Las Ho­ces del Ria­za

Los im­po­nen­tes acan­ti­la­dos ca­li­zos don­de anidan las ra­pa­ces no son el úni­co eco­sis­te­ma de es­te pa­ra­je.

Geo - - GEONOTICIAS -

Los ro­ji­zos can­ti­les que ul­ti­man de un ta­jo los in­men­sos pá­ra­mos cons­ti­tu­yen la ima­gen em­ble­má­ti­ca de las Ho­ces del Ria­za. No en vano, ade­más de su es­pec­ta­cu­la­ri­dad, son el lu­gar pre­fe­ri­do pa­ra anidar de las es­pe­cies es­tre­lla del lu­gar: los bui­tres leo­na­dos, los ali­mo­ches, el águi­la real, el hal­cón pe­re­grino, los cer­ní­ca­los y el rey de la no­che, el búho real.

Sus pa­re­des verticales, que lle­gan a te­ner has­ta 150 me­tros, ho­ra­da­das por gru­tas y te­rra­zas, re­sul­tan idó­neas pa­ra las gran­des ra­pa­ces, por­que ga­ran­ti­zan la se­gu­ri­dad de sus ni­dos y des­de ellas pue­den lan­zar­se al va­cío en bus­ca de co­rrien­tes de ai­re que les per­mi­tan pla­near. Com­par­ten los fa­ra­llo­nes con ma­mí­fe­ros co­mo la gar­du­ña o el mur­cié­la­go ra­to­ne­ro y di­ver­sas plan­tas ru­pí­co­las adap­ta­das a tan pe­cu­liar há­bi­tat, co­mo el té de ro­ca, con el que se ha­cen in­fu­sio­nes, los za­pa­ti­tos de la Vir­gen o es­pe­cies de he­le­chos, co­mo la len­gua de cier­vo.

El va­lle, ex­ca­va­do du­ran­te mi­le­nios por las aguas del río Ria­za, reúne mu­chos otros eco­sis­te­mas, co­mo los esteparios, los bos­ques de ri­be­ra, los en­ci­na­res y que­ji­ga­res y los ra­ros sa­bi­na­res.

En ellos vi­ve una fau­na –al­re­de­dor de 300 ver­te­bra­dos –y tam­bién una flo­ra de ex­cep­ción. En­tre la pri­me­ra des­ta­can es­pe­cies ame­na­za­das co­mo la nu­tria –cu­ya pre­sen­cia ates­ti­gua la ca­li­dad de las aguas del río–, la alon­dra de Du­pont y el des­mán de los Pi­ri­neos, to­das ellas ob­je­to de pla­nes es­pe­cí­fi­cos de pro­tec­ción del WWF.

Fo­to: Jor­ge Sie­rra/WWF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.