UN DÍA DES­CU­BRE LA PÁ­GI­NA WEB

Geo - - GEONOTICIAS -

mé­di­ca. Uno de los je­fes mé­di­cos de Med­fem lo­gró la pri­me­ra fe­cun­da­ción in vi­tro y aquí se im­plan­tó por pri­me­ra vez ha­ce 25 años el em­brión de una pa­re­ja a una ma­dre de al­qui­ler. La pio­ne­ra fue una mu­jer dis­pues­ta a pres­tar su ma­triz a su pro­pia hi­ja que no po­día lle­var un em­ba­ra­zo ade­lan­te. Cuan­do na­cie­ron los be­bés, aque­lla mu­jer se con­vir­tió en ma­dre y abue­la al mis­mo tiem­po, ade­más de tri­lli­zos.

Med­fem es la úl­ti­ma es­pe­ran­za pa­ra Jut­ta y Günt­her Dress­ler. Des­pués de la ce­sá­rea me­dian­te la cual na­ció su hi­ja Ti­ne ha­ce cin­co años, el úte­ro de es­ta mu­jer de Ba­vie­ra, que en­ton­ces te­nía 29 años, no vol­vió a con­traer­se. Per­dió tres li­tros de san­gre en la me­sa de ope­ra­cio­nes y Jut­ta Dress­ler so­bre­vi­vió por­que los mé­di­cos le ex­tir­pa­ron la ma­triz en una ope­ra­ción de emer­gen­cia.

Des­de en­ton­ces, así lo cuen­ta ella, no se ha vuel­to a sen­tir una mu­jer ple­na. Es­qui­va­ba las pre­gun­tas so­bre cuán­do iba a te­ner her­ma­ni­tos su hi­ja has­ta que un día no aguan­tó más y sal­tó: “Nun­ca. Aquí den­tro no me que­da na­da pa­ra ha­cer her­ma­ni­tos”.

Tan­to ella co­mo su ma­ri­do desea­ban una fa­mi­lia con tres o cua­tro hi­jos. An­tes de ca­sar­se hi­cie­ron una lis­ta de nom­bres pa­ra sus re­to­ños. So­li­ci­ta­ron una adop­ción na­cio­nal, lue­go otra internacional, pe­ro la asis­ten­te so­cial que lle­va­ba su ca­so ca­li­fi­ca­ba a la pa­re­ja –él, abo­ga­do; ella, pro­fe­so­ra– co­mo “de­ma­sia­do am­bi­cio­sa” y re­cha­zó su so­li­ci­tud des­pués de un año de coaching (se­sio­nes de ase­so­ra­mien­to).

El Con­ve­nio so­bre Pro­tec­ción de Ni­ños y Coope­ra­ción, fir­ma­do en La Ha­ya en 1993, re­gu­la las po­si­bi­li­da­des de “im­por­tar” un ni­ño del ex­tran­je­ro, es de­cir las adop­cio­nes en­tre di­fe­ren­tes paí­ses con la in­ten­ción de im­pe­dir la tra­ta de be­bés. El Con­ve­nio de La Ha­ya es­ta­ble­ce que en pri­mer lu­gar los ni­ños de­ben ser adop­ta­dos por fa­mi­lia­res; si no es po­si­ble, por fa­mi­lias de su país de ori­gen y, si to­do es­to fa­lla, co­mo úl­ti­mo re­cur­so, po­drán ser da­dos en adop­ción a ex­tran­je­ros que es­tén in­tere­sa­dos y sean aptos.

A me­di­da que pa­sa el tiem­po, el de­seo del ma­tri­mo­nio de te­ner otro hi­jo se acre­cien­ta. Cuan­do Jut­ta Dress­ler con­sul­ta la po­si­bi­li­dad de un tras­plan­te de úte­ro, su gi­ne­có­lo­go le men­cio­na la op­ción de la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da. En aque­llos tiem­pos, la ma­yo­ría de la gen­te no ha­bía oí­do ha­blar de es­ta va­rian­te de la re­pro­duc­ción asis­ti­da. Es­te des­co­no­ci­mien­to cam­bia­rá más ade­lan­te, cuan­do es­tre­llas fa­mo­sas –Sa­rah Jes­si­ca Par­ker, El­ton John y Ni­co­le Kid­man, en­tre otras– en­gen­dren a sus be­bés me­dian­te es­ta mo­da­li­dad. Jut­ta em­pie­za a in­ves­ti­gar por in­ter­net des­de ca­sa, nun­ca en su tra­ba­jo: el te­ma le pa­re­ce de­ma­sia­do de­li­ca­do. La ma­yo­ría de los en­la­ces con­du­ce a Ucra­nia, pe­ro las mu­je­res que po­san en pá­gi­nas pa­re­cen pros­ti­tu­tas. Y las res­pues­tas a sus co­rreos elec­tró­ni­cos sue­nan apá­ti­cas y frías. www.baby2mom.co.za, re­gen­ta­da por Jenny Cu­rrie, una mu­jer que ha­bía tra­ba­ja­do en un ban­co de in­ver­sión y que ella mis­ma ha­bía te­ni­do un be­bé me­dian­te un tra­ta­mien­to in vi­tro. Du­ran­te las con­ver­sa­cio­nes que man­tu­vo en la sa­la de es­pe­ra de la clí­ni­ca de re­pro­duc­ción asis­ti­da cons­ta­tó la gran de­man­da que ha­bía de do­nan­tes de óvu­los y vien­tres de al­qui­ler. En to­do el mun­do. En Eu­ro­pa, una de ca­da seis pa­re­jas que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.