La Amé­ri­ca po­bre, en el ob­je­ti­vo

Geo - - GEONOTICIAS -

El 20 de enero de 2009, el fo­tó­gra­fo neo­yor­quino Ant­hony Suau (55 años) con­si­de­ró que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de in­vo­lu­crar­se en la nue­va eta­pa que se ini­cia­ba en su país. Ese día, el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma ju­ra­ba el car­go pa­ra el que ha­bía si­do ele­gi­do. Suau creó, jun­to a sus co­le­gas, el pro­yec­to Facing Chan­ge: Do­cu­men­ting Ame­ri­ca (Afron­tar el cam­bio. Do­cu­men­tar Amé­ri­ca). Su ob­je­ti­vo es, por una par­te, re­gis­trar los pro­ble­mas so­cia­les de los que ado­le­ce el país hoy y le­gar un tes­ti­mo­nio grá­fi­co pa­ra el fu­tu­ro. El mo­de­lo que ins­pi­ra es­te en­sa­yo es el fa­mo­so pro­yec­to fo­to­grá­fi­co co­no­ci­do co­mo Farm Se­cu­rity

Ad­mi­nis­tra­tion, im­pul­sa­do por la ofi­ci­na de Ad­mi­nis­tra­ción de Se­gu­ri­dad Agra­ria du­ran­te la Gran De­pre­sión de los años 1930 en Es­ta­dos Uni­dos, en el que le­gen­da­rios re­por­te­ros fo­to­grá­fi­cos fue­ron con­tra­ta­dos por la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Roos­welt pa­ra do­cu­men­tar las con­di­cio­nes de ex­tre­ma po­bre­za en las que se vi­vía en las zo­nas ru­ra­les. Las imá­ge­nes cap­ta­das por al­gu­nas de las fi­gu­ras más des­ta­ca­das del fo­to­pe­rio­dis­mo mun­dial, co­mo Wal­ker Evans y Do­rot­hea Lan­ge, se han con­ver­ti­do en au­tén­ti­cos ico­nos de la fotografía.

Facing Chan­ge es­tá fi­nan­cia­do, en­tre otros, por el fa­bri­can­te de cá­ma­ras Lei­ca. En la Bi­blio­te­ca del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos se ar­chi­van las imá­ge­nes rea­li­za­das por los diez fo­tó­gra­fos que par­ti­ci­pan en el pro­yec­to, en­tre ellos Danny Wil­cox Fra­zier, de 41 años, au­tor de las fotos en blan­co y ne­gro de Io­wa, y An­drew Lich­tens­tein, de 46, en­via­do es­pe­cial de GEO a Ca­ro­li­na del Sur. Ant­hony Suau, hi­zo las fo­to­gra­fías de De­troit y al­gu­nas del reportaje so­bre Fi­la­del­fia. en la bús­que­da de un em­pleo. Se tra­ta de una aso­cia­ción ins­pi­ra­da en la cul­tu­ra de la gras

root de­mo­cracy, es de­cir, es­tá pro­mo­vi­da por miem­bros de ba­se de una co­mu­ni­dad y no por la es­truc­tu­ra del po­der. Es­ta or­ga­ni­za­ción fue fun­da­da en la épo­ca del Mo­vi­mien­to a fa­vor de los De­re­chos Ci­vi­les y siem­pre se opu­so a la ideo­lo­gía do­mi­nan­te ame­ri­ca­na que, por lo ge­ne­ral, aban­do­na a su suer­te o a la ac­ción ca­ri­ta­ti­va de la Igle­sia a los po­bres, los mar­gi­na­dos y los in­di­gen­tes. Las ofi­ci­nas del PUP tie­nen un as­pec­to in­con­fun­di­ble: fotos de ma­ni­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta y re­tra­tos de Gandhi y de Lut­her King pe­ga­dos en las pa­re­des; el ca­fé se sir­ve en ta­zas des­cas­ca­ri­lla­das, los or­de­na­do­res, con mo­ni­to­res an­ti­guos CTR, se co­nec­tan por ca­bles a la uni­dad del sis­te­ma. La cuan­tía de las re­tri­bu­cio­nes que per­ci­ben los co­la­bo­ra­do­res ape­nas su­pera el sa­la­rio mí­ni­mo. Pe­ro es­ta gen­te, sen­ta­da en si­llo­nes re­co­gi­dos en los pun­tos de re­ci­cla­je, es­tá dis­pues­ta a per­se­ve­rar has­ta el fin. Y es que PUP cons­ti­tu­ye su úni­co mo­ti­vo de es­pe­ran­za en es­te os­cu­ro es­ce­na­rio.

“El con­cep­to de cla­se me­dia es una idea de­li­ran­te. So­lo es útil pa­ra si­mu­lar que la cla­se tra­ba­ja­do­ra par­ti­ci­pa en el re­par­to de la ri­que­za”: Brett Bur­sey (arri­ba a la dcha) ac­túa co­mo en­la­ce de ini­cia­ti­vas por los de­re­chos ci­vi­les en los es­ta­dos su­re­ños. Allí, en Ca­ro­li­na del Sur, flo­re­ce el ne­go­cio del fa­bri­can­te de bro­cas Green­field (so­bre es­tas lí­neas). Un in­ver­sor chino com­pró la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.