Vi­gi­lan­tes al ace­cho

Geo - - GEONOTICIAS -

Se­gui­mien­to por ra­dio­con­trol de ejem­pla­res mar­ca­dos (so­bre es­tas lí­neas). Arri­ba: ali­mo­ches y cór­vi­dos son los pri­me­ros en lle­gar a los ca­dá­ve­res, pe­ro de­ben es­pe­rar a que los bui­tres ras­guen la piel de los ani­ma­les. De­re­cha: el guar­da Je­sús Her­nan­do, Su­si, ano­ta los re­sul­ta­dos.

D es­de que el vie­jo Land Ro­ver se ha aden­tra­do por los ca­mi­nos del pá­ra­mo, de­ce­nas de pun­tos ne­gros des­cri­ben pau­sa­dos círcu­los so­bre el vehícu­lo, mo­tean­do el in­ten­so cie­lo azul de la me­se­ta del Due­ro en es­ta as­fi­xian­te tar­de de ju­lio. “Nos vie­nen si­guien­do des­de que he­mos sa­li­do de la fin­ca. Han re­co­no­ci­do el re­mol­que”, ad­vier­te Su­si. La es­ce­na me tras­la­da a los wes­terns de mi in­fan­cia. En ellos siem­pre cons­ti­tuía el peor de los au­gu­rios. Pe­ro aquí es una bue­na se­ñal. Sig­ni­fi­ca que la ma­yor co­lo­nia de bui­tres leo­na­dos de Eu­ro­pa si­gue go­zan­do de bue­na sa­lud. Y de ape­ti­to.

En el re­mol­que, Je­sús Her­nan­do Igle­sias, Su­si, guar­da del Re­fu­gio de Ra­pa­ces de Mon­te­jo de la Ve­ga de la Serrezuela (Se­go­via), trans­por­ta el cuer­po iner­te de una hem­bra de por­cino que ha fa­lle­ci­do sú­bi­ta­men­te por la ma­ña­na en una ex­plo­ta­ción ga­na­de­ra cer­ca de Fuen­tel­cés­ped, un pue­blo de la ve­ci­na co­mar­ca bur­ga­le­sa de la Ri­be­ra del Due­ro.

Al des­cu­brir el ca­dá­ver, su pro­pie­ta­rio se ha pues­to de in­me­dia­to en con­tac­to con el em­plea­do del WWF/Ade­na pa­ra que fue­ra a re­co­ger­lo. Des­pués de car­gar­lo con la ayu­da de un torno, Su­si vuel­ve al co­che ve­ri­fi­can­do la do­cu­men­ta­ción de la en­tre­ga: “Me han pues­to que pe­sa 350 ki­los, pe­ro no pe­sa más de 300”, ase­gu­ra, fián­do­se más de su ya lar­ga ex­pe­rien­cia que de los pa­pe­les ofi­cia­les.

TRAS UN RE­CO­RRI­DO DE UNA DE­CE­NA DE KI­LÓ

ME­TROS EN­TRE IN­FI­NI­TOS CAM­POS de ce­rea­les, el to­do­te­rreno atra­vie­sa los lí­mi­tes del Par­que Na­tu­ral de las Ho­ces del Río Ria­za, un con­jun­to de 6.470 hec­tá­reas de eco­sis­te­mas pro­te­gi­dos al­re­de­dor del ca­ñón ex­ca­va­do por es­te afluen­te del Due­ro en los ro­que­dos ca­li­zos del no­res­te se­go­viano. Den­tro del par­que se en­cuen­tra el Re­fu­gio de Ra­pa­ces de Mon­te­jo, uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la Ru­ta del Vino Ri­be­ra del Due­ro, fun­da­do por el cé­le­bre na­tu­ra­lis­ta Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te y del que cui­da el WWF/Ade­na des­de ha­ce más de tres dé­ca­das.

“Zo­na de re­ser­va. Prohi­bi­do el pa­so”, in­di­ca el ró­tu­lo. El úni­co vehícu­lo au­to­ri­za­do a ig­no­rar­lo en­fi­la el sen­de­ro de un cen­te­nar de me­tros has­ta que una ma­lla me­tá­li­ca se­lla­da con un can­da­do in­te­rrum­pe el via­je. Al otro la­do de la mis­ma, en la ex­pla­na­da que cu­bre un sa­lien­te que cor­ta de un ta­jo un ver­ti­gi­no­so acan­ti­la­do, nos aguar­dan ya más de un cen­te­nar de in­vi­ta­dos al ban­que­te, que ro­dean ex­pec­tan­tes el vehícu­lo ver­de oli­va y su re­mol­que gri­sá­ceo en cuan­to ac­ce­den al re­cin­to

Je­sús Her­nan­do es la úni­ca pre­sen­cia hu­ma­na que ad- mi­ten los bui­tres a me­nos de unos cien­tos de me­tros. Cuan­do las aves echan a vo­lar ines­pe­ra­da­men­te, el vi­gi­lan­te lo atri­bu­ye a que han cap­ta­do nues­tros su­su­rros, o a que “al­guien no ha he­cho ca­so del le­tre­ro y se ha acer­ca­do a la ver­ja”. Pe­ro los pla­nea­do­res em­plu­ma­dos re­gre­san en­se­gui­da. Hay ham­bre, y la ce­na es­pe­ra.

El guar­da sa­ca del re­mol­que el pe­sa­do cuer­po del por­cino y lo arras­tra so­bre la hier­ba se­ca has­ta las pro­xi­mi­da­des de un con­si­de­ra­ble mon­tón de hue­sos y pie­les, res­tos de an­te­rio­res co­mi­lo­nas. Los enor­mes pá­ja­ros, de ca­si tres me­tros de en­ver­ga­du­ra de pun­ta a pun­ta de ala, lo si­guen con la mi­ra­da, es­ti­ran­do sus cue­llos des­nu­dos. En cuan­to se apar­ta del mis­mo, la enor­me go­rri­na des­apa­re­ce en un ins­tan­te ba­jo una nu­be de pi­cos y alas, de pol­vo y plu­mas flo­tan­do en sus­pen­sión.

Más y más bui­tres em­pie­zan a ate­rri­zar, des­plo­mán­do­se des­de las al­tu­ras co­mo col­ga­dos de un pa­ra­caí­das en una ver­da­de­ra llu­via de gi­gan­tes ala­dos. En unos mi­nu­tos, el guar­da cal­cu­la que “en­tre 300 y 400” ca­rro­ñe­ros del mi­llar que vi­ven en la re­ser­va se han su­ma­do al fes­tín. La ma­yo­ría es­pe­ra pa­cien­te­men­te su turno sin in­ten­tar si­quie­ra acer­car­se a la gro­tes­ca mon­ta­ña de aves que cre­ce sin pa­rar con­for­me nue­vos co­men­sa­les tra­tan de ac­ce­der a la car­ne ca­mi­nan­do so­bre las es­pal­das de los que ya lo han con­se­gui­do.

Pe­se a lo que sue­le creer­se, el ol­fa­to del ma­yor de los ne­cró­fa­gos ala­dos es me­dio­cre. Los bui­tres de­tec­tan la co­mi­da gra­cias a la agu­de­za de su vis­ta, re­co­rrien­do con la mi­ra­da los es­pa­cios abier­tos y, en gran me­di­da, aten­dien­do al com­por­ta­mien­to de sus con­gé­ne­res y de pe­que­ños ca­rro­ñe­ros co­mo gra­ji­llas y cuer­vos, que sue­len de­tec­tar los ca­dá­ve­res an­tes que ellos y los ro­dean efí­me­ra­men­te co­mo avan­za­di­lla, pe­ro que ne­ce­si­tan que los vul­tú­ri­dos les abran el ca­mino a los te­ji­dos blan­dos.

Hoy he­mos te­ni­do suer­te y se han apun­ta­do a la fies­ta cin­co ali­mo­ches –una de las ra­pa­ces más ame­na­za­das de nues­tra pe­nín­su­la– que no osan acer­car­se a com­pe­tir con sus pa­rien­tes y es­pe­ran a que se va­yan pa­ra re­co­ger las pil­tra­fas. Sus pi­cos son mu­cho me­nos fuer­tes, y aguar­dan a que los bui­tres des­pan­zu­rren el cuer­po.

Mien­tras, se con­ten­tan con bus­car en­tre la hier­ba res­tos de la­na que usa­rán pa­ra acol­char sus ni­dos. Te­ne­mos aquí a bue­na par­te de la co­lo­nia. Su­si em­pu­ña los pris­má­ti­cos y ano­ta cui­da­do­sa­men­te los nú­me­ros de sus ani­llas, mien­tras se­ña­la en voz muy ba­ja que en la zo­na anidan so­lo “ocho o nue­ve pa­re­jas”. Su nú­me­ro ha des­cen­di­do en un 60% en 20 años. Por ello son ob­je­to de un pro­gra­ma es­pe­cial de pro­tec­ción del WWF.

Fotos: Juan Car­los del Ol­mo/Jor­ge Sie­rra/WWF, Juan Car­los Mu­ñoz El ali­mo­che es una de las ra­pa­ces más ame­na­za­das del mun­do. En las ho­ces del Ria­za vi­ve una de­ce­na de pa­re­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.