¿QUÉ DE­BE­RÍA CON­TAR JUT­TA

Geo - - DOS MUJERES, UN TUBITO DE ESPERMA Y MUCHAS, MUCHÍS -

la vi­da. Aho­ra, de no­che, tum­ba­dos en la ca­ma, se pre­gun­tan: ¿a quién de­be­mos y po­de­mos con­tár­se­lo? De mo­men­to so­lo lo sa­ben unos pocos ami­gos, los her­ma­nos y al­gu­nos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Ni si­quie­ra sus pro­pios pa­dres, que se aca­ban en­te­ran­do una no­che en que Ti­ne duer­me en su ca­sa y a la ni­ña se le es­ca­pa men­cio­nar a sus her­ma­nos. Dress­ler a los ni­ños a quie­nes en­se­ña a na­dar en su tiem­po li­bre? ¿Có­mo ex­pli­car a las per­so­nas que sa­ben que fue so­me­ti­da a una his­te­rec­to­mía que de re­pen­te va a te­ner otros dos hi­jos bio­ló­gi­cos? Que van a ser dos lo sa­ben des­de la se­gun­da eco­gra­fía que se reali­zó en la se­ma­na die­ci­sie­te del em­ba­ra­zo. Se­gún las imá­ge­nes del ul­tra­so­ni­do, Il­ze lle­va en su ba­rri­ga a un ni­ño de 190 gra­mos y una ni­ña de 160 gra­mos.

Il­ze acep­ta que la fo­tó­gra­fa la visite en ca­sa de sus pa­dres la se­ma­na 22 de ges­ta­ción, pe­ro no quie­re que va­ya a su pro­pia ca­sa. Su no­vio se nie­ga y rehú­sa tam­bién es­tar pre­sen­te du­ran­te la en­tre­vis­ta, que fi­nal­men­te tie­ne lu­gar en un ho­tel de la pla­ya.

¿Qué di­fe­ren­cia es­te em­ba­ra­zo de su pri­me­ra ges­ta­ción? Du­da un mo­men­to, lue­go di­ce que an­tes de que na­cie­ra su hi­ja no po­día pa­sar por nin­gu­na tien­da in­fan­til sin en­trar. Aho­ra no. ¿Sien­te al­go por los be­bés en su vien­tre? Il­ze mi­ra a su ba­rri­ga pro­mi­nen­te y son­ríe tí­mi­da­men­te: no es lo mis­mo que por su hi­ja bio­ló­gi­ca. ¿Le gus­ta­ría man­te­ner con­tac­to con ellos en un fu­tu­ro? “Qui­záaaaas”, (alar­ga la pa­la­bra tan­to que sue­na co­mo si qui­sie­ra de­cir lo con­tra­rio). ¿No sien­te cu­rio­si­dad por los be­bés? “Por su­pueeeees­to”.

Dos se­ma­nas más tar­de, Jut­ta y Günt­her pa­sean por la ciu­dad don­de vi­ven, Fürth, y con­fie­san que lo que más les gus­ta­ría es ade­lan­tar el tiem­po. “Pa­sar de hoy a no­viem­bre de un sal­to”. Com­pran una si­lla de pa­seo do­ble, sa­qui­tos, ro­pi­ta de be­bé, cu­cos pa­ra el co­che y un au­to­mó­vil nue­vo. Y los bi­lle­tes de avión pa­ra que Jut­ta y Ti­ne vue- len el 16 de no­viem­bre a Su­dá­fri­ca cua­tro se­ma­nas an­tes de que Il­za sal­ga de cuen­tas. Günt­her quie­re re­unir­se con ellas a me­dia­dos de di­ciem­bre. A él so­la­men­te le que­dan unos cuan­tos días de va­ca­cio­nes, ella ha so­li­ci­ta­do el per­mi­so de ma­ter­ni­dad que le co­rres­pon­de se­gún la ley ale­ma­na y ha in­for­ma­do a su di­rec­tor de que va a adop­tar dos be­bés en Su­dá­fri­ca.

El do­ce de no­viem­bre, cua­tro días an­tes de la sa­li­da del vue­lo, Günt­her Dress­ler re­ci­be otro SMS de Il­ze. Tie­ne dia­rrea, va a ir al mé­di­co. Cuan­do la lla­ma al día si­guien­te, le cuen­ta que ha di­la­ta­do ya cin­co cen­tí­me­tros. Los mé­di­cos han pro­gra­ma­do la ce­sá­rea pa­ra me­dio­día. En su des­pa­cho, Günt­her Dress­ler re­vi­sa un con­tra­to con el no­ta­rio, leen los pá­rra­fos de­pri­sa y en voz al­ta, tal co­mo exi­ge la ley, lue­go vuel­ve co­rrien­do a ca­sa, me­te a su hi­ja y a su es­po­sa en el co­che y cam­bia los bi­lle­tes ya ca­mino del ae­ro­puer­to.

El ca­tor­ce de no­viem­bre los tres ate­rri­zan a las sie­te de la ma­ña­na en Johan­nes­bur­go. Otro vue­lo más y seis ho­ras más tar­de es­ta­rán al fin an­te el hos­pi­tal de Dur­ban, un edi­fi­co de la­dri­llo que bri­lla con el sol ves­per­tino. “¿Son us­te­des los pa­dres de los be­bés de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.