ES­TA SI­MI­LI­TUD PUE­DE TE­NER

Geo - - DOS MUJERES, UN TUBITO DE ESPERMA Y MUCHAS, MUCHÍS -

vio­la­cio­nes de la dig­ni­dad hu­ma­na. Si mi­ra­mos más de cer­ca la ex­plo­ta­ción de la mu­jer, en pri­me­ra ins­tan­cia po­de­mos lle­gar a un re­sul­ta­do sor­pren­den­te: des­de el pun­to de vis­ta fe­mi­nis­ta, la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da pue­de te­ner una va­lo­ra­ción po­si­ti­va, pues ofre­ce ven­ta­jas a las mu­je­res: por un la­do, la li­ber­tad de te­ner un ni­ño bio­ló­gi­co sin em­ba­ra­zo y, por otro, usar su pro­pio cuer­po pa­ra su be­ne­fi­cio. Prohi­bir a las mu­je­res es­tas op­cio­nes sig­ni­fi­ca po­ner­las ba­jo tu­te­la. “Mi vien­tre es mío“, era uno de los ar­gu­men­tos es­gri­mi­dos en la dis­cu­sión so­bre el abor­to, que po­dría apli­car­se tam­bién en es­te ca­so. En otro or­den de co­sas, no se pue­de ne­gar la cer­ca­nía de la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da co­mer­cial con la pros­ti­tu­ción: en am­bos ca­sos las mu­je­res ofre­cen el uso de su cuer­po por di­ne­ro y a me­nu­do in­ter­vie­nen ter­ce­ras per­so­nas que fa­ci­li­tan es­tos ser­vi­cios. Mien­tras en el pri­mer ca­so se pa­ga pa­ra sa­tis­fa­cer el de­seo se­xual, en el se­gun­do es por la re­pro­duc­ción.

va­lo­ra­cio­nes dis­tin­tas. Por una par­te, po­dría con­si­de­rar­se que la pros­ti­tu­ción es más re­pro­ba­ble, ya que no sir­ve a nin­gún “fin su­pe­rior“; por otra, la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da po­dría ser más pro­ble­má­ti­ca al con­ver­tir en mer­can­cía la re­pro­duc­ción mis­ma, y por en­de la crea­ción de un nue­vo ser hu­mano. Y con es­to se po­ne en pe­li­gro la dig­ni­dad de la vi­da que se for­ma en un vien­tre de al­qui­ler; por­que, co­mo afir­mó el fi­ló­so­fo Im­ma­nuel Kant, to­do tie­ne o un pre­cio o una dig­ni­dad. De ahí que al­gu­nos paí­ses so­lo per­mi­tan la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da en su va­rian­te no co­mer­cial, don­de no se pa­ga nin­gún di­ne­ro sal­vo los cos­tes que se ge­ne­ran. La dig­ni­dad de la ma­dre de al­qui­ler se­gu­ra­men­te es­tá en pe­li­gro cuan­do ella se con­vier­te en un re­cur­so; por ejem­plo, cuan­do se fuer­za a la mu­jer a ser un vien­tre de al­qui­ler o se apro­ve­cha su si­tua­ción de emer­gen­cia so­cial y eco­nó­mi­ca. Pe­ro es­to no es el ca­so si la ma­dre de al­qui­ler de­ci­de cons­cien­te­men­te y por vo­lun­tad pro­pia ofre­cer es­te ser­vi­cio. Tam­bién es com­pli­ca­do de­ter­mi­nar una si­tua­ción de emer­gen­cia. ¿Po­bre­za agu­da? ¿Cuan­do la ma­dre de al­qui­ler ne­ce­si­ta di­ne­ro pa­ra po­der pa­gar a sus pro­pios hi­jos una bue­na edu­ca­ción? ¿Dón­de em­pie­za la coac­ción? ¿Y si el ma­ri­do pre­sio­na a la mu­jer pa­ra que ga­ne di­ne­ro de es­ta for­ma? La di­fe­ren­cia de ni­vel de pros­pe­ri­dad en­tre paí­ses o in­clu­so en­tre las per­so­nas in­vo­lu­cra­das en el tra­to, ¿no pue­de lle­var a una si­tua­ción de ex­plo­ta­ción? ¿Pue­de ha­blar­se de una de­ci­sión ple­na­men­te in­for­ma­da y cons­cien­te cuan­do es di­fí­cil que una ma­dre de al­qui­ler pue­da sa­ber de an­te­mano có­mo va a sen­tir­se du­ran­te y des­pués del em­ba­ra­zo de un ni­ño “ajeno“, in­clu­so aun­que ella ya ha­ya pa­ri­do sus pro­pios hi­jos? Si se atien­de a la dig­ni­dad de la es­pe­cie hu­ma­na, sur­gen vo­ces que ad­vier­ten de que es­ta po­dría es­tar en pe­li­gro, por­que en la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da el ser hu­mano se con­vier­te en un ob­je­to, de­bi­do a la in­ter­ven­ción en la re­pro­duc­ción y por tan­to en la crea­ción de la vi­da hu­ma­na. La Igle­sia sue­le re­cor­dar a me­nu­do que el hom­bre no de­be ju­gar a ser Dios. No obs­tan­te, no se de­be con­fun­dir la dig­ni­dad de la es­pe­cie hu­ma­na con los pro­ce­sos “na­tu­ra­les“. Al con­tra­rio, el he­cho de que el hom­bre pue­da dar for­ma a su vi­da de mo­do cons­cien­te y no es­tar so­me­ti­do por com­ple­to a las re­glas que ri­gen la na­tu­ra­le­za pue­de con­si­de­rar­se una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas más ge­nui­nas .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.