Es­ti­ma­do lec­tor, de­nos su opinión...

En­víe sus car­tas a nues­tra di­rec­ción de e-mail: geo@gyj.es o a tra­vés del co­rreo or­di­na­rio: Re­vis­ta GEO. Al­ba­sanz, 15. Edi­fi­cio A. 28037 Ma­drid.

Geo - - GEOCARTAS -

En su reportaje so­bre el Cáu­ca­so, pu­bli­ca­do en GEO 306, me ha sor­pren­di­do no en­con­trar nin­gu­na re­fe­ren­cia a uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos de la con­flic­ti­vi­dad re­gio­nal: los ya­ci­mien­tos de pe­tró­leo y gas y la red de oleo­duc­tos y ga­seo­duc­tos que atra­vie­san la zo­na. Ade­más de vas­tos de­pó­si­tos de gas na­tu­ral, la cuen­ca del Cas­pio tie­ne in­gen­tes re­ser­vas de pe­tró­leo. El con­trol de las fuen­tes de energía y de los oleo­duc­tos y ga­seo­duc­tos es la cla­ve de la si­tua­ción geo­eco­nó­mi­ca del Cáu­ca­so y fuen­te de bue­na par­te de sus san­grien­tos con­flic­tos. Hay ru­tas del pe­tró­leo y el gas des­de el mar Cas­pio ha­cia Eu­ro­pa, que pa­san por Ru­sia, y ha­cia el Me­di­te­rrá­neo a tra­vés del mar Ne­gro. Su reportaje se cen­tra­ba en as­pec­tos ét­ni­cos, re­li­gio­sos y po­lí­ti­cos, pe­ro ob­viar los in­tere­ses ener­gé­ti­cos que sub­ya­cen es ter­gi­ver­sar la reali­dad.

To­más Blan­co, Ma­drid

La­gu­nas so­bre el con­flic­to cau­ca­siano

Sal­va­ja­da en Áfri­ca

Una vez más traen a sus pá­gi­nas ejem­plos del de­vas­ta­dor sal­va­jis­mo del ser hu­mano. Me re­fie­ro al reportaje es­pe­luz­nan­te –pu­bli­ca­do en el nú­me­ro 306– so­bre la ma­tan­za de hi­po­pó­ta­mos en Áfri­ca por ca­za­do­res fur­ti­vos. ¿Qué des­al­ma­dos pue­den co­me­ter la car­ni­ce­ría que re­tra­ta la fotografía de la pá­gi­na 106? Es de­sola­dor cons­ta­tar que a pe­sar de las de­nun­cias y de la pro­gre­si­va con­cien­cia­ción de la opinión pú­bli­ca so­bre la ur­gen­te ne­ce­si­dad de pro­tec­ción de cier­tas es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción si­gan co­me­tién­do­se es­tos ac­tos ase­si­nos. Aun­que du­rí­si­mo, les fe­li­ci­to por su reportaje. No hay que can­sar­se de de­nun­ciar es­tas fe­cho­rías.

Pa­lo­ma Ló­pez, Pam­plo­na

Re­ci­cla­je y re­in­ser­ción

Es­cri­bo des­de el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Al­bo­cas­ser (Cas­te­llón), pa­ra de­cir­les que aquí re­ci­cla­mos los ma­te­ria­les: con ca­jas de ma­de­ra de fru­ta ha­ce­mos baú­les y por­ta­rre­tra­tos; con ta­pas de la­tas, bol­sos... Que­re­mos trans­mi­tir a la so­cie­dad nues­tra dis­po­si­ción a la re­in­ser­ción y a la re­duc­ción de la con­ta­mi­na­ción me­dioam­bien­tal.

Luis To­rres Poveda, Cas­te­llón

La me­ta de los in­nom­bra­bles

Es­pe­ro que el in­no­va­dor pro­yec­to de bio­me­tría de la In­dia (GEO 306), que sa­ca­rá a mi­llo­nes de per­so­nas "sin nom­bre" del ano­ni­ma­to, no ten­ga so­lo por ob­je­ti­vo el que pa­guen im­pues­tos, sino tam­bién que pue­dan re­ci­bir asis­ten­cia sa­ni­ta­ria y edu­ca­ción.

He­le­na Me­dia­vi­lla, Valencia

EN EL CÍRCU­LO VI­CIO­SO DEL CÁU­CA­SO

Tex­to: Ga­brie­le Ried­le Fotos: Da­vi­de Mon­te­le­one En el ex­tre­mo sur de la Fe­de­ra­ción Ru­sa la­te uno de los con­flic­tos más san­grien­tos del mun­do con­tem­po­rá­neo. Che­che­nia y sus re­pú­bli­cas ve­ci­nas es­tán atra­pa­das en una es­pi­ral de vio­len­cia y ven­gan­za, te­rro­ris­mo is­la­mis­ta y bru­ta­li­dad es­ta­tal. GEO via­ja al Cáu­ca­so, don­de im­pe­ra el mie­do, y la muer­te es­tá omnipresente. Allí en­con­tra­mos a per­so­nas que se atre­ven a plan­tar ca­ra a las ame­na­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.