EL MO­VI­MIEN­TO OC­CUPY WALL STREET (OCU­PA WALL STREET) HA DESATA­DO UN AR­DUO DEBATE: LU­CHA POR UNA DIS­TRI­BU­CIÓN EQUI­TA­TI­VA DE LA RI­QUE­ZA

Geo - - GEONOTICIAS -

John Dodds fun­dó PUP ha­ce 37 años. La si­tua­ción nun­ca ha­bía si­do tan la­men­ta­ble en la ciu­dad, afir­ma en tono cons­ter­na­do: “Vi­vi­mos el pe­rio­do más pro­lon­ga­do con ele­va­dí­si­ma ta­sa de des­em­pleo des­de la dé­ca­da de 1930”. A pe­sar de ello, el es­ta­do de Pen­sil­va­nia nie­ga cual­quier sub­si­dio.

LA GEN­TE RI­CA NO TIE­NE

ne­ce­si­dad del es­ta­do de bie­nes­tar y en Washington so­lo go­bier­nan per­so­nas acau­da­la­das: en las elec­cio­nes de 2008 ga­na­ron en el 93% de los dis­tri­tos los can­di­da­tos que ha­bían in­ver­ti­do en la cam­pa­ña elec­to­ral más can­ti­dad de di­ne­ro que sus opo­si­to­res. El pre­cio por un asien­to en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes se si­túa en torno a 1,1 mi­llo­nes de dó­la­res; en el Se­na­do en unos 6,5 mi­llo­nes.

Y los ri­cos han ido con­quis­tan­do ca­da vez más pri­vi­le­gios, siem­pre am­pa­ra­dos por los re­pu­bli­ca­nos. Y con el res­pal­do de Gro­ver Nor­quist, el pre­si­den­te de la aso­cia­ción de­no­mi­na­da Ame­ri­ca­nos por la Re­for­ma Fis­cal. En 1986, Nor­quist ideó el “Ju­ra­men­to pa­ra la pro­tec­ción del con­tri­bu­yen­te”, un sim­ple do­cu­men­to que com­pro­me­te a los fir­man­tes a vo­tar en con­tra de cual­quier subida de im­pues­tos. La pro­me­sa so­bre los tri­bu­tos obe­de­ce a una es­tra­te­gia po­lí­ti­co­fis­cal re­la­ti­va­men­te re­cien­te pro­pug­na­da por los re­pu­bli­ca­nos con­ser­va­do­res ba­jo el le­ma Star­ve the Beast (Ma­tar de ham­bre a la bes­tia). Su mo­dus ope­ran­di con­sis­te en re­du­cir los im­pues­tos con el fin de pri­var al Go­bierno (la bes­tia) de los in­gre­sos en un es­fuer­zo de­li­be­ra­do por crear una cri­sis pre­su­pues­ta­ria fis­cal que obli­gue al Go­bierno fe­de­ral a re­du­cir el gas­to. Y des­de en­ton­ces, ca­da vez que los re­pu­bli­ca­nos ac­ce­den al po­der, se de­cre­ta una ba­ja­da ra­di­cal de im­pues­tos a los ri­cos. En es­te mo­men­to, la ta­sa im­po­si­ti­va de Wa­rren Buf­fet, mi­llo­na­rio nor­te­ame­ri­cano que dis­fru­ta de una de las ma­yo­res for­tu­nas del país, es in­fe­rior a la ta­sa que el fis­co im­po­ne a su se­cre­ta­ria.

Mien­tras tan­to, el 95% de los miem­bros re­pu­bli­ca­nos de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes del Con­gre­so ha fir­ma­do el ci­ta­do do­cu­men­to. Así, ca­da vez se de­bi­li­ta más la au­to­ri­dad de los de­le­ga­dos gu­ber­na­men­ta­les res­pon­sa­bles de la pro­tec­ción de los ciu­da­da­nos, de los ser­vi­cios de emer­gen­cia y au­xi­lio so­cial y de las ofi­ci­nas de de­fen­sa del con­su­mi­dor y de pro­tec­ción del me­dio am­bien­te. Fal­ta di­ne­ro pa­ra pro­gra­mas co­yun­tu­ra­les y la bes­tia, ren­di­da por el ham­bre, no tie­ne otra op­ción que po­ner de pa­ti­tas en la ca­lle a un nú­me­ro cre­cien­te de co­la­bo­ra­do­res. Los más afec­ta­dos por es­ta si­tua­ción son los fun­cio­na­rios de cla­se me­dia de raza ne­gra, un gru­po in­te­gra­do fun­da­men­tal­men­te por bom­be­ros, maes­tras y con­duc­to­res del ser­vi­cio mu­ni­ci­pal de trans­por­tes.

¿EXIS­TE AL­GU­NA PO­SI­BI­LI­DAD

de con­te­ner el des­gas­te de la cla­se me­dia nor­te­ame­ri­ca­na? “El con­cep­to de cla­se me­dia es una idea de­li­ran­te. So­lo es útil pa­ra si­mu­lar que la cla­se tra­ba­ja­do­ra par­ti­ci­pa en el re­par­to de la ri­que­za”. Brett Bur­sey, ac­ti­vis­ta, pro­nun­cia fra­ses de otra épo­ca. Pe­ro na­da sue­na an­ti­guo o des­fa­sa­do. Des­de el co­mien­zo de la cri­sis ban­ca­ria da la im­pre­sión de que Es­ta­dos Uni­dos su­fre un pro­ce­so de in­vo­lu­ción his­tó­ri­ca: gran­des co­las de­lan­te de los co­me­do­res po­pu­la­res, don­de las or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­cas pro­por­cio­nan ali­men­ta­ción a gen­te ne­ce­si­ta­da, tra­ba­ja­do­res sin de­re­chos, la po­bla­ción ne­gra de ori­gen afri­cano re­gre­sa a los es­ta­dos su­re­ños. Y la dis­tan­cia que se­pa­ra a los ri­cos del gru­po de la cla­se me­dia es tan gran­de co­mo la que ale­ja­ba a las per­so­nas de un ni­vel eco­nó­mi­co me­dio en la épo­ca de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial de los mag­na­tes y plu­tó­cra­tas em­pre­sa­ria­les de fi­na­les del si­glo XIX, los lla­ma­dos “ba­ro­nes la­dro­nes”: Roc­ke­fe­ller, Van­der­bilt, Car­ne­gie...

La cla­se me­dia nor­te­ame­ri­ca­na no se con­so­li­dó has­ta des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial mer­ced a un pro­yec­to po­lí­ti­co cu­yo ob­je­ti­vo era la in­te­gra­ción so­cial de los sol­da­dos que re­gre­sa­ban de la con­tien­da bé­li­ca. Se cons­tru­ye­ron ca­rre­te­ras, es­cue­las, vi­vien­das; du­ran­te un par de dé­ca­das los im­pues­tos fue­ron ele­va­dos y la dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos fue tan equi­li­bra­da co­mo nun­ca an­tes lo ha­bía si­do. Has­ta que los re­pu­bli­ca­nos y los po­ten­ta­dos se aso­cia­ron.

¿Có­mo se ex­pli­ca que la cla­se me­dia ha­ya per­ma­ne­ci­do im­pa­si­ble du­ran­te tan­to tiem­po con­tem­plan­do in­mó­vil es­tas ope­ra­cio­nes y ma­nio­bras?

“Por­que la gen­te siem­pre te­nía la im­pre­sión de es­tar a las puer­tas de in­gre­sar en la selecta cla­se de los millonarios”, afir­ma Brett Bur­sey. To­dos se sen­tían mi­llio­nai­res in-the

wai­ting, millonarios en cier­nes. To­dos creían en el sue­ño ame­ri­cano.

Des­pués de 2012, na­da va a ser ya co­mo an­tes, opi­na el ac­ti­vis­ta Brett Bur­sey. ¿Es­ta­rá en lo cier­to? ¿Se­rá po­si­ble que al­gún día el 99% se de­ci­da a to­mar la ca­lle?

El agri­cul­tor eco­ló­gi­co Mi­ke Stei­ner, de Io­wa, pien­sa que re­be­lar­se con­tra la ló­gi­ca del di­ne­ro es “co­mo co­lo­car­se en­ci­ma de las vías de un tren que se apro­xi­ma”. La pa­ra­da de lar­ga du­ra­ción Ri­ta Ca­li­cat, de Fi­la­del­fia, te­me que “to­do ha de ir mu­cho peor an­tes de que vea­mos al­gu­na me­jo­ra”. En Es­ta­dos Uni­dos nun­ca an­tes hu­bo tan­ta gen­te de­pen­dien­te de las car­ti­llas de ra­cio­na­mien­to co­mo du­ran­te el in­vierno 2011/2012. Bill Clark, el di­rec­tor del ban­co de ali­men­tos en Fi­la­del­fia, cree que la ma­sa no con­ti­nua­rá re­sig­nán­do­se.

“Ten­go 59 años y creo que nun­ca he­mos es­ta­do tan cer­ca de una re­vo­lu­ción”. G

El re­dac­tor de GEO Jür­gen Schae­fer, que vi­vió cin­co años en la ciu­dad de Nue­va York, es­cri­be re­gu­lar­men­te so­bre las con­di­cio­nes so­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.