"En Es­pa­ña he­mos per­di­do la ca­pa­ci­dad de es­cu­char"

Con un ojo pues­to en Es­pa­ña y otro en Amé­ri­ca La­ti­na, es­te pe­rio­dis­ta de am­plia tra­yec­to­ria vi­tal y pro­fe­sio­nal reivin­di­ca la vuel­ta a la esen­cia del ofi­cio.

Geo - - GEOENTREVISTA -

Con­tar la reali­dad. Eso es lo que ha ve­ni­do ha­cien­do Al­fon­so Ar­ma­da des­de su pri­vi­le­gia­da tri­bu­na –pri­me­ro en el dia­rio El País co­mo re­por­te­ro en Ruan­da y Sa­ra­je­vo, y des­pués, du­ran­te seis años, co­mo corresponsal pa­ra el pe­rió­di­co ABC en Nue­va York–. Hoy, sin aban­do­nar el pe­rio­dis­mo ac­ti­vo en la re­dac­ción ma­dri­le­ña de es­te úl­ti­mo dia­rio, se ha em­bar­ca­do en nue­vas aven­tu­ras, co­mo la edi­ción de la re­vis­ta di­gi­tal Fron­te­raD y la obra "po­li­fó­ni­ca" Con­tar la reali­dad, un con­jun­to de en­sa­yos don­de, en co­la­bo­ra­ción con otros pro­fe­sio­na­les, re­fle­xio­na so­bre las cla­ves del pe­rio­dis­mo li­te­ra­rio ac­tual.

¿Por qué un li­bro co­mo es­te? ¿Por qué aho­ra?

–Es­te es un li­bro pe­cu­liar. El ori­gen es­tá en unos cur­sos so­bre pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo or­ga­ni­za­dos por la Uni­ver­si­dad San Jor­ge de Za­ra­go­za. Fru­to de esas po­nen­cias, de ese se­mi­na­rio, sur­gió la idea de es­te li­bro. ¿Por qué aho­ra? Ha­cer una pros­pec­ción fiel a la reali­dad siem­pre es di­fí­cil, pe­ro se pue­de de­cir que hay un cier­to boom de la cró­ni­ca. So­bre to­do en Amé­ri­ca La­ti­na. En Es­pa­ña el gran pro­ble­ma es la fal­ta de vi­sión. Aquí los di- rec­to­res, los re­dac­to­res je­fe es­tán de­ma­sia­do pe­ga­dos a una vi­sión par­ti­dis­ta de la ac­tua­li­dad. La po­lí­ti­ca lo im­preg­na to­do de una ma­ne­ra ago­ta­do­ra. Bue­na par­te de la cri­sis de la pren­sa se ex­pli­ca por esa vin­cu­la­ción po­lí­ti­ca, por la vi­sión ideo­ló­gi­ca. Los pe­rió­di­cos se han con­ver­ti­do en muy pre­vi­si­bles, muy de pa­rro­quia. Por el con­tra­rio, la cró­ni­ca te des­cu­bre mun­dos in­sos­pe­cha­dos.

¿Tan mal es­tá el ofi­cio que hay que res­ca­tar la esen­cia dra­má­ti­ca de la reali­dad?

–La reali­dad siem­pre tie­ne as­pec­tos dra­má­ti­cos. De­pen­de un po­co del ojo y de la mi­ra­da de ca­da uno. El ofi­cio es­tá mal por la par­te eco­nó­mi­ca, sin du­da, pe­ro tam­bién por el mo­de­lo in­for­ma­ti­vo, que era muy es­ta­ble y muy se­gu­ro, con la pu­bli­ci­dad bus­can­do a la pren­sa y las em­pre­sas ven­dien­do sus pro­duc­tos en los kios­cos. Aho­ra con in­ter­net es­to ha sal­ta­do, y na­die sa­be có­mo re­crear un mo­de­lo nue­vo. Pe­ro fal­ta tam­bién la mi­ra­da au­to­crí­ti­ca de con­tar las co­sas de otra ma­ne­ra. Hay que re­cu­pe­rar la esen­cia del ofi­cio: con­tar con pasión as­pec­tos cu­rio­sos de la reali­dad, y de­jar es­pa­cios pa­ra que eso flu­ya.

¿Es­ta­mos ha­cien­do en­ton­ces pe­rio­dis­mo li­te­ra­rio

o li­te­ra­tu­ra de la reali­dad?

–La di­fe­ren­cia cla­ve es­tá en qué es fic­ción y qué no es fic­ción. Hay un pac­to in­vio­la­ble en­tre el pe­rio­dis­ta y el lec­tor: que to­do lo que cuen­tas de­be ser ver­dad. No pue­des in­ven­tar na­da.

¿Es com­pa­ti­ble esa mi­ra­da en un mun­do do­mi­na­do por Fa­ce­book y Twit­ter?

–Pien­so que es com­pa­ti­ble. La reali­dad es múl­ti­ple, con mu­chas ca­ras. Twit­ter es un ins­tru­men­to mag­ní­fi­co que sir­ve pa­ra en­la­zar, pa­ra re­co­men­dar. Es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.