¿FIN DEL SUE­ÑO AME­RI­CANO?

Du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, la cla­se me­dia de Es­ta­dos Uni­dos con­fió en ofre­cer un fu­tu­ro pro­me­te­dor a sus hi­jos. Aho­ra, cuan­do el des­em­pleo y las deu­das con­traí­das obs­ta­cu­li­zan el ca­mino de mu­chas fa­mi­lias ha­cia el as­cen­so so­cial, ese an­he­lo se ha es­fu­ma­do. La

Geo - - GEONOTICIAS - Tex­tos: Jür­gen Schae­fer Fotos: Ant­hony Suau, An­drew Lich­tens­tein y Danny Wil­cox Fra­zier

Adam Riens­che no pre­sien­te su muer­te in­mi­nen­te; el cie­lo de la ma­ña­na es­tá car­ga­do de pol­vo en sus­pen­sión. El sol abra­sa­dor del es­tío ha re­se­ca­do la tie­rra y las co­se­cha­do­ras de ce­rea­les, que rea­li­zan por do­quier las la­bo­res de re­co­lec­ción de maíz en Io­wa, le­van­tan tor­be­lli­nos de nu­bes os­cu­ras a su al­re­de­dor. Riens­che, un hom­bre jo­ven de 25 años, siem­pre in­quie­to por la incertidumbre que le de­pa­ra el fu­tu­ro, se mon­ta en su ca­mio­ne­ta pa­ra di­ri­gir­se al cam­po de la­bor. Nun­ca lle­ga­rá a su des­tino.

El te­rreno que Adam Riens­che cul­ti­va per­te­ne­ce a su fa­mi­lia des­de ha­ce más de un si­glo. La fa­mi­lia Riens­che tie­ne sus raí­ces en el nor­te de Ale­ma­nia, de don­de par­tió Frie­drich Wil­helm Riens­che en 1852, de­ci­di­do a ha­cer las Amé­ri­cas. Po­co an­tes de ini­ciar su aven­tu­ra, Riens­che aban­do­nó el cam­po pa­ra ins­ta­lar­se en la ciu­dad, en Bre­men, y de allí se em­bar­có ha­cia la nue­va tie­rra pro­me­ti­da, Es­ta­dos Uni­dos, pri­me­ro Nue­va York y lue­go Io­wa, don­de se ins­ta­ló fi­nal­men­te. En es­te Es­ta­do fe­de­ral, lo­ca­li­za­do en la re­gión cen­tro-oes­te del país, la tie­rra se ven­día a un pre­cio tan ba­jo y es­ta­ba tan po­co ex­plo­ra­da que los in­mi­gran­tes ale­ma­nes acudían a la igle­sia “por la mis­ma ru­ta que vuelan las cor­ne­jas”, es de­cir, cam­po a tra­vés.

La gran­ja de los Riens­che fue cre­cien­do con el trans­cur­so del tiem­po. Henry, un vás­ta­go de la se­gun­da ge­ne­ra­ción, com­pró más tie­rras; Er­win, tam­bién de la mis­ma ge­ne­ra­ción, ad­qui­rió ca­ba­llos, y Ro­land, de la ter­ce­ra, má­qui­nas co­se­cha­do­ras. Los an­ti­guos in­mi­gran­tes, que ha­bían co­men­za­do prac­ti­can­do el mé­to­do de la “re­bus­ca”, re­co­gien­do los fru­tos que que­da­ban en el cam­po des­pués de la re­co­lec­ción, se con­vir­tie­ron en gran­je­ros ame­ri­ca­nos de cla­se me­dia, que apa­cen­ta­ban su pro­pio ga­na­do en las pra­de­ras y po­seían fincas de 400 hec­tá­reas en las que plan­ta­ban maíz y ave­na. Pre­ci­sa­men­te de la ges­tión de es­ta pro­pie­dad ru­ral es de la que el jo­ven agri­cul­tor Adam Riens­che de­bía ha­cer­se car­go. Pe­ro mien­tras con­du­cía ha­cia las tie­rras don­de de­bía su­per­vi­sar su pri­me­ra co­se­cha, un ca­mión em­bis­tió su vehícu­lo por de­trás y lo lan­zó a la cu­ne­ta. Co­mo con­se­cuen­cia del ac­ci­den­te, Adam Riens­che fa­lle­ció por frac­tu­ra de la nu­ca.

Su trá­gi­ca muer­te el cin­co de oc­tu­bre de 1992 mar­ca el co­mien­zo de una nue­va épo­ca en la his­to­ria de la fa­mi­lia. Lo que su­ce­de a par­tir de en­ton­ces en la gran­ja de Io­wa, en el co­ra­zón de Es­ta­dos Uni­dos, es sin­to­má­ti­co de lo que va a ocu­rrir en el res­to de es­te in­men­so país y que va a lle­var a un cam­bio ra­di­cal de su sis­te­ma de va­lo­res.

En el mo­men­to del fa­lle­ci­mien­to de Adam Riens­che, su her­mano ma­yor, Ben­ja­min, tra­ba­ja­ba en el ne­go­cio de la ban­ca de in­ver­sio­nes pa­ra una so­cie­dad fi­nan­cie­ra sui­za afin­ca­da en Chica­go. Cuan­do ha­bla de los ini­cios de su vi­da co­mo gran­je­ro, Ben­ja­min co­mien­za con es­tas pa­la­bras: “Yo lle­gué de Chica­go con 50.000 dó­la­res en la car­te­ra”.

Ben­ja­min Riens­che, de 32 años, se des­pi­de de su tra­ba­jo, re­gre­sa a Io­wa y po­ne pa­tas arri­ba la ex­plo­ta­ción agrí­co­la de su her­mano. Lo pri­me­ro que cues­tio­na es la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra: de­ma­sia­do es­fuer­zo pa­ra una ren­ta­bi­li­dad du­do­sa. Al prin­ci­pio, Riens­che mo­de­ra los gas­tos, vi­ve con su mu­jer y sus cua­tro hi­jos en un bun­ga­low e in­vier­te ca­da dó­lar en el cam­po. La es­tra­te­gia es arries­ga­da, pe­ro Ben­ja­min Riens­che com­pra ca­da vez más fincas ru­ra­les y to­ma otras en arren­da­mien­to, has­ta po­ner en cul­ti­vo más de 40 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de cam­pos de la­bor, lle­gan­do a mul­ti­pli­car por diez las tie­rras que ex­plo­ta­ba su her­mano. Adam Riens­che ha­bía ac­tua­do con más pru­den­cia que su her­mano, con un ta­lan­te más con­ser­va­dor; Ben­ja­min, por el con­tra­rio, se de­fi­ne co­mo un tahúr au­daz.

Al­gu­nos de sus cam­pos se en­cuen­tran a más de cien ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de la gran­ja; al sur, la tem­po­ra­da de co­se­cha co­mien­za an­tes, al nor­te con­clu­ye más tar­de. Es­ta cir­cuns­tan­cia be­ne­fi­cia la uti­li­za­ción de la ma­qui­na­ria agrí­co­la de for­ma ren­ta­ble. Riens­che tri­pli­ca la can­ti­dad de maíz por

¿Có­mo se­rá tu vi­da en el fu­tu­ro, prin­ce­sa? Quien na­ce en una au­to­ca­ra­va­na tie­ne po­cas po­si­bi­li­da­des de pros­pe­rar y

dis­fru­tar de un ni­vel al­to de bie­nes­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.