UN CA­LOR SUB­TRO­PI­CAL ES­CAL­DA EL PAÍS.

Geo - - GEONOTICIAS -

Re­so­plo. Jo­chen sil­ba a pe­sar de car­gar –vo­lun­ta­ria­men­te– con mi pe­sa­do equi­pa­je. Re­zo pa­ra que so­ple una bri­sa fres­ca. Si es po­si­ble, a nues­tro fa­vor.

Po­co des­pués de sa­lir de Guilín, de­ja­mos atrás las pri­sas de la ciu­dad de 600.000 ha­bi­tan­tes. Ma­ri­po­sas con pun­ti­tos de azul co­bal­to, del ta­ma­ño de mur­cié­la­gos, vuelan al­re­de­dor de nues­tras ca­be­zas, las ci­ga­rras dan con­cier­tos es­tri­den­tes; Jo­chen ayu­da a una oru­ga gor­da de co­lor ver­de neón a cru­zar la ca­lle sa­na y sal­va. Es­ta­mos en tie­rras de cam­pe­si­nos: te­rre­nos sem­bra­dos de loto, maíz y chi­li, plan­ta­cio­nes de man­da­ri­nas, los pri­me­ros arro­za­les. En me­dio, las al­deas se es­par­cen de mo­do ar­bi­tra­rio. Las ca­rre­te­ras pa­re­cen pis­tas de des­pe­gue ha­cia una nue­va era, por lo li­sas y an­chas que son y los pocos ba­ches que tie­nen.

Guang­xi, con la mis­ma su­per­fi­cie que Gran Bre­ta­ña, fue du­ran­te mu­cho tiem­po el pa­tio tra­se­ro de Chi­na. Aho­ra va vien­to en po­pa: el Go­bierno cen­tral es­tá in­vir­tien­do aquí al­re­de­dor de 1,5 bi­llo­nes de yuan –unos 175.000 mi­llo­nes de eu­ros–. Quie­ren cons­truir nue­vas lí­neas de fe­rro­ca­rril, ae­ro­puer­tos, puer­tos ma­rí­ti­mos, sis­te­mas de ca­na­li­za­ción y re­des eléc­tri­cas pa­ra los 49 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. El 40% de su po­bla­ción per­te­ne­ce a et­nias mi­no­ri­ta­rias, co­mo los zhuang, los yao o los dong. Con vis­tas a tan glo­rio­so fu­tu­ro se han alla­na­do apar­ca­mien­tos gi­gan­tes en al­gu­nos pue­blos. Fal­tan los coches. En su lu­gar se ven agri­cul­to­res en­ju­tos que con una pala dis­tri-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.