LA PSI­CÓ­LO­GA DE LA CLÍ­NI­CA

Geo - - GEONOTICIAS -

quie­re pro­crear no lo­gra te­ner hi­jos. Por un la­do, dis­mi­nu­ye la fer­ti­li­dad de los hom­bres, qui­zá de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción del me­dio am­bien­te. Por otro, ca­da vez más mu­je­res, una vez ter­mi­na­da su for­ma­ción, quie­ren con­so­li­dar su pro­fe­sión an­tes de ha­cer un al­to en su ca­rre­ra y te­ner un hi­jo. Pe­ro el mo­men­to de ma­yor fer­ti­li­dad fe­me­ni­na es ha­cia los vein­ti­po­cos años, al­gu­nas mu­je­res de más de 35 in­clu­so ya tie­nen la me­no­pau­sia.

Su­mi­das en la de­ses­pe­ra­ción, al­gu­nas pa­re­jas in­vier­ten al­re­de­dor de 50.000 eu­ros en su an­he­la­do pro­yec­to de te­ner ni­ños y se en­deu­dan pa­ra po­der pa­gar los tra­ta­mien­tos de re­pro­duc­ción asis­ti­da. Otras, des­pués de va­rios in­ten­tos fa­lli­dos, de­ci­den pro­bar suer­te en otros con­ti­nen­tes, don­de los mé­di­cos pro­me­ten pro­ba­bi­li­da­des más al­tas y los tra­ta­mien­tos sue­len cos­tar una frac­ción de lo que sue­le pa­gar­se en Eu­ro­pa.

Jenny Cu­rrie bus­ca re­lan­zar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal: el mer­ca­do glo­bal, por un la­do, y la co­rres­pon­dien­te ofer­ta mé­di­ca, por otro, le pa­re­cen una opor­tu­ni­dad per­fec­ta. Su­dá­fri­ca, así lo ra­zo­na en su des­pa­cho, ubi­ca­do en una de las me­jo­res zo­nas re­si­den­cia­les de Johan­nes­bur­go, ofre­ce “con­di­cio­nes idó­neas”: las le­yes re­la­ti­vas a avan­ces mé­di­cos son bas­tan­te li­be­ra­les, la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria es­tá a la al­tu­ra de los es­tán­da­res eu­ro­peos, pe­ro los suel­dos que se pa­gan en los hos­pi­ta­les y los cos­tes de los tra­ta­mien­tos son los de un país emer­gen­te.

Los Dress­ler ha­blan por te­lé­fono con Cu­rrie, la sien­ten “cor­dial y com­pe­ten­te”. Se fían de su ex­pe­rien­cia. Des­de que fun­dó su agen­cia ha­ce dos años, Cu­rrie ha pro­por­cio­na­do cien ma­dres de al­qui­ler, sud­afri­ca­nas negras de Johan­nes­bur­go y blan­cas de Ciu­dad del Ca­bo. Ha­ce re­lle­nar cues­tio­na­rios de va­rias pá­gi­nas, tan­to a las pa­re­jas an­sio­sas de te­ner un hi­jo bio­ló­gi­co, co­mo a las can­di­da­tas pa­ra con­ver­tir­se en ma­dres su­bro­ga­das: ¿per­mi­te que la ma­dre de al­qui­ler ten­ga re­la­cio­nes se­xua­les du­ran­te el em­ba­ra­zo? ¿Pue­de dar el pe­cho al be­bé des­pués del par­to? (La em­pre­sa­ria lo des­acon­se­ja ya que la lac­tan­cia des­pier­ta las emo­cio­nes ma­ter­na­les.) ¿Qué pa­sa en ca­so de que ha­ya com­pli­ca­cio­nes?

La pri­me­ra can­di­da­ta que les pro­po­ne Cu­rrie exi­ge un re­em­bol­so de gas­tos de­ma­sia­do al­to, de ahí que la pro­pie­ta­ria de la agen­cia les en­víe otros dos cu­rrí­cu­lum vi­tae. Los Dress­ler se in­cli­nan por Il­ze Groe­ne­wald. Por las in­for­ma­cio­nes de su dos­sier, los Dress­ler sa­ben que la jo­ven tra­ba­ja me­dia jor­na­da en la re­cep­ción de una em­pre­sa de trans­por­te y que ga­na el equi­va­len­te a unos 350 eu­ros men­sua­les. En la en­tre­vis­ta, Il­ze afir­ma que quie­re em­plear el pa­go de sus ser­vi­cios –los Dress­ler ofre­cen 10.000 eu­ros– en com­prar una ca­sa.

Med­fem, es­po­sa del mé­di­co je­fe que les atien­de, eva­lúa a Il­ze y se­ña­la que su “per­so­na­li­dad es pa­si­va”. Se­gún ella, lo que más le preo­cu­pa a Il­ze es caer bien. Günt­her Dress­ler am­plía en su or­de­na­dor la fotografía que ella le ha en­via­do por email. Ve una es­tan­te­ría con li­bros, cor­ti­nas. “Sim­ple, pe­ro bur­gués”: es­ta im­pre­sión le tran­qui­li­za. Ade­más Il­ze es­tá de acuer­do en que le im­plan­ten dos em­brio­nes, ya que los Dress­ler quie­ren te­ner me­lli­zos. “Den­tro de po­co cum­pli­ré 45 años y és­ta es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad, no ha-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.