EL CA­PI­TA­LIS­MO AME­RI­CANO DEL SI­GLO XXI: TOO BIG TO FAIL (DE­MA­SIA­DO GRAN­DE PA­RA FRA­CA­SAR), TOO SMALL TO SUR­VI­VE (DE­MA­SIA­DO PE­QUE­ÑO PA­RA SO­BRE­VI­VIR)

Geo - - GEONOTICIAS -

5.000 dó­la­res, en 2011 ya se pe­dían –y se pa­ga­ban– 30.000. Un cam­pe­sino jo­ven que dis­pon­ga de un ca­pi­tal ini­cial in­fe­rior a los tres mi­llo­nes de dó­la­res me­jor que desis­ta en su in­ten­to de po­ner en mar­cha una ex­plo­ta­ción agrí­co­la: eso es lo que acon­se­jan los pro­pios ban­que­ros. Y así se arrui­nan las gran­jas, los pue­blos se que­dan va­cíos y des­ha­bi­ta­dos, y los gran­des dis­tri­tos se em­po­bre­cen.

El boom del eta­nol con­tri­bu­ye a ace­le­rar es­ta di­ná­mi­ca: “en­gor­da” a un pu­ña­do de po­de­ro­sos y es­tran­gu­la a las pe­que­ñas em­pre­sas. En la es­ce­na internacional se pu­ja por el maíz co­mo si se tra­ta­ra de la ne­go­cia­ción de los pre­cios de los car­bu­ran­tes. En la ac­tua­li­dad es el dis­pa­ra­ta­do mer­ca­do del pe­tró­leo lo que de­ter­mi­na el di­ne­ro que per­ci­bi­rán los cam­pe­si­nos por su co­se­cha. En tiem­pos pa­sa­dos, pa­ra cal­cu­lar el va­lor de la mies bas­ta­ba con echar una mi­ra­da al cie­lo: ¿llo­ve­rá o no llo­ve­rá? Hoy de­ci­den los is­la­mis­tas de Li­bia, los ra­di­ca­les en Irán o los ven­de­do­res de coches en Chi­na las ga­nan­cias que po­drán sa­car los agri­cul­to­res de su co­se­cha al fi­na­li­zar el año.

A cam­pe­si­nos co­mo Brian Wie­gand, con un te­rreno de 200 hec­tá­reas y muy cau­te­lo­so en la ges­tión de sus ac­ti­vi­da­des al tra­tar de man­te­ner un de­li­ca­do equi­li­brio en la eco­no­mía de su pe­que­ña ex­plo­ta­ción agrí­co­la, la fluc­tua­ción de los pre­cios del maíz les per­tur­ba el sue­ño: “An­tes lo nor­mal era que la fa­ne­ga de maíz se pa­ga­ra a dos dó­la­res. Es­te año la he ven­di­do a cin­co y aho­ra ya es­tá en torno a sie­te. ¿Re­pre­sen­ta es­ta ci­fra un nue­vo to­pe? ¿O más bien se tra­ta del mí­ni­mo en un fu­tu­ro pró­xi­mo?”

Quien ven­de pron­to lle­va las de per­der, ya que los pre­cios de las se­mi­llas y de los her­bi­ci­das se dis­pa­ran rá­pi­da­men­te. La ma­yor par­te de los cam­pe­si­nos es­tán atra­pa­dos en una ma­ra­ña de cré­di­tos y com­pro­mi­sos. Las pa­ten­tes ge­né­ti­cas de las em­pre­sas del sec­tor agrí­co­la les prohí­ben uti­li­zar sus pro­pias se­mi­llas en los cul­ti­vos. Ben­ja­min Riens­che es­tá equi­pa­do pa­ra de­fen­der­se en es­te nue­vo es­ce­na­rio de re­la­cio­nes agra­rias: de­ja re­po­sar su co­se­cha en el si­lo has­ta que los pre­cios suben al ni­vel que le con­vie­ne. Con los mer­ca­dos es­ta­ble­ce ope­ra­cio­nes a pla­zo, que ges­tio­na des­de su te­lé­fono in­te­li­gen­te sen­ta­do al vo­lan­te de su cos­to­sa se­ga­do­ra-tri­lla­do­ra.

Ya no hay es­pa­cio pa­ra los cam­pe­si­nos que uti­li­zan mé­to­dos pa­sa­dos de mo­da, co­mo Brian Wie­gand, opi­na Riens­che. Por eso ha lle­ga­do el mo­men­to de su­pri­mir to­dos los sub­si­dios agrí­co­las: “Si no, so­lo con­tri­bui­mos a man­te­ner a los ele­men­tos más dé­bi­les del mer­ca­do”. Es el úni­co gru­po que aún per­vi­ve en­tre las gran­des fincas rús­ti­cas de Ben Riens­che y otros la­ti­fun­dios mu­cho más ex­ten­sos. ASÍ FUN­CIO­NA EL CA­PI­TA­LIS­MO es­ta

dou­ni­den­se del si­glo XXI: You are eit­her too big to fail or too small to sur­vi­ve. En re­su­men: so­lo so­bre­vi­ven los gran­des.

En efec­to, el ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­dos Uni­dos siem­pre ha pro­du­ci­do ga­na­do­res y per­de­do­res, sin que a los ame­ri­ca­nos les ha­ya con­mo­vi­do tal he­cho. Pe­ro des­de que el 17 de sep­tiem­bre de 2011 un pu­ña­do de ma­ni­fes­tan­tes, equi­pa­dos con sa­cos de dor­mir, se con­cen­tró en el Zuc­cot­ti Park, en el dis­tri­to fi­nan­cie­ro de Nue­va York, pa­ra di­ri­gir sus pro­tes­tas con­tra el po­der om­ní­mo­do de la ban­ca, el debate ha to­ma­do un nue­vo rum­bo. Ba­jo el le­ma Oc­cupy Wall Street, los “in­dig­na­dos” in­ten­ta­ban ex­po­ner las per­ver­sio­nes del sis­te­ma y los cam­bios drás­ti­cos pro­du­ci­dos en las re­la­cio­nes so­cia­les a esa ma­yo­ría que aún no ha des­per­ta­do del sue­ño de un fu­tu­ro pro­mi­so­rio, au­gu­ra­do des­de co­mien­zos de la pos­gue­rra por el ca­pi­ta­lis­mo. Su acu­sa­ción es im­pla­ca­ble: en es­te sis­te­ma por ca­da ga­na­dor exis­ten 99 per­de­do­res, a cu­ya cos­ta se en­ri­que­ce el po­de­ro­so. El es­lo­gan “¡So­mos el 99%!” ha pues­to en mar­cha el mo­vi­mien­to so­cial más im­por­tan­te en Es­ta­dos Uni­dos des­de las pro­tes­tas con­tra la gue­rra de Viet­nam, aun­que aún es­tá muy le­jos de al­can­zar sus di­men­sio­nes.

Oc­cupy Wall Street mues­tra el cla­ro fra­ca­so de un ex­pe­ri­men­to so­cial en Es­ta­dos Uni­dos: el in­ten­to de po­ner en prác­ti­ca en una de­mo­cra­cia una po­lí­ti­ca con­se­cuen­te con­tra los in­tere­ses de la ma­yo­ría, sin que és­ta se re­be­le en de­fen­sa de sus de­re­chos. En los úl­ti­mos 30 años han si­do prin­ci­pal­men­te los re­pu­bli­ca­nos los res­pon­sa­bles de que se pro­du­je­ra una gi­gan­tes­ca re­dis­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca de aba­jo ha­cia arri­ba. Así, mien­tras se re­du­cían los in­gre­sos de la po­bla­ción más po­bre y de­cre­cía pro­gre­si­va­men­te el bie­nes­tar que ha­bía lle­ga­do a al­can­zar la cla­se me­dia, los ri­cos acre­cen­ta­ban sin lí­mi­te sus for­tu­nas. En la ac­tua­li­dad, el patrimonio que acu­mu­lan los 400 ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos más acau­da­la­dos es equi­pa­ra­ble al que po­seen en su con­jun­to los 150 mi­llo­nes de per­so­nas que pue­blan el país.

Fi­la­del­fia, 150 ki­ló­me­tros al sur de Nue­va York, era una ciu­dad in­sig­ne cuan­do los pa­dres fun­da­do­res se reunie­ron allí en 1776 pa­ra re­dac­tar la Cons­ti­tu­ción de Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. Fi­la­del­fia pros­pe­ró muy rá­pi­do y se dis­tin­guió por ser un cen­tro in­dus­trial ple­tó­ri­co de energía. Sin em­bar­go, ha­ce ya tiem­po que la po­lí­ti­ca em­pre­sa­rial de des­truc­ción de pues­tos de tra­ba­jo ha pro­vo­ca­do un pa­no­ra­ma de­sola­dor. En el cen­tro de la ciu­dad han que­da­do aban­do­na­dos edi­fi­cios vic­to­ria­nos que su­cum­ben a la ruina, fa­cha­das con puer­tas ta­pia­das que ocul­tan so­la­res de in­mue­bles con­su­mi­dos en in­cen­dios. In­clu­so las igle­sias no dis­po­nen de re­cur­sos pa­ra re­pa­rar las cris­ta­le­ras ro­tas de sus ven­ta­nas. En al­gu­nos dis­tri­tos de­pau­pe­ra­dos no exis­ten ni si­quie­ra me­dios pa­ra pa­gar a un pá­rro­co.

En de­fen­sa de su de­re­cho a la “bús­que­da de la fe­li­ci­dad”, pro­cla­ma­do en la De­cla­ra-

ción de In­de­pen­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, la cla­se me­dia de­ci­dió ha­ce ya dos ge­ne­ra­cio­nes tras­la­dar su do­mi­ci­lio des­de el cen­tro de las ciu­da­des a los ba­rrios re­si­den­cia­les en el ex­tra­rra­dio, por ejem­plo, ha­cia el con­da­do de Mont­go­mery, uno de los dis­tri­tos más ri­cos de to­do el país. Aque­llos que per­ma­ne­cie­ron en los con­flic­ti­vos ba­rrios del nor­te de Fi­la­del­fia se vie­ron abo­ca­dos a lu­char por su su­per­vi­ven­cia, mien­tras que quie­nes con­si­guie­ron ins­ta­lar­se en el con­da­do de Mont­go­mery pu­die­ron desa­rro­llar su exis­ten­cia en un mun­do co­mo el que se des­cri­be en las no­ve­las de Jo­nat­han Fran­zen.

Pe­ro es­to ya se ha aca­ba­do. Des­de el co­mien­zo de la re­ce­sión en las ca­lles del con­da­do de Mont­go­mery abun­dan las ca­sas en las que se ha col­ga­do el car­tel de “se ven­de” y en los cen­tros co­mer­cia­les se han ce­rra­do la mi­tad de los ne­go­cios.

Tho­mas Ka­del es un pas­tor que es­tá a car­go de una pe­que­ña pa­rro­quia lu­te­ra­na en el con­da­do de Mont­go­mery. Ha­ce ocho años re­ci­bió la lla­ma­da de una ma­dre de fa­mi­lia mo­no­pa­ren­tal, que se la­men­ta­ba de ca­re­cer de me­dios pa­ra com­prar co­mi­da. Ka­del ad­qui­rió ali­men­tos por va­lor de 75 dó­la­res y en el trans­cur­so de la se­ma­na si­guien­te se vio des­bor­da­do por una ava­lan­cha de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. “No po­día­mos ima­gi­nar que exis­tía tan­ta gen­te en los al­re­de­do­res que pre­ci­sa­ra ayu­da”, afir­ma Ka­del en el só­tano de la igle­sia, ro­dea­do de es­tan­tes re­ple­tos de la­tas de con­ser­va y ca­jas de ce­rea­les.

En­tre­tan­to, dos días a la se­ma­na Ka­del y sus co­la­bo­ra­do­res se ocu­pan de re­par­tir ali­men­tos en la tras­tien­da de la igle­sia en­tre la gen­te ne­ce­si­ta­da; es­ta la­bor de asis­ten­cia so­cial su­po­ne un gas­to anual de un cuar­to de mi­llón de dó­la­res. La ma­yor par­te de los que bus­can so­co­rro son fa­mi­lias que ha­ce unos cuan­tos me­ses vi­vían to­da­vía en sus con­for­ta­bles ho­ga­res de cla­se me­dia.

El pas­tor Ka­del re­ci­be las la­tas de con­ser­va de la or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro Phi­la­bun­dan­ce, un ban­co de ali­men­tos que re­co­ge los pro­duc­tos co­mes­ti­bles so­bran­tes de los su­per­mer­ca­dos y los dis­tri­bu­ye ca­da se­ma­na en­tre 65.000 per­so­nas de la re­gión. “An­tes re­sul­ta­ba bas­tan­te pro­ble­má­ti­co con­ven­cer a la gen­te de que acep­ta­ra es­ta co­mi­da”, re­co­no­ce Bill Clark, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Phi­la­bun­dan­ce, “pe­ro hoy te­ne­mos que en­car­gar a nues­tros con­duc­to­res de ca­mio­nes que pon­gan or­den en el re­par­to, pa­ra evi­tar que se pro­duz­can tu­mul­tos”.

En Es­ta­dos Uni­dos hay más de 46 mi­llo­nes de per­so­nas po­bres, una ci­fra sin pre­ce­den­tes des­de que en 1959 co­men­za­ron a rea­li­zar­se es­ta­dís­ti­cas so­bre la po­bre­za en el país. Los nue­vos po­bres tie­nen una den­ta­du­ra sa­na y mo­da­les re­fi­na­dos, pe­ro ca­mi­nan con pa­so in­se­gu­ro, co­mo una per­so­na que aca­ba de so­bre­vi­vir a un te­rre­mo­to.

“A per­so­nas en mi si­tua­ción ac­tual”, con­fie­sa Ri­ta Ca­li­cat, “an­tes las mi­ra­ba con cier­to des­pre­cio y pen­sa­ba: ‘Bueno, ten­drías que es­for­zar­te un po­co más”. Aho­ra ella mis­ma tie-

Ste­ve Nat­han (arri­ba) per­dió su em­pleo co­mo asis­ten­te en un des­pa­cho de abogados y des­pués su ca­sa en una pe­que­ña ciu­dad cer­ca de Fi­la­del­fia. Cuan­do el al­gua­cil se pre­sen­tó con la or­den de des­alo­jo an­te su puer­ta, tu­vo que al­ma­ce­nar sus en­se­res en el ga­ra­je de un ami­go (so­bre es­tas lí­neas). Des­de en­ton­ces bus­ca tra­ba­jo por in­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.