MIEN­TRAS EX­TRAEN LOS ÓVU­LOS

Geo - - GEONOTICIAS -

tro­ci­to de piel in­tac­ta. Fi­na­li­za­do el “chu­te”, sue­len des­plo­mar­se ago­ta­das so­bre el asien­to del inodo­ro.

Los mé­di­cos han pro­gra­ma­do la ex­trac­ción de los óvu­los pa­ra el vier­nes, 26 de mar­zo, a las 10.45 ho­ras. Dos días an­tes, Jut­ta Dress­ler se po­ne el des­per­ta­dor a las 22.45 ho­ras. Has­ta esa fe­cha ha fre­na­do su ovu­la­ción con in­yec­cio­nes de Lu­prón. 36 ho­ras an­tes de la pun­ción tie­ne que des­en­ca­de­nar la ovu­la­ción con 250 mi­cro­gra­mos de Ovi­drel. Pe­ro cuan­do lle­na la je­rin­gui­lla en el es­tre­cho cuar­to de ba­ño del hos­tal de Johan­nes­bur­go, se des­ga­rra el ta­pón de la agu­ja. Siem­pre, en to­das las de­más in­yec­cio­nes, so­lía te­ner una je­rin­ga de re­pues­to a mano. Pe­ro aho­ra con los ner­vios se ha ol­vi­da­do de traer­la. ¿Es el fi­nal de su in­ten­to? Los Dress­ler hur­gan en los bol­sos, re­bus­can en­tre los me­di­ca­men­tos y por fin en­cuen­tran una je­rin­gui­lla de Lu­prón, pe­ro so­la­men­te tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra la mi­tad del con­te­ni­do de Ovi­drel y la agu­ja es más pe­que­ña.

A du­ras pe­nas, Jut­ta Dress­ler con­si­gue cla­var­se la je­rin­gui­lla en la pa­red ab­do­mi­nal con una pri­me­ra do­sis par­cial. Pa­ra me­ter­se la se­gun­da tie­ne que pin­char­se cin­co ve­ces. Con ca­da in­ten­to la agu­ja se de­for­ma más y al fi­nal que­da un pe­que­ño res­to de la so­lu­ción hor­mo­nal en la am­po­lla. ¿Su­pon­drán es­tas go­tas la di­fe­ren­cia en­tre el éxi­to y el fra­ca­so? Vuel­ve a pre­pa­rar la je­rin­gui­lla, mien­tras su ma­ri­do, sen­ta­do de­lan­te de ella, es­con­de la ca­be­za en­tre las ma­nos. Un nue­vo pin­cha­zo, más do­lo­res, un úl­ti­mo gri­to, ¡ya!

Nin­guno de los dos pue­de con­ci­liar el sue­ño esa no­che: am­bos leen y es­cri­ben en sus dia­rios.

El 26 de mar­zo, po­co des­pués de las diez y me­dia, el doc­tor Ro­drí­guez en­gan­cha un dis­po­si­ti­vo de pun­ción en la ca­be­za de su apa­ra­to de eco­gra­fia. An­ta­ño, los óvu­los se sa­ca­ban me­dian­te un pin­cha­zo en la pa­red ab­do­mi­nal; aho­ra, por lo ge­ne­ral, los gi­ne­có­lo­gos en­tran con un dis­po­si­ti­vo por el con­duc­to vaginal y pin­chan con cui­da­do los fo­lícu­los ová­ri­cos pa­ra ex­traer los óvu­los, vi­gi­lan­do con su­mo cui­da­do ca­da mo­vi­mien­to en la pan­ta­lla de la má­qui­na de ul­tra­so­ni­do.

Cuan­do Jut­ta Dress­ler se des­pier­ta, las en­fer­me­ras le han di­bu­ja­do con un ro­tu­la­dor el nú­me­ro ocho en la mano: los óvu­los que han con­se­gui­do sa­car. Es la pri­me­ra vez des­de su ne­fas­ta ope­ra­ción de emer­gen­cia que se so­me­te a una anes­te­sia ge­ne­ral. An­tes de en­trar en qui­ró­fano, cuen­ta ella, “le pre­gun­té a Günt­her al­go so­bre el de­re­cho de su­ce­sión”.

a su mu­jer, las en­fer­me­ras le dan a Günt­her Dress­ler un va­so de plás­ti­co y una re­vis­ta. El ma­tri­mo­nio se en­te­ra esa mis­ma tar­de de que los es­per­ma­to­zoi­des son de bue­na ca­li­dad. “Y en can­ti­dad su­fi­cien­te”, aña­de él. De los ocho óvu­los, los téc­ni­cos de la­bo­ra­to­rio cla­si­fi­can tres co­mo muy bue­nos, y dos co­mo aptos. Ho­ras más tar­de, los cin­co se fe­cun­dan con es­per­ma­to­zoi­des es­pe­cial­men­te tra­ta­dos (véa­se la ilus­tra­ción). Des­de en­ton­ces Jut­ta Dress­ler ha­bla de nues­tros “com­pa­ñe­ros de pi­so”, cuan­do se re­fie­re a los óvu­los que co­mien­zan a cre­cer y a di­vi­dir­se ba­jo una su­per­vi­sión mi­cros­có­pi­ca. Tres días más tar­de, Il­ze Groe­ne­wald vuel-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.