YA AN­TES DE LA IN­SE­MI­NA­CIÓN

Geo - - DOS MUJERES, UN TUBITO DE ESPERMA Y MUCHAS, MUCHÍS -

ma­dre de al­qui­ler?”, les pre­gun­ta la en­fer­me­ra je­fe. Les per­mi­ten cru­zar, jun­to con la fo­tó­gra­fa, la puer­ta de ace­ro de la uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos. Cin­co pre­ma­tu­ros es­tán tum­ba­dos en sus cu­nas, re­cos­ta­dos en­tre al­moha­das. En sus pies di­mi­nu­tos lle­van un dio­do ro­jo en­cen­di­do, que mi­de la sa­tu­ra­ción de oxí­geno en san­gre. Las má­qui­nas en­ci­ma de las cu­nas re­gis­tran los so­ni­dos del co­ra­zón. Las en­fer­me­ras sud­afri­ca­nas es­tán con­ten­tas: “La ni­ña se pa­re­ce mu­cho a la ma­dre”, di­ce una de ellas. “Y el ni­ño al pa­dre.”

Günt­her Dress­ler se arro­di­lla al la­do de la cu­na y pa­sa la mano por la me­ji­lla de su hi­jo. Un de­do gi­gan­te en­ci­ma de una ca­be­ci­ta di­mi­nu­ta y arru­ga­di­ta. El be­bé le ob­ser­va con sus ojos re­don­dos y ne­gros, le­van­ta la mano. La ni­ña duer­me. Jut­ta Dress­ler son­ríe cuan­do se sien­ta de­lan­te de la cu­ni­ta, pe­ro no to­ca a los be­bés. Po­co des­pués sa­le por la puer­ta her­mé­ti­ca de la zo­na es­te­ri­li­za­da, y di­ce con in­cre­du­li­dad: “To­do es­to pa­re­ce tan irreal... Ne­ce­si­to tiem­po pa­ra asi­mi­lar­lo”. Ti­ne le pre­gun­ta por qué tie­ne esa mi­ra­da de en­fa­do. La ma­dre la co­ge en sus bra­zos y la achu­cha.

Los Dress­ler no en­cuen­tran a Il­ze en la zo­na de ma­ter­ni­dad, sino en una uni­dad po­so­pe­ra­to­ria ge­ne­ral. Il­ze pi­dió ser tras­la­da­da allí, le­jos de las otras ma­dres re­cién pa­ri­das. Se la ve pá­li­da y ago­ta­da por la anes­te­sia ge­ne­ral.

“Il­ze, eres lo me­jor que nos ha po­di­do pa­sar. ¡Gra­cias!”, ex­cla­ma Günt­her Dress­ler. Cuan­do Il­ze son­ríe, los Dress­ler se per­ca­tan de que la ma­dre su­bro­ga­da ha cam­bia­do su ma­la den­ta­du­ra pos­ti­za por una me­jor. Jut­ta le pre­gun­ta si quie­re dar el pe­cho a los be­bés pe­ro Il­ze no reac­cio­na. Cam­bian de te­ma: ha­blan del fút­bol sud­afri­cano y ale­mán.

Al día si­guien­te, la en­fer­me­ra je­fe en­tre­ga a Günt­her Dress­ler los cer­ti­fi­ca­dos de na­ci­mien­to. Ha de­ja­do sin re­lle­nar las ca­si­llas de los nom­bres de los pa­dres. Günt­her Dress­ler se ins­cri­be co­mo pa­dre y lue­go du­da un mo­men­to. En la si­guien­te ca­si­lla, la del nom­bre de la ma­dre, po­dría po­ner el de su mu­jer, la ley sud­afri­ca­na lo per­mi­te. ¿Pe­ro qué pa­sa­ría si la em­ba­ja­da quie­re ver el pa­sa­por­te de su es­po­sa? ¿El se­llo de en­tra­da re­ve­la que ate­rri­zó en Su­dá­fri­ca un día des­pués del na­ci­mien­to de los be­bés?

ar­ti­fi­cial, Günt­her ha­bía idea­do un plan B por si aca­so: en un pri­mer mo­men­to, Il­ze po­dría fir­mar co­mo ma­dre, pe­ro de­be­ría en se­gui­da ce­der sus de­re­chos de ma­dre a Jut­ta Dress­ler en el con­tex­to de una adop­ción co­mo ma­dras­tra. En aquel mo­men­to, pa­re­cía ser la op­ción me­nos arries­ga­da. Así que po­ne el nom­bre de Il­ze Groe­ne­wald en la ca­si­lla, de­ci­sión de la que se arre­pen­ti­rá más ade­lan­te con pro­fun­da de­ses­pe­ra­ción.

Il­ze cuen­ta al día si­guien­te lo bien que ha trans­cu­rri­do el em­ba­ra­zo, es­pe­cial­men­te gra­cias al apo­yo de su no­vio Charles. Pe­ro cuan­do la fo­tó­gra­fa ha­bla por la no­che con la ma­dre de Il­ze, esa im­pre­sión idí­li­ca se des­va­ne­ce. ¿Quién se ocu­pa­rá aho­ra de Il­ze? “Su ma­dre.” ¿Us­ted no es su ma­dre? No, no soy su ma­dre bio­ló­gi­ca, Il­ze se crió con no­so­tros, pe­ro se­gu­ra­men­te no quie­re que us­te­des lo se­pan.

La fo­tó­gra­fa se en­te­ra de que la ma­dre bio­ló­gi­ca de Il­ze vi­ve en una cha­bo­la de­trás de la ca­sa de su no­vio, Charles, pe­ro so­lo le ha vis­to una so­la vez en su vi­da. “Y du­ran­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.