EL COR­NE­ZUE­LO DE CEN­TENO

Geo - - GEONOTICIAS -

su­me­ria uti­li­za­ra es­tos ín­fi­mos hon­gos pa­ra fa­bri­car cer­ve­za. Y los asi­rios los em­plea­ran en fer­men­tar zu­mo de uva pa­ra pro­du­cir vino. Tam­bién son úti­les las le­va­du­ras pa­ra hor­near pas­tas de ha­ri­na, por­que el dió­xi­do de car­bono que li­be­ran en for­ma de gas du­ran­te la coc­ción es­pon­ja la ma­sa.

Mu­chas sus­tan­cias in­clui­das en la ca­te­go­ría de “hon­gos” son úti­les pa­ra el hom­bre. Por ca­sua­li­dad, en 1928 el mé­di­co y bac­te­rió­lo­go Alexander Fle­ming hi­zo un des­cu­bri­mien­to tras­cen­den­tal: mien­tras es­tu­dia­ba un cul­ti­vo de bac­te­rias pió­ge­nas, ob­ser­vó que en al­gu­nos pun­tos no pros­pe­ra­ba nin­gu­na: ha­bía al­go que de­te­nía su desa­rro­llo. El agen­te cau­san­te de la in­hi­bi­ción del cre­ci­mien­to era un hon­go ( Pe­ni­ci­llium no­ta­tum), que ha­bía con­ta­mi­na­do el cul­ti­vo de bac­te­rias y se mul­ti­pli­ca­ba en él. Es­te hon­go se­cre­ta­ba una sus­tan­cia pa­ra eli­mi­nar bac­te­rias y pro­te­ger­se de una po­si­ble in­fes­ta­ción. Fle­ming nom­bró “pe­ni­ci­li­na” a la sus­tan­cia res­pon­sa­ble de es­ta ac­ción con pro­pie­da­des bac­te­ri­ci­das. Ha­bía des­cu­bier­to el pri­mer an­ti­bió­ti­co.

Otro fár­ma­co ob­te­ni­do a par­tir del moho se lla­ma “ci­clos­po­ri­na”, un in­mu­no­su­pre­sor del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, usa­do pa­ra evi­tar el re­cha­zo en los tras­plan­tes de ór­ga­nos.

de los hon­gos se co­no­ce des­de tiem­pos re­mo­tos. En la An­ti­güe­dad clá­si­ca la es­pon­ja del aler­ce ( La­ri­ci­fo­mes of­fi­ci­na­lis) se con­si­de­ra­ba una pa­na­cea uni­ver­sal, mien­tras en la me­di­ci­na na­tu­ris­ta asiá­ti­ca se co­no­cían va­rios hon­gos co­mo re­me­dios cu­ra­ti­vos. Ha­ce 5.200 años, el fa­mo­so hom­bre del hie­lo, apo­da­do de Öt­zi, lle­va­ba con­si­go un po­lí­po­ro del abe­dul ( Pip­to­po­rus be­tu­li­nus) que po­dría ha­ber uti­li­za­do co­mo re­me­dio te­ra­péu­ti­co. Tam­bién el hom­bre se apro­ve­chó del ri­co ar­se­nal quí­mi­co que le brin­dan los hon­gos pa­ra em­bria­gar­se. Así, los cha­ma­nes si­be­ria­nos co­no­cían ha­ce más de 6.000 años el efec­to alu­ci­nó­geno del hon­go co­no­ci­do co­mo ma­ta­mos­cas o fal­sa oronja ( Ama­ni­ta mus­ca­ria var. mus­ca­ria) y lo em­plea­ban pa­ra lle­gar al éx­ta­sis, su­mi­nis­tran­do las do­sis con pre­cau­ción. En las es­pi­gas de los ce­rea­les cre­ce un pa­rá­si- to de co­lor púr­pu­ra os­cu­ro co­no­ci­do co­mo cor­ne­zue­lo del cen­teno ( Cla­vi­ceps pur­pu­rea), un hon­go que pro­du­ce sus­tan­cias en par­te tó­xi­cas, pe­ro tam­bién con efec­tos me­di­ci­na­les y cu­ra­ti­vos (se em­plea en obs­te­tri­cia pa­ra par­tos). El com­pues­to quí­mi­co, mo­di­fi­ca­do de una de las sus­tan­cias que con­tie­ne, se hi­zo fa­mo­so con el nom­bre de LSD, si­glas de una po­ten­te dro­ga psicodélica.

mues­tra tam­bién lo di­fu­sa que pue­de ser la fron­te­ra en­tre los be­ne­fi­cios y per­jui­cios de una dro­ga: alu­ci­nó­ge­nos, te­ra­péu­ti­cos y tó­xi­cos. Cuan­do an­ti­gua­men­te se ela­bo­ra­ba pan con ha­ri­na con­ta­mi­na­da con es­te hon­go, los afec­ta­dos por la in­ges­ta del ali­men­to pa­de­cían sín­to­mas te­rri­bles: ca­lam­bres do­lo­ro­sos, ata­ques de epi­lep­sia, alu­ci­na­cio­nes y que­ma­zón agu­da en pies y ma­nos que con­du­cía a la ne­cro­sis de los te­ji­dos de los de­dos, los ló­bu­los de las ore­jas o la na­riz y apa­ri­ción de gan­gre­na en las ex­tre­mi­da­des, lo que obli­ga­ba a la ampu­tación. Se­gún es­ti­ma­cio­nes, en­tre los si­glos XI y XV mu­rie­ron en Eu­ro­pa más de 100.000 per­so­nas, víc­ti­mas de es­ta en­fer­me­dad (el er­go­tis­mo), de­no­mi­na­da co­lo­quial­men­te “fue­go de San An­to­nio”.

Has­ta 1960 los in­ves­ti­ga­do­res no iden­ti­fi­ca­ron otros hon­gos tó­xi­cos con con­se­cuen­cias tan ne­fas­tas. En esa fe­cha des­cu­brie­ron que al­gu­nas es­pe­cies de mohos, por ejem­plo el As­per­gi­llus fla­vus, pro­du­cen sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas: la mi­co­to­xi­na. De uno a diez mi­li­gra­mos por ki­lo­gra­mo de pe­so cor­po­ral re­sul­ta mor­tal pa­ra el ser hu­mano. El hon­go As­per­gi­llus fla­vus se desa­rro­lla so­bre to­do en fru­tos se­cos con al­to con­te­ni­do en gra­sa –nue­ces y ca­cahue­tes–; da­ña el hí­ga­do y pro­vo­ca cán­cer he­pá­ti­co, pe­ro el pro­ce­so ma­ligno es tan len­to que du­ran­te mu­cho tiem­po no se re­la­cio­nó al hon­go con la en­fer­me­dad.

Mien­tras mu­chas es­pe­cies fún­gi­cas vi­ven de sus­tan­cias or­gá­ni­cas muer­tas, otras son pa­rá­si­tos de otros se­res vi­vos. En el Ho­mo sa­piens pue­den afec­tar a la piel (mi­co­sis de los pies), las mu­co­sas y las uñas, y en per­so­nas con in­mu­no­de­fi­cien­cia, in­clu­so a ór­ga­nos co­mo los pul­mo­nes. Los hon­gos de la piel ata­can a las ca­pas cór­neas y ex­ter­nas. Sue­len ali­men­tar­se del su­dor del hués­ped, las cé­lu­las muer­tas de su epi­der­mis y la sus­tan­cia de las uñas, so­bre to­do que­ra­ti­na.

Aun­que in­fec­tan tam­bién a ani­ma­les, los ma­yo­res es­tra­gos los su­fren las plan­tas, pa­ra las que son los pa­rá­si­tos más per­ju­di­cia­les: cau­san la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des de los ve­ge­ta­les. En el ca­so de las plan­tas úti­les de Eu­ro­pa cen­tral, los hon­gos son en torno al 80% de los agen­tes pa­tó­ge­nos que pro­vo­can las pla­gas (del res­to lo son bac­te­rias y vi­rus) y se cal­cu­la que su ac­ción des­tru­ye en­tre un 10% y un 20% de las co­se­chas.

La ar­mi­lla­ria o se­ta de la miel de Ore­gón vi­ve a cos­ta de otros or­ga­nis­mos. Sus fi­la­men­tos cre­cen por las raí­ces de las co­ní­fe­ras, don­de pe­ne­tran en cuan­to pue­den, des­tru­yen las raí­ces del árbol hués­ped, le pro­vo­can la muer­te, des­com­po­nen la ma­de­ra y se ali­men­tan de ella. Es­te hon­go gi­gan­te no es so­lo el or­ga­nis­mo vi­vo más im­po­nen­te del pla­ne­ta, sino tam­bién el ma­yor pa­rá­si­to.

Su ac­ción tie­ne un la­do po­si­ti­vo: el hon­go ata­ca a ár­bo­les ya de­bi­li­ta­dos y fa­vo­re­ce así la se­lec­ción na­tu­ral. Por otra par­te, la ma­de­ra y la ce­lu­lo­sa de las plan­tas son sus­tan­cias du­ras, re­sis­ten­tes y lon­ge­vas, de­sin­te­gra­das, so­bre to­do, por la ac­ción de hon­gos. No hay ca­si nin­gún com­pues­to de car­bono que al­gu­na es­pe­cie de hon­go no sea ca­paz de de­gra­dar.

Los des­com­po­ne­do­res –or­ga­nis­mos que de­sin­te­gran la ma­te­ria or­gá­ni­ca en inor­gá­ni­ca: hon­gos y bac­te­rias– son cru­cia­les en la ca­de­na tró­fi­ca, pues cons­ti­tu­yen el pri­mer es­la­bón del pro­ce­so de des­com­po­si­ción; sin su ac­ción fal­ta­rían mi­ne­ra­les bá­si­cos en nues­tros eco­sis­te­mas, ya que gra­cias a su in­ter­ven­ción vuel­ven al en­torno los com­po­nen­tes em­plea­dos por los or­ga­nis­mos muer­tos, ce­rran­do así los ci­clos de los nu­trien­tes. Sin ellos, el car­bono, el ni­tró­geno y otros ele­men­tos quí­mi­cos de la ma­te­ria or­gá­ni­ca per­ma­ne­ce­rían uni­dos y no po­drían ser uti­li­za­dos en una nue­va ca­de­na ali­men­ti­cia. La Tie­rra su­cum­bi­ría as­fi­xia­da ba­jo gi­gan­tes­cas ava­lan­chas de ma­te­ria or­gá­ni­ca. En re­su­men: sin los hon­gos, la vi­da en el pla­ne­ta, co­mo hoy la co­no­ce­mos, no se­ría po­si­ble.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.