POR EL EQUI­VA­LEN­TE A CUA­TRO EU­ROS

Geo - - GEONOTICIAS -

YANGS­HUO, km 545-575

por do­quier. Se al­qui­lan en Yangs­huo, imán de tu­ris­tas en el río Li: un ne­go­cio ase­gu­ra­do. En me­dio de nu­me­ro­sos chi­nos que ape­nas con­si­guen man­te­ner el equi­li­brio so­bre las dos rue­das

me com­pro un im­permea­ble de plás­ti­co co­lor fus­cia, que cu­bre el ma­ni­llar. “Pa­re­ces una tien­da de cam­pa­ña so­bre dos rue­das”, co­men­ta Jo­chen. Me da igual lla­mar la aten­ción por­que va­ya­mos don­de va­ya­mos sus­ci­ta­mos una cu­rio­si­dad ama­ble. Las ma­dres co­gen en bra­zos a sus ni­ños pa­ra que nos vean me­jor cuan­do pa­sa­mos, los an­cia­nos de­jan de co­mer su so­pa de fi­deos, los ado­les­cen­tes po­san a mi la­do pa­ra ha­cer­se fotos con sus mó­vi­les. So­lo me in­quie­ta que nos ade­lan­ten mo­to­ci­clis­tas a to­da ve­lo­ci­dad y se gi­ren pa­ra mi­rar­nos unos se­gun­dos sin de­jar de ace­le­rar.

Pa­ra­mos en Si­ding, en el me­són de la fa­mi­lia de la se­ño­ra Lü. Su co­ci­na pa­re­ce la an­te­sa­la del in­fierno: pa­re­des negras de tiz­ne, ven­ta­nas su­cias, fue­go de le­ña chis­pean­te ba­jo un wok y car­ne cru­da en pla­tos. La se­ño­ra Lü y su ma­ri­do co­ci­nan pa­ra no­so­tros, los ci­clis­tas em­pa­pa­dos. Ella ba­te hue­vo con ver­du­ras. La co­mi­da del in­fierno tie­ne un sa­bor ce­les­tial.

La se­ño­ra Lü, su es­po­so y su hi­ja ado­les­cen­te tie­nen fa­ma de lo­cos. Lo­cos por las bi­ci­cle­tas. ¿Qué vais a ha­cer con es­tos ar­ti­lu­gios tan ca­ros?, ex­cla­ma­ron sus ami­gos cuan­do les en­se­ña­ron sus nue­vos mo­de­los de trek­king. Nos en­can­ta mo­ver­nos, di­ce la se­ño­ra Lü, y nues­tra na­tu­ra­le­za es una ma­ra­vi­lla. Su ma­ri­do se ríe: yo tar­do dos ho­ras y me­dia en el tra­yec­to que vo­so­tros ha­béis he­cho en cua­tro.

Cuan­do nos va­mos, la se­ño­ra Lü co­ge la bi­ci y el cas­co y nos acom­pa­ña ba­jo la llu­via has­ta la ci­ma de la si­guien­te mon­ta­ña. No tie­ne la res­pi­ra­ción ace­le­ra­da cuan­do se da la vuel­ta y ba­ja la cues­ta a to­da pas­ti­lla, ra­dian­te y em­pa­pa­da, de re­gre­so a ca­sa. pe­da­lea­mos en di­rec­ción al pi­co de la Lu­na. Ya no so­mos los bi­chos más ra­ros de la ca­rre­te­ra.

“La be­lle­za de las mon­ta­ñas de Guilín su­pera la de to­dos los te­so­ros del mun­do. So­lo los mon­tes de Yangs­huo son más her­mo­sos”, di­cen los chi­nos. Lo más im­pre­sio­nan­te es la vis­ta des­de el pi­co de la Lu­na, con su agu­je­ro se­mi­cir­cu­lar en el me­dio. A las pier­nas de los ci­clis­tas no les gus­ta su­bir es­ca­le­ras y me­nos áun más de 800 es­ca­lo­nes por una sel­va de bam­bú y he­le­chos. Cuan­do lle­ga­mos ja­dean­do arri­ba, la vis­ta nos qui­ta el po­co alien­to que nos que­da­ba. Te­ne­mos la sen­sa­ción de mi­rar des­de la pun­ta de un faro a las olas pe­tri­fi­ca­das de un mar prehis­tó­ri­co que se des­va­ne­cen a lo le­jos en to­dos los ma­ti­ces de ver­de ima­gi­na­bles. In­clu­so el aje­treo aba­jo, en Yangs­huo, no res­ta ma­gia a es­tas mon­ta­ñas: los au­lli­dos de los can­tan­tes de ka­rao­ke de­lan­te de los res­tau­ran­tes, los des­te­llos de los ju­gue­tes fos­fo­res­cen­tes de los ven­de­do­res am­bu­lan­tes, la pes­te del to­fu que sube de los pues­tos de co­mi­da: to­do res­ba­la en los su­bli­mes mon­tes de Yangs­huo co­mo la llu­via so­bre mi pon­cho de plás­ti­co. DE YANGS­HUO A GUILÍN, km 575-660

Que­re­mos aho­rrar­nos un tra­mo de la pe­núl­ti­ma eta­pa mon­ta­ño­sa y su­bir el río Li a contracorriente, en un bar­co con di­rec­ción a Cao­ping. “Es­tá prohi­bi­do”, nos di­ce una mu­jer en el puer­to, el río so­lo se pue­de sur­car co­rrien­te aba­jo, sino el ba­te­le­ro pier­de su li­cen­cia. Pe­ro ella co­no­ce a al­guien... Al fi­nal, to­do es cues­tión de di­ne­ro: 600 yua­nes (unos 70 eu­ros). No po­de­mos em­bar­car en el puer­to; ca­mi­na­mos por sen­de­ros de are­na has­ta lle­gar al Li, don­de car­ga­mos nues­tras bi­ci­cle­tas en dos bar­cos es­tre­chos. Se lla­man “bal­sas de bam­bú”, pe­ro nues­tro ba­te­le­ro ha ata­do ocho tu­bos blan­cos de plás­ti­co pa­ra ha­cer su bar­ca. ¿Quién ne­ce­si­ta bam­bú si el plás­ti­co du­ra diez ve­ces más?

El agua pa­re­ce té ne­gro y tie­ne tan po­ca pro­fun­di­dad que po­dría­mos ir a pie. Han ce­rra­do do­ce­nas de fá­bri­cas a ori­llas del río. Los bú­fa­los de agua, con las bo­cas lle­nas de hier­bas cho­rrean­tes, le­van­tan sus pe­sa­das ca­be­zas a nues­tro pa­so. En las ori­llas, va­rias pa­re­jas de re­cién ca­sa­dos po­san pa­ra los fo­tó­gra­fos. Ha de­ja­do de llo­ver, el sol car­ga el ai­re de ca­lor. Nues­tro ca­pi­tán se­ña­la los mon­tes con tan­to or­gu­llo co­mo si él los hu­bie­ra cons­trui­do. Sí, asen­ti­mos con la ca­be­za, y ab­sor­be­mos las úl­ti­mas imá­ge­nes de nues­tro tra­yec­to por el río. Más be­llas que to­dos los te­so­ros del mun­do.

Al día si­guien­te de­vol­ve­mos las bi­ci­cle­tas en Guilín. Con me­lan­co­lía. En la re­cep­ción del ho­tel me pre­gun­ta una jo­ven chi­na: “¿Ha he­cho un tra­yec­to tan lar­go en bi­ci­cle­ta? ” Sos­pe­cho que se va a reír de mí, co­mo tan­ta gen­te en es­te via­je. Pe­ro ex­cla­ma: “¡Qué ma­ra­vi­lla! Me en­can­ta­ría ha­cer­lo a mí al­gún día”.

GPer­fil de al­tu­ra (jun­to a es­tas lí­neas). Hay que

su­pe­rar un má­xi­mo de 1.300 me­tros de des­ni­vel ca­da día: to­do

un desafío. A la de­re­cha: char­la amis­to­sa en una cu­ne­ta. Las pre­gun­tas más fre­cuen­tes sue­len

ser: “¿De dón­de sois? ¿Por qué vais en bi­ci­cle­ta y no

en co­che?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.