MUS­TANG

Te­so­ros ar­tís­ti­cos ais­la­dos en­tre mon­ta­ñas

Geo - - GEONOTICIAS - Tex­to: Flo­rian Ha­nig

Los tem­plos del reino de Mus­tang y sus mu­ra­les al fres­co, jo­yas de la cul­tu­ra bu­dis­ta ti­be­ta­na, lle­va­ban años olvidados y se­mi­de­rrui­dos en­tre las cum­bres del Hi­ma­la­ya. Has­ta que un me­ce­nas nor­te­ame­ri­cano y un res­tau­ra­dor

ita­liano les han de­vuel­to el es­plen­dor de su épo­ca do­ra­da: el si­glo XV.

L

A HIS­TO­RIA DE CÓ­MO se sal­va­ron los mu­ra­les bu­dis­tas qui­zá más be­llos del Hi­ma­la­ya co­mien­za en 1989. En una fies­ta en Los Ángeles. Mi­chael Ho­nack ce­le­bra su cum­plea­ños con ami­gos. Aca­ba de cum­plir los 50 y se sien­te ple­tó­ri­co. Se qui­ta la cha­que­ta del es­mo­quin, se aflo­ja la pa­ja­ri­ta y bai­la en el sa­lón con la mú­si­ca a to­do vo­lu­men. En ese mo­men­to, se­gún lo cuen­ta él mis­mo, “una es­pe­cie de fle­cha­zo me im­pac­tó en la fren­te –¡bang!–, co­mo una ins­pi­ra­ción di­vi­na: ten­go que re­ga­lar­le un cu­chi­llo al rey de Mus­tang”.

A fi­na­les de los años ochen­ta, el reino de Mus­tang, ubi­ca­do al nor­te de Ne­pal, to­da­vía es un te­rri­to­rio prohi­bi­do pa­ra los ex­tran­je­ros. Un mi­to. Los tu­ris­tas no pue­den en­trar en el país, que se le­van­ta de­trás del ma­ci­zo de An­na­pur­na ha­cia el Tí­bet, que si­gue ba­jo la ocu­pa­ción chi­na. So­la­men­te se con­ce­den vi­sa­dos a unos pocos cien­tí­fi­cos. Una vez que se ate­rri­za en la pe­que­ña pis­ta de Jom­som, hay que su­bir a pie pa­ra lle­gar a Lo Mant­hang, la ca­pi­tal del reino. Se tar­dan cin­co días en cru­zar el de­sier­to de gra­vi­lla ama­ri­llen­ta y par­dus­ca, ca­mi­nan­do a la som­bra de mon­ta­ñas de 6.000 y 7.000 me­tros de al­ti­tud. Los ríos que na­cen en los gla­cia­res crean pro­fun­dos ca­ño­nes. Sus va­lles re­pre­sen­tan uno de los úl­ti­mos te­rri­to­rios sin ex­plo­rar del pla­ne­ta, un es­pe­jo del mí­ti­co Shan­gri-La, en cu­yos mo­nas­te­rios se con­ser­van, su­pues­ta­men­te, to­dos los co­no­ci­mien­tos del mun­do y don­de las per­so­nas lle­gan a vi­vir cien­tos de años.

Nue­ve me­ses más tar­de, Mi­chael Ho­nack em­pren­de via­je a Ne­pal. Lle­va en su equi­pa­je una na­va­ja que ha he­cho for­jar en su ma­nu­fac­tu­ra de cu­chi­llos. Con se­me­jan­tes obras de arte que se ven­den a 3.000 dó­la­res en las tien­das, el an­ti­guo es­tu­dian­te de Teo­lo­gía ha ga­na­do una for­tu­na. En sus ga­ra­jes en Ha­wai y Ca­li­for­nia le es­pe­ran coches de las mar­cas Pors­che y Fe­rra­ri. A más de 10.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, más o me­nos al mis­mo tiem­po, Lui­gi Fie­ni, un jo­ven ita­liano, to­ma una de­ci­sión que ha­ce in­fe­li­ces a sus pa­dres: aban­do­na sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios de ae­ro­náu­ti­ca y se ins­cri­be en Ro­ma en una es­cue­la pa­ra res­tau­ra­do­res. Se ima­gi­na su fu­tu­ro con una be­lle­za ro­ma­na, ro­dea­do de bam­bi­ni (ni­ños), va­ca­cio­nes en Cer­de­ña y co­mi­da ita­lia­na. Nun­ca ha oí­do ha­blar del reino de Mus­tang.

22 AÑOS MÁS TAR­DE, en una tar­de tem­pla­da de sep­tiem­bre, Lui­gi Fie­ni se en­cuen­tra de pie al la­do de Mi­chael Ho­nack en la sa­la prin­ci­pal del tem­plo Maha­mu­ni en Lo Mant­hang. Por los tra­ga­lu­ces pol­vo­rien­tos pa­san al­gu­nos ra­yos de sol que cor­tan la os­cu­ri­dad co­mo si fue­ran bri­llan­tes cu­chi­llos. Fie­ni aprie­ta un in­te­rrup­tor y las pa­re­des em­pie­zan a co­brar vi­da: ba­jo la ilu­mi­na­ción de los fo­cos, los dra­go­nes es­cu­pen flo­res de fue­go, de­mo­nios de múl­ti­ples ca­be­zas agi­tan lan­zas y sa­bles, y en­tre ellos, flo­tan en me­dio de pa­ra­di­sia­cos jar­di­nes unas fi­gu­ras de Bod­hi­satt­va, que me­di­tan ab­sor­tas mien­tras se to­can los pul­ga­res con los anu­la­res. Son de co­lor cre­ma co­mo el ala­bas­tro y ver­des co­mo el ja­de. En­ci­ma de ellos, hay flo­res de loto con co­ro­nas y jo­yas de oro bri­llan­te. Son san­tos que han lo­gra­do con­ver­tir­se en bu­das, pe­ro que han re­nun­cia­do al nir­va­na pa­ra ofre­cer a los hu­ma­nos su sa­bi­du­ría.

Es­te es­plen­dor lle­na tres pa­re­des en­te­ras: sie­te me­tros y me­dio de al­tu­ra, 750 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie. Fren­te a la pa­red fron­tal hay otras cin­co fi­gu­ras más de Bod­hi­satt­vass en­tre los pe­sa­dos pi­la­res de ma­de­ra, es­ta vez co­mo es­ta­tuas.

Ho­nack, que con su lar­ga me­le­na pla­tea­da ba­jo un som­bre­ro Stet­son re­cuer­da al personaje de una pe­lí­cu­la de vaqueros, con­tem­pla de cer­ca los man­da­las. La sa­la se lle­na. Hom­bres con vaqueros y cha­que­tas de cue­ro y mu­je­res ves­ti­das con el chu­pa­se, tra­je cru­za­do tra­di­cio­nal de la re­gión, cru­zan el um­bral y son­ríen a Fie­ni mien­tras jun­tan y ele­van las ma­nos en su tra­di­cio­nal ges­to de sa­lu­do, na­mas­té. Des­pués, co­gen sus pa­le­tas de co­lo­res, se sien­tan con las pier­nas cru­za­das en­ci­ma de los an­da­mios de ma­de­ra de­lan­te de los Bod­hi­satt­vas y los de­mo­nios y al­zan el pin­cel. Con mi­llo­nes de pun­ti­tos di­mi­nu­tos, en una téc­ni­ca que pre­ci­sa­men­te se de­no­mi­na pun­ti­na­to de­vuel­ven a los fres­cos del si­glo XV su vi­ta­li­dad vi­bran­te.

“¡Qué ma­ra­vi­lla!”, su­su­rra Ho­nack con los ojos apre­ta­dos, a tan so­lo unos pocos mi­lí­me­tros de la pa­red. Es 1989, y aca­ba de en­tre­gar al rey su na­va­ja. Aho­ra deam­bu­la por los ca­lle­jo­nes es­tre­chos de Lo Mant­hang, por ese la­be­rin­to de pa­re­des blan­cas, so­la­men­te in­te­rrum­pi­das por unas po­cas ven­ta­nas de mar­cos ne­gros con lí­neas rojas co­mo la san­gre. En­ci­ma de los te­chos se api­la la le­ña.

Fotos: Manuel Bauer

El hom­bre en la som­bra: Mi­chael Ho­nack (al fon­do). Su amor por Mus­tang dio nue­va vi­da a los mu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.