EM­PIE­ZO A TE­MER

Geo - - GEONOTICIAS -

lo que nos es­pe­ra cuan­do que­re­mos gi­rar a la iz­quier­da por pri­me­ra vez: nos en­con­tra­mos, en un cru­ce de va­rios ca­rri­les, tres oc­ci­den­ta­les en bi­ci­cle­ta –mi no­vio Jo­chen, nues­tro guía An­dreas y yo–, ro­dea­dos por un ejér­ci­to de chi­nos mo­to­ri­za­dos. Co­mo si se hu­bie­ran pues­to de acuer­do, to­dos se lan­zan al cru­ce a la vez, y no­so­tros en me­dio, se­mi­arras­tra­dos, se­mi­em­pu­ja­dos, es­tor­ban­do a to­dos. So­lo hay una for­ma de so­bre­vi­vir cuan­do se do­bla a la iz­quier­da: di­ri­gir­se ha­cia el trá­fi­co que vie­ne de fren­te, ma­ne­jar el ma­ni­llar con sol­tu­ra, no re­du­cir la ve­lo­ci­dad, ni si­quie­ra aun­que ha­ya per­so­nas en el pa­so de ce­bra, y ade­lan­tar a quien se pue­da aun­que no ha­ya es­pa­cio pa­ra ha­cer­lo ni se ten­ga prio­ri­dad. Ig­no­rar las pal­pi­ta­cio­nes del co­ra­zón y la se­ñal de la ca­lle de sen­ti­do úni­co. He­cho. En Chi­na, no hay otro mo­do de avan­zar.

Du­ran­te dos se­ma­nas va­mos a ha­cer una ru­ta en bi­ci por el cam­po: 660 ki­ló­me­tros por la Re­gión Au­tó­no­ma Guang­xi, al sur del país. Des­de la ciu­dad de Guilín pe­da­lea­re­mos pri­me­ro ha­cia el oes­te, cru­za­re­mos las mon­ta­ñas an­tes de lle­gar a San­jiang, los va­lles de los ríos Rong y Xia­nu y vol­ve­re­mos por las ori­llas del Li: le­jos de las ciu­da­des de más de un mi­llón de ha­bi­tan­tes, a nues­tro rit­mo, en bi­ci­cle­ta.

La lec­ción más im­por­tan­te de to­do el via­je en bi­ci ya la he­mos apren­di­do el pri­mer día: los chi­nos no fre­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.