QUIEN ES­TU­DIA EN UNA BUE­NA UNI­VER­SI­DAD SUE­LE EN­TRE­GAR SU FU­TU­RO A UN BAN­CO, Y TIE­NE PO­CAS PERS­PEC­TI­VAS DE UN AS­CEN­SO SO­CIAL

Geo - - GEONOTICIAS -

ne que ha­cer ver­da­de­ros es­fuer­zos pa­ra sa­lir ade­lan­te. Es­ta an­ti­gua ges­to­ra de even­tos en la Uni­ver­si­dad de Tem­ple (Fi­la­del­fia), con un suel­do anual de 90.000 dó­la­res, y ma­dre de fa­mi­lia mo­no­pa­ren­tal, te­nía una vi­vien­da mo­des­ta y un hi­jo de ca­tor­ce años edu­cán­do­se en un co­le­gio pri­va­do. “Yo he vi­vi­do el sue­ño ame­ri­cano”, afir­ma Ri­ta Ca­li­cat.

CUAN­DO SU PA­TRONO DE­CI­DE re­du­cir la plan­ti­lla po­co an­tes de la Na­vi­dad de 2008 y la des­pi­de, Ca­li­cat no se preo­cu­pa mu­cho: “Nun­ca ha­bía te­ni­do di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar tra­ba­jo”. Pe­ro aho­ra la si­tua­ción es muy di­fe­ren­te, la re­ce­sión ha con­ge­la­do el mer­ca­do la­bo­ral. Des­pués de unos años sin em­pleo, Ri­ta Ca­li­cat tie­ne que em­pe­zar a ha­cer jue­gos ma­la­ba­res pa­ra sal­dar sus fac­tu­ras: apla­zar el pa­go del con­su­mo eléc­tri­co y de la cuo­ta del prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio de la vi­vien­da. Se ve obli­ga­da a re­nun­ciar a los me­di­ca­men­tos que le han pres­cri­to con­tra la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, en­fer­me­dad que le diag­nos­ti­ca­ron ha­ce po­co. Y es­to por­que (al igual que el 16% de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se) no dis­fru­ta de un se­gu­ro de sa­lud y el mé­di­co de fa­mi­lia se nie­ga a con­ti­nuar con su tra­ta­mien­to.

Al ca­bo de dos años se ago­ta su pres­ta­ción por des­em­pleo. Des­de en­ton­ces, Ca­li­cat in­ten­ta man­te­ner la ca­be­za al­ta, pe­ro sin po­der apar­tar la vis­ta del abis­mo que se abre a sus pies. “No sé si den­tro de tres se­ma­nas po­dre­mos se­guir vi­vien­do en nues­tra ca­sa”, afir­ma sus­pi­ran­do, “pe­ro mien­tras me que­de un há­li­to de vi­da ha­ré to­do lo que es­té en mis ma­nos pa­ra que mi hi­jo con­ti­núe en la es­cue­la pri­va­da”.

Es­ta obs­ti­na­ción le su­po­ne un des­em­bol­so anual de 22.000 dó­la­res en la ma­trí­cu­la es­co­lar, una can­ti­dad que, en ver­dad, Ri­ta Ca­li­cat ya no se pue­de per­mi­tir. Pe­ro co­mo se sue­le con­si­de­rar que la en­se­ñan­za pú­bli­ca es de­plo­ra­ble, mu­chas fa­mi­lias ame­ri­ca­nas se arrui­nan en su em­pe­ño por ase­gu­rar la edu­ca­ción de sus hi­jos en un co­le­gio pri­va­do.

Y a la ma­yo­ría ya nos les que­da pa­ra mu­chos más gas­tos: los pre­su­pues­tos pa­ra edu­ca­ción y vi­vien­da han au­men­ta­do des­de la pos­gue­rra mu­cho más rá­pi­do que los in­gre­sos. Es­te he­cho ape­nas se pre­ci­bió en un pri­mer mo­men­to, por­que ca­da vez más mu­je­res se fue­ron in­cor­po­ran­do al mer­ca­do de tra­ba­jo y con­tri­buían con sus in­gre­sos al bie­nes­tar de las fa­mi­lias. Pos­te­rior­men­te, en tiem­pos del boom in­mo­bi­lia­rio, en mu­chos ho­ga­res se com­pen­só es­ta fal­ta de co­ber­tu­ra me­dian­te la so­li­ci­tud de lí­neas de fi­nan­cia­ción a tra­vés de prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios ava­la­dos por la pro­pia vi­vien­da. Has­ta que en sep­tiem­bre de 2008 so­bre­vino el co­lap­so de Leh­man Brot­hers, el cuar­to ban­co de in­ver­sión de Es­ta­dos Uni­dos. LA CRI­SIS BAN­CA­RIA HA LO­GRA­DO abrir los ojos de la cla­se me­dia nor­te­ame­ri­ca­na, que aho­ra ve con bru­tal cla­ri­dad la gra­ve­dad de la si­tua­ción ac­tual. En es­te mo­men­to se ha­ce pa­ten­te el he­cho de que des­de ha­ce dé­ca­das so­lo una mi­no­ría se ha be­ne­fi­cia­do del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co; y la cla­se me­dia, en su in­ten­to por re­par­tir­se tam­bién el pas­tel y par­ti­ci­par en el fes­tín de los po­de­ro­sos, ha ago­ta­do to­das sus fuer­zas. Aho­ra el di­ne­ro se ha es­fu­ma­do: los in­gre­sos me­dios en un ho­gar se han re­du­ci­do al ni­vel de 1996. El cos­te de los se­gu­ros mé­di­cos pri­va­dos –1.100 dó­la­res al mes pa­ra una fa­mi­lia– re­sul­ta prác­ti­ca­men­te inase­qui­ble; y aque­llos em­plea­do­res que in­clu­yen un se­gu­ro de en­fer­me­dad con el con­tra­to de tra­ba­jo se cu­bren las es­pal­das ofre­cien­do a me­nu­do re­mu­ne­ra­cio­nes sa­la­ria­les mu­cho más ba­jas.

Quien as­pi­re a ob­te­ner re­tri­bu­cio­nes ele­va­das ne­ce­si­ta es­tar en po­se­sión de un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio de gra­do su­pe­rior. Pe­ro la edu­ca­ción for­mal es­ta­dou­ni­den­se ha de­ge­ne­ra­do en un sis­te­ma mo­derno de en­deu­da­mien­to ser­vil pa­ra la cla­se me­dia. Quien de­ci­de for­mar­se en una uni­ver­si­dad de pres­ti­gio en­tre­ga bue­na par­te de su fu­tu­ro exis­ten­cial al ban­co pres­ta­ta­rio: las ta­sas pa­ra ha­cer un ci­clo de es­tu­dios de cua­tro años as­cien­den co­mo mí­ni­mo a 100.000 dó­la­res; pa­ra una uni­ver­si­dad de eli­te, la ci­fra se du­pli­ca. Ade­más, la ob­ten­ción del tí­tu­lo en una de es­tas ins­ti­tu­cio­nes no ga­ran­ti­za la pro­mo­ción so­cial que po­si­bi­li­ta for­mar par­te del gru­po en la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de. En la ac­tua­li­dad, los ri­cos de Es­ta­dos Uni­dos son quie­nes ya na­cie­ron sien­do ri­cos. La mo­vi­li­dad so­cial as­cen­den­te en es­te país, en el que se ha de­rrum­ba­do de for­ma drás­ti­ca el mi­to de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, se en­cuen­tra a un ni­vel in­fe­rior al de paí­ses del vie­jo mun­do co­mo Ale­ma­nia o Fran­cia.

Eso sí, el des­cen­so en la es­ca­la pue­de pro­du­cir­se hoy a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go.

A pe­sar de que la re­ce­sión eco­nó­mi­ca se ha da­do ofi­cial­men­te por con­clui­da, du­ran­te el oto­ño de 2011 cer­ca de 400.000 per­so­nas per­die­ron se­ma­nal­men­te su pues­to de tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos. Y ca­da mes una ci­fra equi­va­len­te de ciu­da­da­nos de­jó de be­ne­fi­ciar­se del sub­si­dio de des­em­pleo al ca­bo de 99 se­ma­nas. Las per­so­nas de ese gru­po, que cons­ti­tu­ye el 99%, no se de­tec­tan en las lis­tas del pa­ro, pues ya no se compu­tan en nin­gu­na es­ta­dís­ti­ca. La Ame­ri­can 99ers

Union, una coa­li­ción de or­ga­ni­za­cio­nes crea­da por gru­pos de ac­ti­vis­tas de ba­se pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia so­bre la apre­mian­te si­tua­ción de “los 99ers”, es­ti­ma el nú­me­ro de des­em­plea­dos de lar­ga du­ra­ción en al me­nos sie­te mi­llo­nes de per­so­nas.

Por suer­te exis­te en Fi­la­del­fia una ins­tan­cia a la que los pa­ra­dos pue­den re­cu­rrir pa­ra re­ci­bir ayu­da. El Phi­la­delp­hia Unem

ploy­ment Pro­ject (Pro­yec­to de Des­em­pleo de Fi­la­del­fia), abre­via­do PUP, pres­ta apo­yo en la ges­tión de sub­si­dios pa­ra al­qui­ler de vi­vien­da y ayu­das de emer­gen­cia, así co­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.