Tí­pi­co de ni­ñas, tí­pi­co de ni­ños

Los in­ves­ti­ga­do­res es­tán de acuer­do en que hay di­fe­ren­cias de com­por­ta­mien­to en­tre ellos y ellas des­de el na­ci­mien­to. Y tam­bién en que es­tas au­men­tan de­bi­do a los pa­ra­dig­mas so­cia­les y la edu­ca­ción por par­te de los pa­dres.

Geo - - GEONOTICIAS -

eL CIN­CO DE MA­YO de 2004, Da­vid Rei­mer co­gió su es­co­pe­ta, re­cor­tó el ca­ñón con una sie­rra, co­lo­có el ar­ma en su co­che, se di­ri­gió al apar­ca­mien­to de un su­per­mer­ca­do de la ciu­dad ca­na­dien­se de Win­ni­peg y se sui­ci­dó. Fue el fi­nal de­ses­pe­ra­do de una vi­da tor­tuo­sa que, a ni­vel psí­qui­co, ha­bía si­do una es­pe­cie de via­je en una mon­ta­ña ru­sa... Su ca­so se con­vir­tió en un mo­de­lo pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de los se­xos.

Da­vid Rei­mer, na­ci­do en 1965 co­mo her­mano ma­yor de un par de ge­me­los, ha­bía per­di­do el pe­ne a los ocho me­ses de­bi­do a una cir­cun­ci­sión ma­lo­gra­da. Un psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se acon­se­jó a los pa­dres que cam­bia­ran el se­xo del ni­ño y Da­vid fue mu­ti­la­do y ope­ra­do de nue­vo a los 22 me­ses. Des­de en­ton­ces cre­ció co­mo Bren­da.

A tran­cas y ba­rran­cas, Bren­da se adap­tó al pa­pel de chi­ca. Pe­ro pre­fe­ría los ju­gue­tes de su her­mano ge­me­lo a sus pro­pias mu­ñe­cas y de­tes­ta­ba los ves­ti­dos de vo­lan­tes. Era muy pe­leo­na y que­ría ori­nar de pie, de mo­do que no fue acep­ta­da ni por los chi­cos ni por las chi­cas. Cuan­do la ni­ña mar­gi­na­da co­no­ció su ver­da­de­ra iden­ti­dad a los ca­tor­ce años, no du­dó en so­me­ter­se a otra ope­ra­ción. Bren­da se con­vir­tió en Da­vid. Co­mo tal en­con­tró un tra­ba­jo du­rí­si­mo en el ma­ta­de­ro, se ca­só y adop­tó a los tres hi­jos de su mu­jer. Pe­ro nun­ca lle­gó a ser fe­liz.

El ca­so de Da­vid, alias Bren­da, sir­vió a los cien­tí­fi­cos co­mo fun­da­men­to de dos hi­pó­te­sis muy dis­tin­tas. En los años se­ten­ta, se con­si­de­ró que su ex­pe­rien­cia pro­ba­ba la teo­ría de que los se­res hu­ma­nos na­cen –in­de­pen­dien­te­men­te de sus ór­ga­nos se­xua­les– co­mo se­res neu­tra­les, y desa­rro­llan des­pués una iden­ti­dad mas­cu­li­na o fe­me­ni­na de­bi­do a la im­pron­ta so­cial. A fi­na­les de los no­ven­ta, sin em­bar­go, cuan­do se des­cu­brió el trá­gi­co desa­rro­llo vi­tal de Rei­mer, el ca­so sir­vió co­mo in­di­cio de la teo­ría con­tra­ria: las di­fe­ren­cias en el ca­rác­ter de chi­cos y chi­cas son in­na­tas, se de­cía, los com­por­ta­mien­tos mas­cu­lino y fe­me­nino son dis­tin­tos por na­tu­ra­le­za.

Des­de ha­ce al­gún tiem­po, las ex­pli­ca­cio­nes bio­ló­gi­cas go­zan de gran po­pu­la­ri­dad. En­tre otras co­sas, se co­rres­pon­den con el es­pí­ri­tu de los tiem­pos de la ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar y la in­ves­ti­ga­ción ce­re­bral. Los de­fen­so­res de la “pe­que­ña di­fe­ren­cia” sue­len re­cu­rrir a la psi­co­lo­gía evo­lu­ti­va. La ar­gu­men­ta­ción de la mis­ma es co­no­ci­da: los hom­bres pri­mi­ti­vos, al ser ca­za­do­res, se mo­vían mu­cho y uti­li­za­ban ar­mas. Quien te­nía más éxi­to en es­te cam­po con­se­guía pro­crear más que otros, por­que es­ta­ba bien ali­men­ta­do y qui­zá tu­vie­ra más pres­ti­gio. La con­se­cuen­cia ge­né­ti­ca a lar­go pla­zo fue que a tra­vés de las ge­ne­ra­cio­nes, ca­da vez ha­bía más ca­za­do­res há­bi­les en la po­bla­ción, y así la ca­pa­ci­dad es­pa­cial se con­vir­tió en una cua­li­dad mas-

Con hor­mo­nas mas­cu­li­nas, las chi­cas se con­vier­ten en gam­be­rras

cu­li­na. Ade­más, los hom­bres com­pe­tían por el fa­vor de las mu­je­res, y los que te­nían más ta­len­to tam­bién con­se­guían más se­xo. Si su do­ta­ción ge­né­ti­ca era de­ci­si­va pa­ra te­ner va­lor, se pro­pa­ga­ba en el pool ge­né­ti­co. Las com­pa­ñe­ras, al con­tra­rio, se en­car­ga­ban de la pro­le, desa­rro­lla­ban ha­bi­li­da­des so­cia­les, sen­si­bi­li­dad y char­la­ban to­do el día.

A PRI­ME­RA VIS­TA, ES­TAS ex­pli­ca­cio­nes pa­re­cen plau­si­bles. Pe­ro na­die sa­be a cien­cia cier­ta có­mo era la vi­da so­cial de nues­tros an­ces­tros. Y a pos­te­rio­ri es fá­cil en­con­trar una in­ter­pre­ta­ción con­clu­yen­te pa­ra ca­da si­tua­ción. La psi­co­lo­gía evo­lu­ti­va tra­ba­ja con nu­me­ro­sas hi­pó­te­sis y en­cuen­tra ob­je­cio­nes.

¿Qué de­mues­tran otras cien­cias so­bre el ori­gen de com­por­ta­mien­tos tí­pi­ca­men­te mas­cu­li­nos o fe­me­ni­nos? Se sa­be que la ana­to­mía de los ce­re­bros es dis­tin­ta; el del hom­bre pe­sa más que el de la mu­jer en re­la­ción al pe­so cor­po­ral, y las áreas re­la­cio­na­das con la agre­sión y el com­por­ta­mien­to se­xual son más gran­des en los hom­bres. A cam­bio, el ce­re­bro fe­me­nino po­see un ma­yor nú­me­ro de zo­nas con más den­si­dad de neu­ro­nas. Y am­bos he­mis­fe­rios ce­re­bra­les es­tán me­jor co­nec­ta­dos que en el ca­so de los hom­bres.

Mu­cho an­tes del na­ci­mien­to, los ce­re­bros de am­bos se­xos se for­man ba­jo la in­fluen­cia de dis­tin­tas hor­mo­nas se­xua­les. En el ca­so de la mu­jer, las sus­tan­cias men­sa­je­ras de­ter­mi­nan­tes son los es­tró­ge­nos; en el ca­so del hom­bre, la tes­tos­te­ro­na. En el vien­tre ma­terno, es­tas sus­tan­cias se en­car­gan de la for­ma­ción de ras­gos cor­po­ra­les mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos. Des­pués del na­ci­mien­to, una gran can­ti­dad de hor­mo­nas se­xua­les cir­cu­la por el cuer­po del be­bé. Es­te flu­jo de hor­mo­nas so­lo ce­sa a la edad de apro­xi­ma­da­men­te seis me­ses... has­ta la ma­du­rez se­xual. Los mé­di­cos lla­man a es­te de­li­rio hor­mo­nal de la pri­me­ra in­fan­cia “mi­ni­pu­ber­tad”; su fun­ción de mo­men­to se des­co­no­ce.

Hay va­rios ar­gu­men­tos que in­di­can que las sus­tan­cias men­sa­je­ras pue­den ser res­pon­sa­bles de de­ter­mi­na­dos desa­rro­llos men­ta­les en las pri­me­ras fa­ses de la vi­da. Por ejem­plo, del si­guien­te he­cho: las chi­cas que, sien­do fe­tos, fue­ron inun­da­das con hor­mo­nas mas­cu­li­nas de­bi­do a un de­fec­to in­na­to de la cor­te­za de la glán­du­la su­pra­rre­nal, se con­vier­ten en ver­da­de­ros gam­be­rros. In­clu­so des­pués del na­ci­mien­to, cuan­do los mé­di­cos nor­ma­li­zan el ni­vel hor­mo­nal con me­di­ca­men­tos, a ellas les en­can­tan las pe­leas y los coches de ju­gue­te, des­pre­cian las mu­ñe­cas y, más ade­lan­te, desa­rro­llan con cier­ta fre­cuen­cia una orien­ta­ción les­bia­na.

Es ló­gi­co que am­bos se­xos sean dis­tin­tos des­de el pri­mer día por sus di­fe­ren­cias hor­mo­na­les y anató­mi­cas. Así ar­gu­men­ta en su li­bro La gran di­fe­ren­cia el psi­có­lo­go bri­tá­ni­co Si­mon Ba­ron-Cohen, de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge: “El ce­re­bro fe­me­nino es­tá or­ga­ni­za­do de for­ma que se orien­ta so­bre to­do

a la em­pa­tía; el mas­cu­lino, por el con­tra­rio, a la com­pren­sión y la crea­ción de sis­te­mas”.

Ba­ron-Cohen fun­da­men­ta sus teo­rías en unos ex­pe­ri­men­tos que reali­zó con ni­ños de do­ce me­ses de edad a los que en­se­ñó pe­lí­cu­las, unas con ros­tros y otras con ob­je­tos. En otro ex­pe­ri­men­to mos­tra­ba un ros­tro hu­mano y un mó­vil (una es­cul­tu­ra ar­ti­cu­la­da, no un te­lé­fono) a los neo­na­tos en la sa­la de ma­ter­ni­dad. Se­gún el in­ves­ti­ga­dor, los ni­ños siem­pre mi­ra­ban los ob­je­tos du­ran­te más tiem­po; y las ni­ñas, los ros­tros. Su co­le­ga lon­di­nen­se Me­lis­sa Hi­nes afir­ma in­clu­so ha­ber ave­ri­gua­do que se­me­jan­tes pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to se pue­den ob­ser­var en pri­ma­tes re­la­ti­va­men­te sim­ples.

Sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos de Ba­ron-Cohen son dis­cu­ti­dos. La pres­ti­gio­sa psi­có­lo­ga del desa­rro­llo Eli­za­beth Spel­ke, de la Uni­ver­si­dad de Har­vard (EE UU), cita otros mu­chos es­tu­dios que no cons­ta­ta­ron di­fe­ren­cias en­tre las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas de ni­ños y ni­ñas; am­bos se­xos mos­tra­ron el mis­mo in­te­rés por las ca­ras, los ca­mio­nes y otros ob­je­tos. “Mi­les de es­tu­dios rea­li­za­dos con be­bés a lo lar­go de 30 años de in­ves­ti­ga­ción no con­tie­nen in­di­cios de que los hom­bres ten­gan ven­ta­jas en la per­cep­ción, el apren­di­za­je o la eva­lua­ción de ob­je­tos, mo­vi­mien­tos y pro­ce­sos me­cá­ni­cos”, re­su­me Spel­ke.

La cien­tí­fi­ca tam­bién re­cha­za la opinión de que las mu­je­res tie­nen más ta­len­to pa­ra el len­gua­je, y los hom­bres tie­nen más ca­pa­ci­dad pa­ra el pen­sa­mien­to es­pa­cial. Se­gún ella, las di­fe­ren­cias son más su­ti­les: las prue­bas de ex­pre­sión flui­da les sue­len re­sul­tar más fá­ci­les a ellas; ellos son más rá­pi­dos a la ho­ra de en­con­trar ana­lo­gías ver­ba­les. A los hom­bres les re­sul­ta más fá­cil ro­tar ob­je­tos con la men­te; a las mu­je­res se les da me­jor re­cor­dar la dis­po­si­ción de ob­je­tos en el es­pa­cio. Ellas cal­cu­lan me­jor, ellos tie­nen ven­ta­ja cuan­do se tra­ta de en­ten­der pro­ble­mas ma­te­má­ti­cos plan­tea­dos me­dian­te tex­tos. Y am­bos se­xos tie­nen re­sul­ta­dos igual de bue­nos en los tests de in­te­li­gen­cia. En­tre los hom­bres, sin em­bar­go, la di­fe-

ren­cia­ción es ma­yor: es de­cir, el por­cen­ta­je re­la­ti­vo de in­di­vi­duos con mu­chas ca­pa­ci­da­des es ma­yor, pe­ro tam­bién los hay con un co­cien­te in­te­lec­tual en las zo­nas más ba­jas. En­tre las mu­je­res, la dis­tri­bu­ción de la in­te­li­gen­cia es más equi­li­bra­da. Es­to tal vez ex­pli­ca­ría por qué es más pro­ba­ble que un hom­bre lle­gue a con­ver­tir­se en un Al­bert Eins­tein; pe­ro no sir­ve pa­ra de­mos­trar por qué tan po­cas chi­cas es­tu­dian in­ge­nie­rías.

Si am­bos se­xos co­mien­zan con una ba­se se­me­jan­te des­pués del na­ci­mien­to ¿de dón­de vie­nen las di­fe­ren­cias de com­por­ta­mien­to ca­da vez más pa­ten­tes con los años? Eli­za­beth Spel­ke cree que en pri­mer lu­gar se de­ben a cau­sas so­cia­les: las per­so­nas del en­torno, di­ce, es­pe­ran co­sas dis­tin­tas se­gún el se­xo de la per­so­na… Y so­bre to­do, siem­pre se­gún Spel­ke, la so­cie­dad si­gue tra­tan­do a ni­ñas y ni­ños de for­ma dis­tin­ta, pe­se a to­dos los pro­gre­sos que ha he­cho la eman­ci­pa­ción.

UN FA­MO­SO EX­PE­RI­MEN­TO psi­co­ló­gi­co de­mues­tra có­mo las per­so­nas –a me­nu­do, de for­ma in­cons­cien­te– per­ci­ben de for­ma dis­tin­ta a chi­cos y chi­cas: elí­ja­se un be­bé, vís­ta­se de for­ma neu­tral (con ro­pa que no de­la­ta el se­xo) y grá­be­se mien­tras jue­ga. Des­pués, mués­tre­se el ví­deo a los par­ti­ci­pan­tes del ex­pe­ri­men­to, pri­me­ro bau­ti­zan­do al ni­ño co­mo Da­vid y lue­go co­mo Jes­si­ca. Pre­gún­te­se a los par­ti­ci­pan­tes qué creen que el ni­ño o la ni­ña sien­te en es­te mo­men­to. El re­sul­ta­do: en el ca­so de com­por­ta­mien­tos evi­den­tes, los ob­ser­va­do­res lle­gan a las mis­mas eva­lua­cio­nes. Sin em­bar­go, en el ca­so de reac­cio­nes am­bi­guas de los ni­ños, apa­re­cen los es­te­reo­ti­pos: cuan­do un dia­bli­llo sal­ta de una ca­ja de sor­pre­sas, Da­vid, se­gún los ob­ser­va­do­res, reac­cio­na con en­fa­do, pe­ro Jes­si­ca mues­tra mie­do. Es ob­vio que tam­bién los pa­dres reac­cio­na­rían de ma­ne­ra dis­tin­ta an­te ta­les di­fe­ren­cias de com­por­ta­mien­to.

No se sa­be con pre­ci­sión qué efec­tos tie­ne es­to en la per­so­na­li­dad ger­mi­nan­te del ni­ño de cor­ta edad. En úl­ti­ma ins­tan­cia, la pre­gun­ta de si las mu­je­res y los hom­bres na­cen co­mo ta­les o si el en­torno les con­vier­te en lo que son, for­ma par­te de un debate que con­mue­ve los áni­mos de pa­dres, bió­lo­gos y

psi­có­lo­gos des­de ha­ce dé­ca­das: ¿son los ge­nes los que de­ter­mi­nan el com­por­ta­mien­to hu­mano o el fac­tor de­ci­si­vo es el en­torno?

aC­TUAL­MEN­TE, los es­pe­cia­lis­tas es­tán de acuer­do en que la he­ren­cia ge­né­ti­ca y las in­fluen­cias del en­torno de­ter­mi­nan más o me­nos por par­tes igua­les el desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad. Lle­gar a es­ta con­clu­sión su­pu­so una re­vo­lu­ción cien­tí­fi­ca, pues du­ran­te mu­cho tiem­po, los in­ves­ti­ga­do­res se ima­gi­na­ban al neo­na­to co­mo una es­pe­cie de re­ci­pien­te va­cío que los pa­dres y edu­ca­do­res, por así de­cir­lo, lle­na­ban con ca­pa­ci­da­des, pre­di­lec­cio­nes y pe­cu­lia­ri­da­des.

So­bre to­do los es­tu­dios con ge­me­los so­ca­va­ron el fun­da­men­to de las teo­rías pre­do­mi­nan­tes. Los ge­me­los uni­vi­te­li­nos se pa­re­cen más que los bi­vi­te­li­nos, aun­que tam­bién es­tos úl­ti­mos sue­len cre­cer ba­jo con­di­cio­nes igua­les. Los ge­me­los uni­vi­te­li­nos que fue­ron se­pa­ra­dos al na­cer no se pa­re­cen me­nos que aque­llos que pa­sa­ron la in­fan­cia jun­tos. Al con­tra­rio, los her­ma­nos adop­ta­dos que vi­ven en el mis­mo ho­gar mues­tran en la vi­da tan­ta o tan po­ca con­cor­dan­cia co­mo dos per­so­nas se­lec­cio­na­das al azar.

Es­tos re­sul­ta­dos no sig­ni­fi­can que los ge­nes lo son to­do. Por­que los ge­me­los uni­vi­te­li­nos, cu­ya he­ren­cia ge­né­ti­ca es idén­ti­ca, so­lo mues­tran apro­xi­ma­da­men­te un 50% de con­gruen­cia en tests de per­so­na­li­dad. El res­tan­te 50%, pues, ha de de­ber­se a in­fluen­cias del en­torno. Pa­ra eso, sin em­bar­go, lo de­ci­si­vo no es la fa­mi­lia co­mo tal, sino las ex­pe­rien­cias que ca­da ni­ño tie­ne por sí mis­mo: una en­fer­me­dad, unas va­ca­cio­nes, el sim­pá­ti­co pro­fe­sor de Ma­te­má­ti­cas, el pa­pel en la pan­di­lla, el peer group, co­mo lla­ma la cien­cia al gru­po de coe­tá­neos don­de se in­te­gran y cu­yas opi­nio­nes tie­nen gran pe­so. Es­tas in­fluen­cias, que sue­len ser ca­sua­les, ape­nas pue­den ser con­tro­la­das por los pa­dres. No es sor­pren­den­te que a es­tos no les gus­te acep­tar es­te pun­to de vis­ta.

Ade­más, la he­ren­cia ge­né­ti­ca no es un pa­si­vo ma­nual de ins­truc­cio­nes pa­ra el or­ga­nis­mo, sino que a su vez tie­ne in­fluen­cia so­bre el en­torno que eli­ge el por­ta­dor de los ge­nes: un ni­ño cu­rio­so quie­re co­no­cer el mun­do, y ten­drá ex­pe­rien­cias dis­tin­tas a las de un ni­ño te­me­ro­so. De for­ma re­cí­pro­ca, las in­fluen­cias del en­torno, por ejem­plo el es­trés, pue­den cam­biar la he­ren­cia ge­né­ti­ca: por ejem­plo, ac­ti­van­do o des­ac­ti­van­do cier­tos ge­nes.

CO­MO MUY TAR­DE A LA EDAD de cin­co o seis años, la ma­yo­ría de las ni­ñas ya no quie­re ju­gar con los ni­ños, y los chi­cos pien­san que las chi­cas son ton­tas, al me­nos, mien­tras ha­ya com­pa­ñe­ros su­fi­cien­tes del

Los ge­nes y el am­bien­te mar­can la per­so­na­li­dad en do­sis igua­les

mis­mo se­xo. En el jar­dín de in­fan­cia, y más tar­de en el co­le­gio, la iden­ti­dad del gru­po es­tá muy por en­ci­ma de las pre­di­lec­cio­nes in­di­vi­dua­les: ca­si nin­gún chi­co ju­ga­ría en pú­bli­co con mu­ñe­cas. No im­por­ta que ha­ya una ma­dre que re­pa­re el co­che familiar y un pa­dre que la­ve la ver­du­ra, los pa­dres ca­si no tie­nen nin­gu­na opor­tu­ni­dad de im­po­ner su in­fluen­cia a la del peer group.

Es­te he­cho, tal vez de­pri­men­te pa­ra los ti­tu­la­res de la pa­tria po­tes­tad, tam­bién que­da de­mos­tra­do en un es­tu­dio con ni­ños que cre­cie­ron du­ran­te los años cin­cuen­ta en un kib­butz is­rae­lí. Allí exis­tía ab­so­lu­ta igual­dad de gé­ne­ros; se tra­ta­ba de criar a ni­ñas y ni­ños de for­ma to­tal­men­te neu­tral en “ca­sas in­fan­ti­les” crea­das pa­ra tal pro­pó­si­to. Sin éxi­to. El an­tro­pó­lo­go cul­tu­ral es­ta­dou­ni­den­se Mel­ford Spi­ro ob­ser­vó que los ni­ños, pe­se al es­fuer­zo de los adul­tos, desa­rro­lla­ron las pre­di­lec­cio­nes clá­si­cas por los ju­gue­tes. Y cuan­do el in­ves­ti­ga­dor vol­vió a vi­si­tar a las hi­jas del kib­butz 20 años más tar­de, mu­chas se ha­bían de­can­ta­do por la re­par­ti­ción tra­di­cio­nal de pa­pe­les.

Al pa­re­cer, con los años se con­so­li­dan las pe­que­ñas di­fe­ren­cias de gé­ne­ro que hay en la tem­pra­na ni­ñez, me­dian­te el re­fuer­zo so­cial prin­ci­pal­men­te por par­te de los coe­tá­neos. Las mu­je­res desa­rro­llan otras ca­pa­ci­da­des, se de­can­tan por otros pla­nes de vi­da. Al me­nos, en pro­me­dio.

Sin em­bar­go, la es­ta­dís­ti­ca tie­ne sus de­fec­tos: la fre­cuen­cia de de­ter­mi­na­dos ni­ve­les de co­cien­te in­te­lec­tual o de ha­bi­li­da­des pa­ra el pen­sa­mien­to es­pa­cial, cuan­do se re­pre­sen­ta me­dian­te un grá­fi­co, for­ma una cur­va que pa­re­ce una cam­pa­na, siem­pre que se tra­te de un gru­po nu­me­ro­so de per­so­nas. Si se su­per­po­nen dos de es­tas cur­vas –una pa­ra los hom­bres, otra pa­ra las mu­je­res–, la con­gruen­cia es enor­me, aun­que no coin­ci­dan con pre­ci­sión. Por re­gla ge­ne­ral, las di­fe­ren­cias en­tre dos in­di­vi­duos es­tán mu­cho más mar­ca­das que las exis­ten­tes en­tre los se­xos.

Ade­más, la gen­te tien­de a per­ci­bir de for­ma exa­ge­ra­da las di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res. La psi­có­lo­ga Ja­net Hy­de, de la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin (EE UU) ana­li­zó 46 me­taes­tu­dios, que a su vez re­su­mie­ron una in­fi­ni­dad de análisis, y lle­gó a la con­clu­sión de que las di­fe­ren­cias en­tre los se­xos so­lo son dig­nas de men­ción en po­cas áreas, co­mo la fre­cuen­cia del cam­bio de pa­re­ja se­xual o la agre­si­vi­dad fí­si­ca. De los 124 es­tu­dios in­di­vi­dua­les, el 78% no mos­tró nin­gu­na di­fe­ren­cia en­tre hom­bres y mu­je­res o so­lo al­gu­na pe­que­ña. Hy­de con­tra­rres­ta el cli­ché de Mar­te y Ve­nus con su “hi­pó­te­sis de la se­me­jan­za de los se­xos”... y ad­vier­te de las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que, se­gún ella, con­lle­va una pers­pec­ti­va ses­ga­da del ca­rác­ter dis­tin­to pa­ra hom­bres y mu­je­res.

Sin du­da, la mas­cu­li­ni­dad y la fe­mi­ni­dad no pue­den in­ter­cam­biar­se a vo­lun­tad, co­mo de­mos­tró el ca­so de Da­vid Rei­mer. La pe­que­ña di­fe­ren­cia exis­te y na­ce –igual que la per­so­na­li­dad del ser hu­mano– en par­te por he­ren­cia ge­né­ti­ca, en par­te por el en­torno. Pe­ro es so­lo una pe­que­ña di­fe­ren­cia. Des­de siem­pre, a la au­to­ra ber­li­ne­sa Ale­xan­dra Ri­gos le ha gus­ta­do sal­tar­se los tó­pi­cos so­bre los pa­pe­les tra­di­cio­na­les asig­na­dos a ca­da gé­ne­ro: an­tes de de­di­car­se a la es­cri­tu­ra es­tu­dió in­ge­nie­ría in­dus­trial.

Tex­to: Ale­xan­dra Ri­gos

Tam­bién los ni­ños jue­gan con mu­ñe­cas al­gu­na vez, pe­ro son so­bre to­do las ni­ñas quie­nes se en­tu­sias­man in­ten­tan­do dar­les de co­mer. ¿Se­rá esa una de las cau­sas de que las mu­je­res es­tén so­bre­rre­pre­sen­ta­das en las pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias, mien­tras que los hom­bres en las téc­ni­cas?

¿So­lo tó­pi­cos? A los chi­cos les gus­ta ma­ne­jar ob­je­tos; a las chi­cas, que son más co­mu­ni­ca­ti­vas, les en­can­ta ha­blar en­tre ellas. El tí­tu­lo de una obra pu­bli­ca­da por la re­co­no­ci­da psi­có­lo­ga Do­ris Bis­cho­fKöh­ler lo di­ce: el com­por­ta­mien­to de los se­xos es Dis­tin­to por na­tu­ra­le­za des­de el na­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.