DE ECO­LO­GIS­TAS Y GA­NA­DE­ROS

Geo - - GEONOTICIAS -

La sobrecogedora es­ce­na, ade­re­za­da con los gru­ñi­dos de ame­na­za que se in­ter­cam­bian las aves, el

ca­lor so­fo­can­te, un sin­fín de mos­cas in­so­por­ta­bles y el in­ten­so olor que ema­na de la des­com­po­si­ción de las vís­ce­ras, con­ti­nua­rá has­ta que los más de 250 ki­los de car­ne del ani­mal des­apa­rez­can en los bu­ches de las ra­pa­ces y los pe­que­ños ca­rro­ñe­ros, que re­co­ge­rán lo que las pri­me­ras no se­pan apro­ve­char. De la ma­rra­na sólo que­da­rán la piel y la mon­da osa­men­ta. Pa­sa­rán a en­gro­sar la pi­la cer­ca­na, que la le­gis­la­ción obli­ga a in­ci­ne­rar en un horno en Sa­la­man­ca.

El co­me­de­ro de bui­tres ha re­sul­ta­do cla­ve pa­ra la su­per­vi­ven­cia y ex­pan­sión de la co­lo­nia de ca­rro­ñe­ros del Ria­za. Du­ran­te va­rios años, las me­di­das adop­ta­das por la ad­mi­nis­tra­ción pa­ra pre­ve­nir la ex­pan­sión del mal de las va­cas lo­cas (en­ce­fa­lo­pa­tía es­pon­gi­for­me bo­vi­na) im­pi­die­ron uti­li­zar los cuer­pos del ga­na­do va­cuno, ovino y ca­prino muer­to en la zo­na. Las ci­fras de ali­men­to ca­ye­ron en pi­ca­do. Un Real De­cre­to apro­ba­do a fi­na­les del año pa­sa­do vuel­ve a au­to­ri­zar­lo.

“Pe­ro más del 90% de lo que trae­mos son cer­dos, y és­tos nun­ca han es­ta­do prohi­bi­dos, así que ja­más he­mos de­ja­do de ali­men­tar a los bui­tres. De vez en cuan­do tam­bién nos dan ca­ba­llos, mu­las, bu­rros e in­clu­so al­gún pe­rro. Pe­ro no siem­pre hay cuer­pos. A ve­ces pa­san dos se­ma­nas sin que nos lle­gue nin­guno”, ex­pli­ca Her­nan­do.

Pa­ra los ga­na­de­ros, la co­la­bo­ra­ción con los eco­lo­gis­tas no su­po­ne más que ven­ta­jas. Una res fa­lle­ci­da te­nía que ser re­co­gi­da por un ser­vi­cio sa­ni­ta­rio que no so­la­men­te de­bían pa­gar –ha­bi­tual­men­te a tra­vés de un se­gu­ro–, sino que po­día traer­les pro­ble­mas. “Los ga­na­de­ros te­men que les trans­mi­tan en­fer­me­da­des al trans­por­tar otros ani­ma­les en el vehícu­lo, lo que sue­le ha­cer­se, pe­se a que la ley obli­ga a que des­pués de ca­da en­tre­ga el cuer­po se lle­ve a in­ci­ne­rar y el ca­mión sea lim­pia­do a fon­do”. En cam­bio, si ce­den el cuer­po pa­ra los bui­tres, el WWF/ Ade­na se ha­ce car­go del trans­por­te y sa­ben que el co­che va di­rec­ta­men­te al cer­cano co­me­de­ro, sin pa­sar a re­co­ger an­tes a otro ani­mal. No hay gas­tos ni pe­li­gro de con­ta­gios. Y se con­tri­bu­ye a pro­te­ger un ver­da­de­ro te­so­ro de la bio­di­ver­si­dad.

“El Re­fu­gio de Ra­pa­ces, y por ex­ten­sión el Par­que Na­tu­ral de las Ho­ces del río Ria­za, es nues­tro pro­yec­to más que­ri­do des­de ha­ce más de 35 años”, di­ce Juan Car­los del Ol­mo, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del WWF en Es­pa­ña.

EN LA DÉ­CA­DA DE 1970, FÉ­LIX

RO­DRÍ­GUEZ DE LA FUEN­TE, na­ti­vo de la no muy le­ja­na Po­za de la Sal (Bur­gos), re­co­rrió la zo­na pa­ra desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des de cetrería y pa­ra fil­mar va­rios epi­so­dios so­bre ra­pa­ces de El hom­bre y la Tie­rra, es­pe­cial­men­te los de­di­ca­dos al bui­tre leo­na­do. La se­rie do­cu­men­tal con­gre­gó en la épo­ca a mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res an­te la te­le­vi­sión úni­ca y des­per­tó la con­cien­cia am­bien­tal en una Es­pa­ña que da­ba la es­pal­da a la na­tu­ra­le­za.

Por aquel en­ton­ces, los ca­rro­ñe­ros, be­ne­fi­cia­dos du­ran­te si­glos por la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra del hom­bre –que les creó es­pa­cios abier­tos más fá­ci­les de pa­tru­llar y les pro­por­cio­nó mu­cho más ali­men­to del que les apor­ta­ba la na­tu­ra­le­za– se en­con­tra­ban en re­gre­sión de­bi­do a la me­ca­ni­za­ción de los cam­pos y la des­apa­ri­ción de la tras­hu­man­cia en Cas­ti­lla, del uso de ve­ne­nos con­tra las con­si­de­ra­das ali­ma­ñas y de las mo­les­tias pro­vo­ca­das por la fal­ta de pro­tec­ción de sus áreas de cría.

Ro­drí­guez de la Fuen­te, que era vi­ce­pre­si­den­te de Ade­na (fun­da­da en

1968), de­ci­dió pro­mo­ver la crea­ción de un san­tua­rio pa­ra ellos en las Ho­ces del Ria­za. En 1974, gra­cias a un con­ve­nio en­tre la en­ti­dad con­ser­va­cio­nis­ta y la Her­man­dad de Agri­cul­to­res y Ga­na­de­ros de Mon­te­jo de la Ve­ga, se prohi­bía la ca­za en la zo­na aco­ta­da co­mo re­fu­gio, inau­gu­ra­do ofi­cial­men­te el tre­ce de enero de 1975. Des­de en­ton­ces, el WWF/Ade­na ha desa­rro­lla­do so­bre 2.100 hec­tá­reas de la par­te oc­ci­den­tal de es­te va­lle flu­vial la pri­me­ra y más lar­ga ex­pe­rien­cia de ges­tión pri­va­da de un pa­ra­je pro­te­gi­do en nues­tro país. Des­de 1999, las Ho­ces del Ria­za es­tán in­clui­das en la lis­ta es­pa­ño­la de Lu­ga­res de Im­por­tan­cia Co­mu­ni­ta­ria (LIC), que, jun­to a las Zo­nas Es­pe­cia­les de Pro­tec­ción de Aves (ZEPA), que tam­bién in­te­gra, for­man la Red Eu­ro­pea Na­tu­ra 2000.

A ve­ces, los bui­tres leo­na­dos in­gie­ren tan­ta car­ne que no pue­den le­van­tar el vue­lo en va­rias ho­ras.

Fo­to: Juan Car­los Mu­ñoz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.