CUAN­DO HA­CE UNOS 460

Geo - - GEONOTICIAS -

Egran­de de la Tie­rra no es ni un ror­cual azul de 30 me­tros de lon­gi­tud y 200 to­ne­la­das de pe­so, ni una se­cuo­ya gi­gan­te de cien me­tros de al­tu­ra, sino un hon­go que se ex­tien­de ba­jo tie­rra por una su­per­fi­cie de 965 hec­tá­reas. Se­gún es­ti­ma­cio­nes, la gi­gan­tes­ca cria­tu­ra pe­sa cer­ca de 600 to­ne­la­das: se tra­ta de un hon­go co­mes­ti­ble co­mún­men­te lla­ma­do se­ta de la miel ( Ar­mi­lla­ria so­li­di­pes), que pro­li­fe­ra en el sub­sue­lo del es­ta­do nor­te­ame­ri­cano de Ore­gón, un ser vi­vo muy lon­ge­vo con qui­zá más de 2.000 años de exis­ten­cia.

Que se tra­ta de un úni­co or­ga­nis­mo ha si­do con­fir­ma­do por análisis bio­ló­gi­cos: to­das las prue­bas rea­li­za­das con mues­tras del “gi­gan­te” en dis­tin­tas par­tes del te­rri­to­rio han con­clui­do que son ge­né­ti­ca­men­te idén­ti­cas y per­te­ne­cen, por tan­to, al mis­mo in­di­vi­duo.

El desa­rro­llo de un ser vi­vo de se­me­jan­tes di­men­sio­nes –ade­más, ba­jo el sue­lo– no en­ca­ja con la ima­gen ge­ne­ra­li­za­da so­bre los hon­gos. Mu­chos creen que es­tos or­ga­nis­mos per­te­ne­cen al reino ve­ge­tal y que el cuer­po fun­go­so co­mes­ti­ble que emer­ge del sub­sue­lo cons­ti­tu­ye la au­tén­ti­ca cria­tu­ra. Am­bas ideas son erró­neas. No son ni plan­tas ni ani­ma­les: per­te­ne­cen a un reino pro­pio de or­ga­nis­mos.

Des­de el pun­to de vis­ta de la evo­lu­ción, el árbol fi­lo­ge­né­ti­co de los hon­gos se ha desa­rro­lla­do de for­ma au­tó­no­ma, di­ver­si­fi­cán­do­se a par­tir de una lí­nea pro­pia que se se­pa­ró del res­to de los se­res vi­vos ha­ce más de mil mi­llo­nes de años; des­de en­ton­ces se ha ido trans­for­man­do de for­ma in­de­pen­dien­te, dan­do lu­gar a for­mas de vi­da muy di­ver­sas.

Los ór­ga­nos que cre­cen so­bre la su­per­fi­cie de la Tie­rra son so­lo una par­te mí­ni­ma de la cria­tu­ra: no son más que las es­truc­tu­ras que desa­rro­lla el hon­go con el fin de mul­ti­pli­car­se, es de­cir, su fun­ción es equi­pa­ra­ble a la de las in­flo­res­cen­cias de las plan­tas. El res­to de la enor­me cria­tu­ra se en­cuen­tra ba­jo el sue­lo.

Qui­zá por es­ta exis­ten­cia ocul­ta, el hom­bre co­mún des­co­no­ce el mun­do de los hon­gos. Mu­cha gen­te su­po­ne que si no hu­bie­ra se­tas en el cam­po, sim­ple­men­te ten­drían que re­nun­ciar a un man­jar cu­li­na­rio ex­qui­si­to. Pe­ro la ver­dad es que es­ta idea es una gra­ve equi­vo­ca­ción. Sin hon­gos la hu­ma­ni­dad no ha­bría con­se­gui­do fa­bri­car cer­ve­za a la ma­ne­ra tra­di­cio­nal, ni pro­du­cir vino. No co­no­ce­ría la ac­ción cu­ra­ti­va de los an­ti­bió­ti­cos ni el efec­to em­bria­ga­dor de al­gu­nas sus­tan­cias.

El pa­pel de los hon­gos va mu­cho más allá: es­tas cria­tu­ras han es­cri­to al­gu­nos ca­pí­tu­los de­ter­mi­nan­tes de la his­to­ria de la evo­lu­ción, pues han con­tri­bui­do de for­ma de­ci­si­va a la pro­pa­ga­ción de las plan­tas por los con­ti­nen­tes. Sin ellos, no ha­bría bos­ques co­mo hoy los co­no­ce­mos y el hom­bre no po­bla­ría la Tie­rra.

son se­res in­mó­vi­les sin ojos, oí­dos ni ór­ga­nos que re­cuer­den la fi­so­no­mía ani­mal, fue­ron cla­si­fi­ca­dos co­mo plan­tas. Pe­ro ca­re­cen de al­go ca­rac­te­rís­ti­co de los ve­ge­ta­les: la clo­ro­fi­la, una bio­mo­lé­cu­la esen­cial pa­ra la fo­to­sín­te­sis, que per­mi­te ab­sor­ber la energía de la luz so­lar pa­ra su me­ta­bo­lis­mo y pa­ra los pro­ce­sos quí­mi­cos que in­ter­vie­nen en su su­per­vi­ven­cia, cre­ci­mien­to y re­pro­duc­ción. Los hon­gos no pue­den rea­li­zar es­te pro­ce­so, sino que, al igual que los ani­ma­les, tie­nen que in­cor­po­rar sus­tan­cias or­gá­ni­cas ener­gé­ti­cas, es de­cir, ali­men­tos.

Cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res del si­glo XVII ob­ser­va­ron por pri­me­ra vez a tra­vés del mi­cros­co­pio te­ji­dos de hon­gos y de plan­tas de ho­ja ver­de cor­ta­dos en fi­nas lá­mi­nas, re­co­no­cie­ron al­gu­nas di­fe­ren­cias en la cons­ti­tu­ción ce­lu­lar y las mi­cro­es­truc­tu­ras par­ti­cu­la­res de unos y otras. Las plan­tas po­seen pa­re­des ce­lu­la­res que con­tie­nen ce­lu­lo­sa, a di­fe­ren­cia de las de los hon­gos, que se com­po­nen de qui­ti­na, la sus­tan­cia prin­ci­pal del es­que­le­to ex­terno de ar­tró­po­dos, co­mo los arác­ni­dos, los crus­tá­ceos y los in­sec­tos. Es­te des­cu­bri­mien­to cau­só gran des­con­cier­to, por lo que el año 1969 los bió­lo­gos de­ci­die­ron re­vi­sar la cla­si­fi­ca­ción ta­xo­nó­mi­ca y re­co­no­cer a los hon­gos su per­te­nen­cia a un reino pro­pio, equi­pa­ra­ble al reino ani­mal y al ve­ge­tal. Con los mé­to­dos mo­der­nos de la ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar se de­mos­tró des­pués que ¡los hon­gos es­tán más cer­ca del reino ani­mal que del ve­ge­tal! La di­fe­ren­cia re­si­de en que sus cé­lu­las son rí­gi­das por­que sus pa­re­des ce­lu­la­res con­tie­nen sus­tan­cias en­du­re­ci­das, mien­tras las cé­lu­las de los te­ji­dos mus­cu­la­res del ani­mal son ca­si siem­pre elás­ti­cas.

Los pri­me­ros hon­gos fue­ron or­ga­nis­mos uni­ce­lu­la­res que en un mo­men­to da­do co­men­za­ron a en­sar­tar una lar­ga se­rie de cé­lu­las, crean­do es­truc­tu­ras fi­li­for­mes ex­ten­sas. Así sur­gie­ron los hon­gos plu­ri­ce­lu­la­res.

Mien­tras los ani­ma­les se con­vir­tie­ron, so­bre to­do, en “má­qui­nas de­vo­ra­do­ras”, que se ali­men­tan tan­to de ve­ge­ta­les co­mo de otros ani­ma­les, mu­chos hon­gos, pa­ra ob­te­ner su energía vi­tal, ocu­pa­ron los ni­chos eco­ló­gi­cos del re­ci­cla­je de la ma­te­ria or­gá­ni­ca y la des­com­po­si­ción de res­tos y desechos. Al­gu­nos se con­vir­tie­ron en pa­rá­si­tos y mu­chos crea­ron re­la­cio­nes sim­bió­ti­cas: se aso­cia­ron con otros or­ga­nis­mos pa­ra be­ne­fi­cio mu­tuo.

Su mo­men­to es­te­lar lle­gó cuan­do los se­res vi­vos con­quis­ta­ron el me­dio te­rres­tre. Has­ta en­ton­ces, la exis­ten­cia de los hon­gos ha­bía es­ta­do li­ga­da al agua; aún hoy al­gu­nas es­pe­cies fún­gi­cas so­lo sub­sis­ten en ella. Pe­ro es pro­ba­ble que en­tre los pio­ne­ros co­lo­ni­za­do­res de tie­rra fir­me hu­bie­ra hon­gos, que ocu­pa­ron mu­cho an­tes que la flo­ra las zo­nas emer­gi­das del li­to­ral, en­ton­ces aún es­ca­sas.

mi­llo­nes de años las pri­me­ras plan­tas (al­gas ver­des, en con­cre­to) se lan­za­ron a ex­ten­der sus raí­ces tie­rra aden­tro, es pro­ba­ble que al prin­ci­pio so­lo tu­vie­ran éxi­to me­dian­te una re­la­ción de sim­bio­sis con los hon­gos. De esa aso­cia­ción se ori­gi­nó la ma­yor par­te de los lí­que­nes, es de­cir, és­tos sur­gie­ron de los hon­gos que hos­pe­da­ron a las di­mi­nu­tas al­gas y se fu­sio­na­ron con ellas. Las al­gas ver­des ob­te­nían la energía a tra­vés de la fo­to­sín­te­sis. Los hon­gos di­suel­ven par­te de los pro­duc­tos mi­ne­ra­les de la ma­te­ria so­bre la que se fi­jan y pro­por­cio­nan así sus­tan­cias nu­tri­ti­vas de im­por­tan­cia vi­tal pa­ra los or­ga­nis­mos. En

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.