de ciu­da­des ri­va­les. Un atle­ta de eli­te lla­ma­do Asty­los ven­ció pri­me­ro en nom­bre de Cro­to­na; cua­tro años des­pués re­pre­sen­tó a la apa­ren­te­men­te más ri­ca Si­ra­cu­sa... y tam­bién ga­nó. Tam­po­co era im­po­si­ble que al­gún ad­ver­sa­rio hu­bie­ra si­do so­bor­na­do. El bo­xea­dor Eu­po­los, de Te­sa­lia, fue des­cu­bier­to en Olim­pia des­pués de ha­ber pa­ga­do a tres con­trin­can­tes pa­ra que per­die­ran, en­tre ellos, al ga­na­dor de los Jue­gos an­te­rio­res. Cuan­do Ro­ma as­cen­dió a su­per­po­ten­cia y fue due­ña de Gre­cia, a ve­ces apa­re­cían par­ti­ci­pan­tes ro­ma­nos en Olim­pia, a me­nu­do per­so­na­jes cé­le­bres co­mo el pos­te­rior em­pe­ra­dor Ti­be­rio.

Tam­bién el em­pe­ra­dor Ne­rón fue un gran aficionado al de­por­te. En una oca­sión, da­da su in­fluen­cia, los Jue­gos se ade­lan­ta­ron dos años... y se le de­cla­ró ga­na­dor de la ca­rre­ra de ca­rros, aun­que el em­pe­ra­dor, que con­du­jo el ca­rro en per­so­na, se ca­yó y ni si­quie­ra lle­gó a la me­ta. Por Ne­rón, in­clu­so el can­to fue de­cla­ra­do dis­ci­pli­na olím­pi­ca. Ta­les ma­nio­bras al me­nos de­bie­ron de ha­ber si­do tan per­ju­di­cia­les pa­ra la ima­gen de los Jue­gos co­mo aho­ra los es­cán­da­los de do­pa­je. Se di­ce que los so­bor­nos que se pa­ga­ban en aque­lla épo­ca as­cen­die­ron a un mi­llón de ses­ter­cios.

El en­tu­sias­mo de Ne­rón por los grie­gos era tan gran­de que in­clu­so dio la li­ber­tad a es­ta pro­vin­cia ro­ma­na. Una me­di­da que fue rá­pi­da­men­te re­vo­ca­da tras su muer­te.

Otro em­pe­ra­dor ro­mano, Teo­do­sio, prohi­bió los Jue­gos en el año 393 por con­si­de­ra­los “pa­ga­nos”. No obs­tan­te, la tra­di­ción si­guió vi­gen­te al­gún tiem­po más has­ta que en al­gún mo­men­to des­co­no­ci­do de la his­to­ria des­apa­re­cie­ron pa­ra siem­pre. ¿Pa­ra siem­pre?

Fue pro­ba­ble­men­te en 1612 cuan­do por pri­me­ra vez se in­ten­tó dar nue­va vi­da a los Jue­gos Olím­pi­cos de la An­ti­güe­dad. El inglés Ro­bert Do­ver or­ga­ni­zó, cer­ca de Bir­ming­ham, los lla­ma­dos Olim­pic Ga­mes

upon Cots­wold Hills. El pro­gra­ma in­cluía sal­to de po­tro ( leap­frog, en inglés), ca­za de lie­bres, aje­drez y ca­rre­ras de gal­gos. Lo que vis­to des­de hoy tam­po­co pa­re­ce una ma­la idea.

Sin em­bar­go, ha­brían de lle­gar el año 1896 y el ba­rón Pie­rre de Cou­ber­tin pa­ra que la an­ti­gua com­pe­ti­ción grie­ga vol­vie­ra a la vi­da Fue­ron los pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos de la era mo­der­na. Y por su­pues­to se ce­le­bra­ron en Ate­nas, du­ran­te un tó­rri­do ve­rano. G

En Olim­pia, los ga­na­do­res re­ci­bían co­ro­nas de oli­vo y ven­das de la­na. De vuel­ta a sus ciu­da­des na­ta­les, eran muy ob­se­quia­dos.

Fotos: Scala Archives; Her­vé Le­wan­dows­ki/RMN

Los lan­za­do­res de dis­co lle­ga­ban a ti­rar­lo a una dis­tan­cia de 35 me­tros, sin ca­rre­ri­lla y con dis­cos más pe­sa­dos que hoy.

Fotos: Bri­tish Mu­seum/Brid­ge­man Art Li­brary; Ima­go Sport­fo­to­dienst

El es­ta­dio de Olim­pia, cer­ca de Pyr­gos, en la pe­nín­su­la del Pe­lo­po­ne­so: aquí se en­cien­de la lla­ma olím­pi­ca ca­da cua­tro años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.