PRE­PA­RAN UN PA­QUE­TE PA­RA IL­ZE,

Geo - - DOS MUJERES, UN TUBITO DE ESPERMA Y MUCHAS, MUCHÍS -

ve a vo­lar de Dur­ban a Johan­nes­bur­go pa­ra que le in­yec­ten en el úte­ro, me­dian­te un tu­bi­to de plás­ti­co, dos em­brio­nes bas­tan­te bien for­ma­dos. Du­ran­te 20 mi­nu­tos tie­ne que es­tar tum­ba­da y sin mo­ver­se en una ha­bi­ta­ción de la clí­ni­ca, lue­go el ta­xi la re­co­ge.

Al mis­mo tiem­po, los Dress­ler es­tán mon­ta­dos en un to­do­te­rreno que tra­que­tea por un par­que na­cio­nal al nor­te de Johan­nes­bur­go. El sa­fa­ri te­nía que ser el glo­rio­so fi­nal del via­je, pe­ro es­tán ago­ta­dos y ten­sos. Du­ran­te los cua­tro días en­tre la pun­ción y el vue­lo de re­gre­so a ca­sa, Jut­ta Dress­ler no con­si­gue dor­mir más que unas po­cas ho­ras. “¿No es ex­tra­ño que nos fie­mos de una mu­jer des­co­no­ci­da, a la que no de­ja­ría­mos a so­las con Ti­ne ni una ho­ra, pa­ra que cui­de du­ran­te me­ses de nues­tros be­bés?”, re­fle­xio­na.

El on­ce de abril, Günt­her re­ci­be un SMS de Dur­ban: “En­ho­ra­bue­na, ¡es­táis em­ba­ra­za­dos!, ano­che fui al mé­di­co y me ha da­do los re­sul­ta­dos hoy. Il­ze”. Lo re­en­vía a su es­po­sa sin co­men­ta­rios. Günt­her: “A ver qué di­ce”. Por la tar­de, él no pa­ra de re­pe­tir: “Es­ta­mos em­ba­ra­za­dos, es­ta­mos em­ba­ra­za­dos”, has­ta que su mu­jer le pi­de que pa­re ya por­que “me es­tás sa­can­do de qui­cio”. So­bre to­do, por­que no ha si­do una sor­pre­sa. “Y ade­más, es bas­tan­te ra­ro pen­sar que en el otro con­fín del mun­do es­tán cre­cien­do nues­tros hi­jos y no­so­tros no po­de­mos ha­cer na­da, no te­ne­mos na­da en el vien­tre.” Se re­ti­ra al só­tano y en­cien­de el or­de­na­dor pa­ra ver sus emails por pri­me­ra vez des­de que vol­vie­ron de Su­dá­fri­ca. Lee en un bo­le­tín elec­tró­ni­co un ar­tícu­lo so­bre un jui­cio ce­le­bra­do en Ber­lín.

Un tri­bu­nal ne­gó a una fa­mi­lia ger­ma­na el de­re­cho de traer­se a Ale­ma­nia a sus hi­jos, fru­tos de un vien­tre de al­qui­ler en la In­dia, por­que se­gún la ley del sub­con­ti­nen­te, la ma­dre in­dia y su ma­ri­do son con­si­de­ra­dos pa­dres de los ni­ños. A es­to se su­ma que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da es­tá prohi­bi­da en Ale­ma­nia. Jut­ta Dress­ler apa­re­ce pá­li­da en el sa­lón. “Günt­her, te­ne­mos un pro­ble­ma”, di­ce. Es la pre­mo­ni­ción de una ca­tás­tro­fe que ame­na­za con des­ga­rrar a su fa­mi­lia y arre­ba­tar­les a sus be­bés. Pe­ro el ju­ris­ta Günt­her en­cuen­tra pa­la­bras tran­qui­li­za­do­ras: co­mo Il­ze no es­tá ca­sa­da, no pue­de es­ta­ble­cer­se la pre­sun­ción au­to­má­ti­ca de pa­ter­ni­dad de su no­vio. Y se­gún el de­re­cho internacional, se de­be de­ci­dir en be­ne­fi­cio del in­te­rés de los ni­ños cuan­do las le­yes na­cio­na­les se con­tra­di­cen. Y en Su­dá­fri­ca la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da es le­gal. con un re­pro­duc­tor MP3, in­fu­sio­nes, una mu­ñe­ca pa­ra la hi­ja, un acei­te pa­ra ma­sa­jes, sa­les de ba­ño y un per­fu­me de mu­jer. Il­ze les con­tes­ta vía email que ya no lle­va za­pa­tos con ta­co­nes ni be­be ca­fé. “Bueno”, opi­na Jut­ta Dress­ler, “Pue­de es­cri­bir lo que quie­ra, pe­ro tam­po­co te­ne­mos mo­ti­vo pa­ra du­dar de sus pa­la­bras.”

Co­mien­za la es­pe­ra: Günt­her gra­ba los cuen­tos pa­ra dor­mir que sue­le leer a su hi­ja cuan­do la acues­ta y en­vía los ar­chi­vos por co­rreo elec­tró­ni­co a Il­ze pa­ra que pon­ga su voz al em­brión so­bre su vien­tre.

Re­cuer­da que an­tes de na­cer su hi­ja, él y su mu­jer re­ser­va­ban un ra­to por la no­che pa­ra sen­tir có­mo cre­cía el vien­tre y có­mo se mo­vía el be­bé: el co­mien­zo pal­pa­ble de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.