HOY SE CO­NO­CEN CER­CA DE

Geo - - GEONOTICIAS -

es­ta “aven­tu­ra con­jun­ta”, los hon­gos cons­ti­tu­yen la ma­yor par­te de la ma­sa cor­po­ral y mo­de­lan la for­ma y la es­truc­tu­ra de los lí­que­nes. Con­ti­núa sien­do una in­cóg­ni­ta si es­te mo­de­lo de coope­ra­ción se pu­so en prác­ti­ca cuan­do am­bos or­ga­nis­mos vi­vían aún en el agua o du­ran­te la ten­ta­ti­va por con­quis­tar las zo­nas se­cas.

Las pri­me­ras plan­tas te­rres­tres que se desa­rro­lla­ron a par­tir de al­gas ver­des pre­sen­tan es­truc­tu­ras muy sim­ples, sin va­sos con­duc­to­res ni la for­ma fi­la­men­to­sa del mus­go: ca­re­cen de raí­ces, tron­co y au­tén­ti­cas ho­jas. De ellas sur­gie­ron fi­nal­men­te las pri­me­ras plan­tas vas­cu­la­res o tra­queó­fi­tas, de las que evo­lu­cio­nó to­do aque­llo que eti­que­ta­mos hoy con el tér­mino “plan­ta”: de flo­res a ár­bo­les.

La coope­ra­ción con los hon­gos se ha man­te­ni­do, pe­ro en las plan­tas su­pe­rio­res ha que­da­do res­trin­gi­da a las raí­ces. En es­ta par­te del ve­ge­tal los di­mi­nu­tos re­tícu­los fún­gi­cos pe­ne­tran y pue­blan in­clu­so el in­te­rior de las cé­lu­las de las plan­tas, en­re­dan sus fi­la­men­tos (mi­ce­lios) en sus pa­re­des ce­lu­la­res y los ex­tien­den por el sue­lo que cir­cun­da a la plan­ta.

Así las raí­ces dis­po­nen de una su­per­fi­cie ma­yor pa­ra ab­sor­ber sa­les ali­men­ti­cias y agua; el abas­te­ci­mien­to nu­tri­cio­nal de la plan­ta se op­ti­mi­za. Se cons­ti­tu­ye así la lla­ma­da “mi­co­rri­za”, que se de­fi­ne co­mo la sim­bio­sis, de ti­po mu­tua­lis­ta, en­tre un hon­go y las raí­ces de una plan­ta, una de las re­la­cio­nes sim­bió­ti­cas más fruc­tuo­sas y tras­cen­den­ta­les en la his­to­ria de la Tie­rra. Es­ta ac­ti­vi­dad coo­pe­ra­ti­va tam­bién la adop­tan las plan­tas es­per­ma­to­fi­tas, que sur­gie­ron cer­ca de 115 mi­llo­nes de años más tar­de, y la man­tie­nen has­ta nues­tros días: más del 85% de las plan­tas te­rres­tres ac­tua­les desa­rro­llan mi­co­rri­zas. La ma­yor par­te de las plan­tas su­pe­rio­res con­vi­ven con un hon­go en un ré­gi­men de in­te­rac­ción bio­ló­gi­ca mu­tua­lis­ta. Tras co­lo­ni­zar la tie­rra, fue ca­da vez más fre­cuen­te que tro­zos ne­cro­sa­dos de plan­tas que­da­ran aban­do­na­dos en el sue­lo; de es­te mo­do se amon­to­na­ba una can­ti­dad cre­cien­te de ma­te­ria or­gá­ni­ca, lo que au­men­tó las po­si­bi­li­da­des de los hon­gos de en­con­trar sus­tan­cias ali­men­ti­cias fue­ra de la re­la­ción sim­bió­ti­ca y así cons­ti­tuir­se en or­ga­nis­mos au­tó­no­mos.

Los bió­lo­gos dis­tin­guen cin­co ti­po­lo­gías en el reino de los hon­gos:

- cen mu­chos de los hon­gos co­mes­ti­bles. Sue­len es­tar for­ma­dos por un cuer­po fruc­tí­fe­ro, el ca­rac­te­rís­ti­co som­bre­ro o pí­leo. Mu­chos de­gra­dan la ma­de­ra y otros ma­te­ria­les ve­ge­ta­les. Hay unas 30.000 es­pe­cies iden­ti­fi­ca­das. tru­fas, hon­gos cu­pu­li­for­mes, mor­che­llas y al­gu­nos ti­pos de moho, has­ta la le­va­du­ra de la cer­ve­za uni­ce­lu­lar. Pros­pe­ran en el mar, el agua dulce y la tie­rra (mu­chos en sim­bio­sis con lí­que­nes) y son el gru­po con más mul­ti­pli­ci­dad de for­mas: unas 65.000 es­pe­cies. aso­cia­dos en for­ma de sim­bio­sis con mu­chas plan­tas. Hay cer­ca de 220 es­pe­cies.

- pre­sen­tan­te es el res­pon­sa­ble de que el pan, los me­lo­co­to­nes, las fre­sas y las patatas críen moho. Hay unas 1.000 es­pe­cies.

chy­tri­diamy­co­ta), or­ga­nis­mos uni­ce­lu­la­res o fi­la­men­to­sos que pro­du­cen cé­lu­las fla­ge­la­das y cuer­pos fruc­tí­fe­ros en par­te glo­bu­la­res. Son el gru­po más pri­mi­ti­vo y se se­pa­ra­ron del res­to del árbol evo­lu­ti­vo muy pron­to. Hay unas 1.000 es­pe­cies.

100.000 es­pe­cies de hon­gos, pe­ro los ex­per­tos cal­cu­lan que exis­ten en­tre 1,5 y 3,5 mi­llo­nes de es­pe­cies sin cla­si­fi­car (has­ta la fe­cha se han des­cri­to 260.000 es­pe­cies de plan­tas vas­cu­la­res o tra­queó­fi­tas). La gran bio­di­ver­si­dad de hon­gos y su ex­tra­or­di­na­ria re­sis­ten­cia se fun­da­men­ta en la cons­ti­tu­ción de su or­ga­nis­mo. En con­tras­te con la com­ple­ji­dad de los ór­ga­nos ani­ma­les o de la es­truc­tu­ra de las plan­tas su­pe­rio­res, el sis­te­ma or­gá­ni­co de los hon­gos re­sul­ta bas­tan­te sim­ple.

Los hon­gos pue­den pre­sen­tar­se co­mo or­ga­nis­mos uni­ce­lu­la­res, co­mo la le­va­du­ra, pe­ro por re­gla ge­ne­ral crean una ma­ra­ña en­tre­te­ji­da de fi­la­men­tos de cé­lu­las (hi­fas). Es­te en­tra­ma­do cons­ti­tu­ye el cuer­po com- pleto de la cria­tu­ra. Es­ta ma­lla, que se pro­pa­ga rá­pi­da­men­te por el sue­lo, for­ma una am­plia su­per­fi­cie de con­tac­to con el en­torno, a tra­vés de la cual el hon­go ab­sor­be mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas ener­gé­ti­cas, mi­ne­ra­les y agua.

Un da­do de tie­rra de cua­tro por cua­tro cen­tí­me­tros de la­do pue­de con­te­ner fi­la­men­tos de hon­gos en­ma­ra­ña­dos de dos ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, lo que equi­val­dría a cu­brir una su­per­fi­cie de 600 cen­tí­me­tros cua­dra­dos, es de­cir, una ho­ja DIN-A4.

a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa: un hon­go pue­de for­mar has­ta mil me­tros de fi­la­men­tos al día y así su­plir su in­mo­vi­li­dad. Las hi­fas avan­zan rá­pi­da­men­te pa­ra ocu­par nue­vos es­pa­cios vi­ta­les. El po­der del cre­ci­mien­to na­tu­ral de los fi­la­men­tos ayu­da tam­bién al hon­go en otro pro­ce­so bio­ló­gi­co muy sin­gu­lar: el se­xual. Aun­que mu­chos hon­gos se pro­pa­gan por vía ase­xual, ori­gi­nan­do mi­llo­nes de es­po­ras ge­né­ti­ca­men­te idén­ti­cas, en las es­pe­cies con re­pro­duc­ción se­xual, las hi­fas de dos in­di­vi­duos tie­nen que to­mar con­tac­to y unir­se.

Pa­ra ello, los fi­la­men­tos se­cre­tan sus­tan­cias que ac­túan co­mo me­dio de trans­mi­sión de se­ña­les se­xua­les. Los fi­la­men­tos de otro hon­go de la mis­ma es­pe­cie res­pon­den a la pro­vo­ca­ción de es­tos com­pues­tos quí­mi­cos con olor atra­yen­te, pe­ro so­lo cuan­do iden­ti­fi­can en el emi­sor a la “pa­re­ja com­ple­men­ta­ria”. En es­te sen­ti­do, los bió­lo­gos dis­tin­guen en­tre hon­gos “po­si­ti­vos” y “ne­ga­ti­vos”. La úni­ca di­fe­ren­cia en­tre am­bos re­si­de en su ca­rác­ter bio­quí­mi­co, pues en la fi­so­no­mía son idén­ti­cos. Así, en el ex­tra­ño reino de los hon­gos re­sul­ta inú­til tra­tar de en­con­trar con­cep­tos que de­fi­nan, por ejem­plo, lo que re­pre­sen­ta lo “mas­cu­lino” y lo “fe­me­nino”.

Cuan­do los ti­pos se em­pa­re­jan co­rrec­ta­men­te, los fi­la­men­tos de am­bos hon­gos se fu­sio­nan, dan­do lu­gar a un nue­vo in­di­vi­duo. Si se tra­ta de un ba­si­dio­mi­ce­to, el hon­go per­fo­ra la su­per­fi­cie del te­rreno y for­ma allí un cuer­po fruc­tí­fe­ro: la es­truc­tu­ra car­no­sa que el hom­bre re­co­lec­ta pa­ra co­ci­nar un man­jar. En la par­te in­fe­rior del som­bre­ro del hon­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.