La red es­tá en el ce­re­bro

Re­cor­da­mos me­jor a per­so­nas con bue­nas re­la­cio­nes so­cia­les.

Geo - - GEONOTICIAS -

Tal vez el au­ge de las re­des so­cia­les en in­ter­net ten­ga que ver con el he­cho de que su es­truc­tu­ra es­tá or­ga­ni­za­da co­mo nues­tra me­mo­ria. Es­to al me­nos es lo que su­gie­re un es­tu­dio rea­li­za­do por Tho­mas Hills y Thorsten Pa­chur, de la Uni­ver­si­dad de Ba­si­lea (Sui­za). En un pri­mer mo­men­to, los dos in­ves­ti­ga­do­res que­rían sa­ber có­mo y en qué or­den nos acor­da­mos de las per­so­nas. La pro­pia pa­re­ja, por ejem­plo, ade­más de ser el nú­me­ro uno en nues­tro co­ra­zón, sue­le ser tam­bién la pri­me­ra per­so­na en la que pen­sa­mos. Des­pués si­guen los miem­bros de la fa­mi­lia, lue­go los ami­gos.

Tra­di­cio­nal­men­te se asu­mía que es­te or­den se da­ba por­que los con­tac­tos se al­ma­ce­nan me­dian­te una je­rar­quía de ca­te­go­rías so­cia­les, des­de la pa­re­ja pa­san­do por la fa­mi­lia y los ami­gos has­ta los co­no­ci­dos. Sin em­bar­go, Hills y Pa­chur se to­pa­ron du­ran­te sus análisis con otra cau­sa. Un ex­pe­ri­men­to de los psi­có­lo­gos re­ve­ló que los par­ti­ci­pan­tes se acor­da­ban prin­ci­pal­men­te de per­so­nas que sa­bían que se co­no­cían en­tre sí, es de­cir, de per­so­nas que for­man re­des so­cia­les. Al con­tra­rio, re­sul­ta más di­fí­cil acor­dar­se de las per­so­nas re­la­ti­va­men­te ais­la­das (por ejem­plo, un ami­go o co­no­ci­do al que los de­más in­te­gran­tes del en­torno no co­no­cen), no im­por­ta el ran­go que ten­ga en la je­rar­quía familiar. Es de­cir, pa­re­ce que el ce­re­bro in­te­gra a las per­so­nas es­pon­tá­nea­men­te en un te­ji­do de con­tac­tos so­cia­les, con­si­de­ran­do que aque­llos que tie­nen mu­chos con­tac­tos son es­pe­cial­men­te dig­nos de ser re­cor­da­dos.

Por cier­to, el psi­có­lo­go inglés Ro­bin Dun­bar pien­sa que es un “mi­to” mo­derno creer que el nú­me­ro de ami­gos cre­ce gra­cias a las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen las re­des so­cia­les en in­ter­net: si uno de­fi­ne co­mo “ami­gos” a aque­llas per­so­nas dis­pues­tas a ayu­dar­le en un apu­ro, su nú­me­ro es más o me­nos el mis­mo on­li­ne que of­fli­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.