El más ama­ble es el que so­bre­vi­ve

¿Son los bo­no­bos afri­ca­nos un ejem­plo de evo­lu­ción ani­mal amis­to­sa?

Geo - - GEONOTICIAS -

En el ca­so del pe­rro es­tá cla­ro: ba­jo la tu­te­la del ser hu­mano, el lo­bo fue do­mes­ti­ca­do, sus des­cen­dien­tes per­die­ron gran par­te de su agre­si­vi­dad ori­gi­nal y se vol­vie­ron man­sos. Pe­ro aho­ra los in­ves­ti­ga­do­res se pre­gun­tan si se­me­jan­te ten­den­cia ha­cia la pér­di­da de la agre­si­vi­dad po­dría ser una es­tra­te­gia de la evo­lu­ción na­tu­ral. Es lo que se ha lla­ma­do sur­vi­val of the ni­cest, su­per­vi­ven­cia del más ama­ble. El pro­ce­so, al con­tra­rio que ocu­rrió en el ca­so de los pe­rros, se­ría una es­pe­cie de “au­to­do­mes­ti­ca­ción” en lu­gar de la do­mes­ti­ca­ción por otro.

Los bo­no­bos (tam­bién co­no­ci­dos co­mo chim­pan­cés pig­meos) po­drían ser un ejem­plo de es­ta hi­pó­te­sis. Com­pa­ra­dos con sus pa­rien­tes, los chim­pan­cés, mu­cho más agre­si­vos, es­tos an­tro­poi­des son ex­tre­ma­da­men­te pa­cí­fi­cos. Los ma­chos de bo­no­bo ca­si nun­ca lu­chan por el po­der y pi­den a las hem­bras per­mi­so an­tes de te­ner se­xo con mu­cha fre­cuen­cia. Pe­ro, ¿por qué ha to­ma­do un rum­bo tan dis­tin­to el desa­rro­llo de es­tos pri­ma­tes? Brian Ha­re, de la Uni­ver­si­dad de Du­ke (Ca­ro­li­na del Nor­te, EE UU), sos­pe­cha que un pe­rio­do de se­quía ocu­rri­do ha­ce 2,5 mi­llo­nes de años ex­pul­só a los go­ri­las del te­rri­to­rio de los an­ces­tros de los bo­no­bos, con quie­nes com­pe­tían por los ali­men­tos. Sin una ver­da­de­ra pre­sión por par­te de un com­pe­ti­dor, el com­por­ta­mien­to vio­len­to te­nía un cos­te de­ma­sia­do al­to. En esas con­di­cio­nes, la se­lec­ción na­tu­ral, en lu­gar de be­ne­fi­ciar a las es­pe­cies com­ba­ti­vas, fa­vo­re­cía a las pa­cí­fi­cas. Pe­ro la teo­ría va aún más le­jos: Ha­re in­clu­so sos­pe­cha que al­gu­nas es­pe­cies de ani­ma­les sal­va­jes em­pie­zan a desa­rro­llar por sí so­las un la­do más pa­cí­fi­co cuan­do vi­ven cer­ca del hom­bre, au­men­tan­do así sus po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.