El desafío de abrir la puer­ta al mun­do

Has­ta ha­ce pocos años, a los tu­ris­tas ex­tran­je­ros les era ca­si im­po­si­ble en­trar en el reino de Mus­tang. Una nue­va ca­rre­te­ra en­tre Chi­na y Ne­pal pre­ten­de abrir nue­vas ru­tas co­mer­cia­les. |

Geo - - GEONOTICIAS -

Cual­quier per­so­na que no quie­ra gas­tar­se va­rios mi­les de dó­la­res en un vue­lo en he­li­cóp­te­ro, so­la­men­te tie­ne dos op­cio­nes pa­ra lle­gar a la ca­pi­tal del reino de Mus­tang: a lo­mos de un ca­ba­llo o ca­mi­nan­do en­tre cua­tro y cin­co días. Si to­do sa­le co­mo es­tá pre­vis­to, a par­tir de ju­lio de es­te año, la si­tua­ción de in­co­mu­ni­ca­ción cam­bia­rá. Se es­pe­ra que pa­ra la se­gun­da mi­tad de es­te año ter­mi­nen las obras de la nue­va ca­rre­te­ra que uni­rá el sur de Tí­bet con Ne­pal, y que pa­sa­rá por Lo Mant­hang y Jom­som has­ta lle­gar a Pok­ha­ra.

Los Go­bier­nos de Pe­kín y Kat­man­dú es­pe­ran que la nue­va ca­rre­te­ra se con­vier­ta en una nue­va ru­ta co­mer­cial en­tre Tí­bet, Ne­pal y la In­dia. La cons­truc­ción de es­ta vía se in­clu­ye den­tro de la ayu­da chi­na al desa­rro­llo, que va acom­pa­ña­da tam­bién de una fuer­te ofen­si­va di­plo­má­ti­ca: Chi­na quie­re atraer Mus­tang a su ban­do, ya que has­ta aho­ra el reino de­pen­día de la In­dia. El pe­que­ño reino, que apa­re­ce en el ma­pa com­pri­mi­do en­tre la In­dia y Chi­na, de­be­ría –así lo desea el nue­vo embajador chino en Kat­man­dú– de­jar de ser un re­fu­gio pa­ra los exi­lia­dos ti­be­ta­nos. Du­ran­te los años se­sen­ta y se­ten­ta, mu­chos hui­dos del Tí­bet se atrin­che­ra­ron en Mus­tang pa­ra lue­go ata­car des­de sue­lo ne­pa­lí a uni­da­des del ejér­ci­to ro­jo.

En tér­mi­nos de in­ge­nie­ría, la cons­truc­ción de la ca­rre­te­ra re­pre­sen­ta un in­men­so desafío, ya que el Hi­ma­la­ya aún es una cor­di­lle­ra bas­tan­te re­cien­te. Las pa­re­des del ca­ñón del río Gan­da­ki son en su gran ma­yo­ría de ba­rro, don­de per­man­cen en­ce­rra­das des­de ro­cas del ta­ma­ño de un pu­ño has­ta otras co­mo una ca­sa. Des­pués de ca­da llu­via que cae so­bre la re­gión, se des­pren­den nu­me­ro­sos alu­des de pie­dras.

An­te se­me­jan­te ta­rea, el equi­pa­mien­to téc­ni­co del equi­po en­car­ga­do de la cons­truc­ción pa­re­ce sui­ci­da: has­ta aho­ra dos ex­ca­va­do­ras han es­ta­do ho­ra­dan­do la ba­se de la ca­rre­te­ra en las pen­dien­tes del Gan­da­ki sin que se to­ma­ra nin­gu­na me­di­da de se­gu­ri­dad. Al mis­mo tiem­po, obre­ros de la cons­truc­ción, en­tre ellos ni­ños de do­ce años, se de­di­ca­ban a le­van­tar un di­que en las ori­llas del río, jus­to de­ba­jo de la ca­rre­te­ra, con ces­tas de ace­ro lle­nas de pie­dras con el fin de que las cues­tas no se pue­dan hun­dir más. Cuan­do pa­só el equi­po de GEO por la ca­rre­te­ra en obras, una de las ex­ca­va­do­ras aca­ba­ba de caer­se a las pro­fun­di­da­des unos 50 me­tros.

No obs­tan­te, la nue­va ca­rre­te­ra ali­via­rá a los ha­bi­tan­tes de Lo Mant­hang: has­ta aho­ra una apen­di­ci­tis re­pre­sen­ta­ba una sen­ten­cia de muer­te, ya que pa­ra lle­gar al hos­pi­tal ha­bía que em­pren­der una mar­cha de ocho o nue­ve ho­ras a pie. Tam­bién los pre­cios de las mer­can­cías ba­ja­rán con­si­de­ra­ble­men­te. Sin em­bar­go, la sin­gu­lar cul­tu­ra tra­di­cio­nal de Mus­tang, se­gún ex­pli­có el an­ti­guo rey en una au­dien­cia con el equi­po de GEO, su­fri­rá da­ños de­bi­do a la ca­rre­te­ra: el an­ti­guo mo­nar­ca te­me que nue­vos há­bi­tos y pro­duc­tos lle­guen a es­te uni­ver­so ais­la­do.

In­clu­so pa­ra el tu­ris­mo, la ca­rre­te­ra se te­me que sea un re­vés: ¿quién que­rrá ha­cer sen­de­ris­mo por un iti­ne­ra­rio don­de le ade­lan­ten los ca­mio­nes chi­nos? Es­ta ex­pe­rien­cia ya ha te­ni­do lu­gar en otra par­te de Ne­pal: des­de que se ter­mi­nó el tra­mo de Pok­ha­ra-Jom­som que si­gue el cir­cui­to del An­na­pur­na, una de las ru­tas más po­pu­la­res de ex­cur­sio­nis­mo en la re­gión (ver GEO nº 302), el nú­me­ro de tu­ris­tas ha des­cen­di­do con­si­de­ra­ble­men­te. Y mu­chos de los po­bla­do­res lo­ca­les que tra­ba­ja­ban co­mo sher­pas ya no en­cuen­tran la ma­ne­ra de sus­ten­tar a sus fa­mi­lias.

Las an­ti­guas ru­tas de las ca­ra­va­nas des­apa­re­ce­rán cuan­do ha­ya lle­ga­do a su fin la cons­truc­ción de la nue­va ca­rre­te­ra. Cam­bia­rá la vi­da en el reino de Mus­tang, pe­ro es po­si­ble que no so­lo pa­ra bien. Ya exis­te el an­te­ce­den­te del tra­mo Pok­ha­ra-Jom­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.