Lász­lo Al­másy, el pa­dre de las are­nas

Geo - - GEOICONO -

H ay oca­sio­nes en las que un li­bro o una pe­lí­cu­la –o am­bos– pue­den ser­vir pa­ra mu­cho más que di­ver­tir­nos o emo­cio­nar­nos. Tam­bién res­ca­tan del ol­vi­do per­so­na­jes que de otro mo­do des­apa­re­ce­rían ba­jo el pol­vo de la his­to­ria. Es el ca­so del con­de (que no era tal) hún­ga­ro Lász­lo Al­másy (1895-1951), al que to­dos co­no­ce­mos hoy con el ape­la­ti­vo de El pa­cien­te inglés, mer­ced al li­bro del es­cri­tor Mi­chael On­daat­je y so­bre to­do a la os­ca­ri­za­da pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma de Ant­hony Ming­he­lla. Su vi­da real –en la que so­lo en par­te se ins­pi­ran am­bos– no de­cep­cio­na. Ex­plo­ra­dor del de­sier­to, pi­lo­to, con­su­ma­do po­lí­glo­ta (ha­bla­ba seis len­guas, in­clui­do el ára­be), Al­másy lle­va­ba el gen de la ex­plo­ra­ción en su ADN: su pa­dre, Gybrgy Al­másy fue un fa­mo­so ex­pe­di­cio­na­rio en Asia. Su tem­prano idi­lio con el de­sier­to pron­to dio fru­tos, ya que si por al­go pa­sa­rá a la his­to­ria el con­de hún­ga­ro es por sus tra­ba­jos en los oa­sis lí­bi­cos y por el des­cu­bri­mien­to de las pin­tu­ras ru­pes­tres de los na­da­do­res, en el ma­zi­zo de Jilf al Ka­bir. So­ña­dor em­pe­der­ni­do, ávi­do lec­tor de He­ro­do­to, Al­másy tam­bién per­si­guió som­bras, le­yen­das his­tó­ri­cas que, co­mo el ejér­ci­to per­di­do del rey Cam­bi­ses o el mí­ti­co oá­sis de Zar­zu­ra –que con­tra to­do pro­nós­ti­co en­con­tró–, ocu­pa­rían sus días en el de­sier­to. La gue­rra, a la que se su­mó del la­do ale­mán, arrui­na­ría sus sue­ños. Tras ella, juz­ga­do y re­clui­do en Hun­gría, no vol­ve­ría a ser el mis­mo. Li­be­ra­do por los ame­ri­ca­nos, en­fer­mo de di­sen­te­ría, el ex­plo­ra­dor al que los ára­bes lla­ma­ban Abu Ram­la (pa­dre de las are­nas) mo­ría en 1951 so­ñan­do con vol­ver al de­sier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.