Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

Ter­mi­nan los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres y el sal­do de atle­tas ex­pul­sa­dos por ma­las prác­ti­cas al­can­za una lar­ga lis­ta. En cual­quier dis­ci­pli­na, sin dis­tin­ción de país. Por ci­tar al­gu­nos ejem­plos, ahí es­tá el atle­ta ar­ge­lino Taou­fik Ma­klou­fi, ex­pul­sa­do por su “es­ca­so es­fuer­zo” en la prue­ba de los 800 me­tros (y read­mi­ti­do des­pués pa­ra, ya re­cu­pe­ra­do, col­gar­se la me­da­lla de oro en los 1.500 me­tros); o los ca­sos del atle­ta co­lom­biano Die­go Palomeque, la ci­clis­ta ru­sa Vic­to­ria Ba­ra­no­va, la re­me­ra bra­si­le­ña Ca­tal­do, la gim­nas­ta uz­be­ka Lui­za Ga­liu­li­na, el yu­do­ka es­ta­dou­ni­den­se Ni­cho­las Del­po­po­lo, el marchador ita­liano Alex Sch­wa­zer, el atle­ta ma­rro­quí Ami­ne Laa­lou y el al­ba­nés Hy­sen Pu­la­ku, to­dos ellos ex­pul­sa­dos de la com­pe­ti­ción por do­pa­je; o las sa­li­das del fut­bo­lis­ta sui­zo Mor­ga­ne­lla y de la es­pe­cia­lis­ta en tri­ple sal­to grie­ga Vou­la Pa­pa­chris­tou, am­bos por sus co­men­ta­rios y bro­mas ra­cis­tas; o el más sor­pren­den­te y con­tro­ver­ti­do ca­so, el de la re­me­ra ale­ma­na Nadja Dyr­ga­lla, ex­pul­sa­da de Lon­dres por man­te­ner una re­la­ción de pa­re­ja con Mi­chael Fis­cher, ex can­di­da­to ofi­cial del ul­tra­de­re­chis­ta Par­ti­do Na­cio­nal De­mó­cra­ta (NPD). ¿Era de es­pe­rar? Si vol­ve­mos la vis­ta atrás en la his­to­ria y pen­sa­mos en la an­ti­gua Olim­pia, la ver­dad es que sí. Por­que allí, tal y co­mo re­co­ge­mos en el ar­tícu­lo in­te­rior so­bre los orí­ge­nes de la com­pe­ti­ción, ni los atle­tas eran tan no­bles co­mo pen­sa­mos, ni creían en unos idea­les pu­ros, ni ac­tua­ban por ho­nes­ti­dad, ni eran ama

teurs, ni es­ta­ban al mar­gen de la po­lí­ti­ca. Y por su­pues­to, eso de que es más im­por­tan­te par­ti­ci­par que ga­nar no es más que una invención éti­ca mo­der­na que ha­bría he­cho reír a aque­llos pri­me­ros atle­tas. ¿Por qué com­pe­tían en­ton­ces? ¿Por el ho­nor de re­pre­sen­tar a sus ciu­da­des? Se­gu­ra­men­te, pe­ro no so­lo. Los de­por­tis­tas com­pe­tían por el es­ta­tus que ofre­cían sus vic­to­rias. En Ate­nas, los ga­na­do­res de los Jue­gos te­nían el de­re­cho vi­ta­li­cio de co­mer gra­tui­ta­men­te en la ca­sa es­ta­tal de los ban­que­tes, y du­ran­te la épo­ca de So­lón re­ci­bían un pre­mio por un va­lor equi­va­len­te al de un re­ba­ño de 500 ove­jas. El ga­na­dor en­tra­ba a for­mar par­te del círcu­lo VIP de la ciu­dad, y no eran pocos los que uti­li­za­ban sus vic­to­rias co­mo tram­po­lín pa­ra em­pren­der una ca­rre­ra po­lí­ti­ca. El triun­fo de­por­ti­vo ga­ran­ti­za­ba el éxi­to, el res­pe­to y la ad­mi­ra­ción so­cial. Co­mo hoy. Exis­te en la His­to­ria al me­nos un ca­so do­cu­men­ta­do de un de­por­tis­ta que re­ci­bió di­ne­ro por pre­sen­tar­se a la com­pe­ti­ción (hoy la me­da­lla de oro de un es­pa­ñol se pa­ga a 96.000 €), y va­rios de atle­tas que cam­bia­ron de “ca­mi­se­ta” pa­ra fi­char por ciu­da­des más pro­me­te­do­ras. Los so­bor­nos tam­po­co fal­ta­ban, co­mo en el ca­so del bo­xea­dor Eu­po­los de Te­sa­lia, ca­za­do tras pa­gar a tres de sus con­trin­can­tes. ¿Y aún nos ex­tra­ña­mos de los ca­sos de do­pa­je, de las ma­las prác­ti­cas (co­mo las de los cua­tro equi­pos de badminton eli­mi­na­dos por ha­cer tram­pa, o la cues­tio­na­da de­rro­ta del equi­po es­pa­ñol de ba­lon­ces­to pa­ra evi­tar su cru­ce con los ame­ri­ca­nos)? Ras­gué­mo­nos las ves­ti­du­ras cuan­to que­ra­mos, pe­ro el en­ga­ño for­ma par­te de nues­tra na­tu­ra­le­za. Y es tan vie­jo co­mo el mis­mo de­por­te.

En los orí­ge­nes de los Jue­gos, ni los atle­tas eran tan no­bles co­mo pen­sa­mos, ni creían en unos idea­les pu­ros, ni ac­tua­ban por ho­nes­ti­dad, ni eran

ame­teurs, ni es­ta­ban al mar­gen de la po­lí­ti­ca

J ul i á n D ue­ñas

Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.