FUER­ZA

SO­LO QUIEN SE DE­FIEN­DE CON­SI­GUE UN BUEN SUEL­DO. PE­RO LOS SIN­DI­CA­TOS HAN DE AGUAN­TAR MU­CHA PRE­SIÓN

Geo - - GEONOTICIAS -

hec­tá­rea que en tiem­pos pa­sa­dos co­se­cha­ba su pa­dre, Ro­land, que a sus 81 años de edad aún co­la­bo­ra en las la­bo­res del cam­po.

El maíz ma­ni­pu­la­do ge­né­ti­ca­men­te que se pro­du­ce en los cam­pos de Riens­che re­sis­te bien los ve­ra­nos muy se­cos. Se ro­cía di­rec­ta­men­te con her­bi­ci­da, has­ta que en­tre las plan­tas del ce­real no so­bre­vi­ve ni una so­la hier­ba. Ben­ja­min Riens­che ya no es nin­gún cam­pe­sino, sino el ge­ren­te de una in­dus­tria de pro­duc­ción que, ca­sual­men­te, es­tá ubi­ca­da a cie­lo abier­to. Se sien­te or­gu­llo­so no tan­to de sus lo­gros, co­mo de la enor­me can­ti­dad de di­ne­ro que ga­na con sus ac­ti­vi­da­des.

Su es­tra­te­gia da bue­nos re­sul­ta­dos: en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XXI se cons­tru­ye­ron en Io­wa no me­nos de 40 fá­bri­cas de bio­car­bu­ran­tes de­di­ca­das a la des­ti­la­ción de eta­nol a par­tir de la plan­ta del maíz. Los pre­cios de es­ta gra­mí­nea se tri­pli­ca­ron y Ben­ja­min Riens­che se en­ri­que­ció. El va­lor de las tie­rras que po­see, a fe­cha de hoy (2012), bien po­dría as­cen­der a 50 mi­llo­nes de dó­la­res. Ha trans­for­ma­do el an­ti­guo edi­fi­cio de la gran­ja agrí­co­la en una man­sión de 600 me­tros cua­dra­dos, con un piano en el sa­lón. To­do ello, vi­lla y piano de co­la, lo ha pa­ga­do en me­tá­li­co. Por Na­vi­dad via­ja de va­ca­cio­nes con to­da la fa­mi­lia a Tahi­tí. Cuan­do quie­re ha­blar con su ase­sor fi­nan­cie­ro, és­te vie­ne acom­pa­ña­do de dos hom­bres que traen piz­za pa­ra com­par­tir con to­do el per­so­nal de plan­ti­lla.

Es­tas son las his­to­rias que ali­men­tan el mi­to ame­ri­cano: de re­co­lec­tor de maíz a mul­ti­mi­llo­na­rio. En la quin­ta ge­ne­ra­ción, el sue­ño ame­ri­cano del in­mi­gran­te Frie­drich Wil­helm Riens­che se ha­ce reali­dad.

PE­RO PA­RA AL­GU­NOS NO HAY

mo­ti­vo de ce­le­bra­ción. “Mis ve­ci­nos me des­pre­cian des­de que he com­pra­do tan­tas tie­rras”, afir­ma Ben­ja­min Riens­che con to­da fran­que­za. Pe­ro la sed de tie­rras de Riens­che no se cal­ma. El an­ti­guo em­plea­do de ban­ca se ha con­ver­ti­do en un pe­so pe­sa­do de la eco­no­mía lo­cal, con el que ape­nas pue­de com­pe­tir na­die en la re­gión.

La vi­da ru­ral en Io­wa ha su­fri­do cam­bios dra­má­ti­cos. Las fincas han al­can­za­do pre­cios prohi­bi­ti­vos: si ha­ce unos pocos años la hec­tá­rea de tie­rra cos­ta­ba en torno a los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.