EL CON­SU­LA­DO EN SU­DÁ­FRI­CA

Geo - - DOS MUJERES, UN TUBITO DE ESPERMA Y MUCHAS, MUCHÍS -

Otro pro­ble­ma em­pie­za a vis­lum­brar­se en el ho­ri­zon­te: el vi­sa­do de Jut­ta Dress­ler pa­ra per­ma­ne­cer en Su­dá­fri­ca ven­ce el do­ce de fe­bre­ro. Pe­ro la com­pa­re­cen­cia an­te el juez pa­ra lle­var a ca­bo la adop­ción so­lo po­drá te­ner lu­gar el cua­tro de mar­zo. De­bi­do a la huel­ga ge­ne­ral, Jut­ta no pue­de pro­lon­gar su vi­sa­do a tiem­po. To­do es­tá pa­ra­do du­ran­te las se­ma­nas de huel­ga en Su­dá­fri­ca. To­das las ins­ti­tu­cio­nes y es­cue­las per­ma­ne­cen ce­rra­das.

Pe­ro lo mis­mo que se han ce­rra­do las puer­tas pa­ra la fa­mi­lia, de pron­to se abre una. Günt­her Dress­ler en­cuen­tra una sen­ten­cia del juz­ga­do mu­ni­ci­pal de Nü­rem­berg que con­fir­ma su in­ter­pre­ta­ción de la si­tua­ción. Los jue­ces re­to­man la ju­ris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos: ca­da ni­ño tie­ne de­re­cho a co­no­cer su ori­gen bio­ló­gi­co y por tan­to, de­re­cho a es­tar con su pa­dre. Es­te de­re­cho le co­rres­pon­de por na­ci­mien­to y no pue­de de­pen­der de que su exis­ten­cia fue­ra re­sul­ta­do de un con­tra­to in­mo­ral.

Günt­her Dress­ler so­li­ci­ta en el Re­gis­tro Ci­vil dos par­ti­das de na­ci­mien­to ale­ma­nas que le iden­ti­fi­can co­mo pa­dre. Los fun­cio­na­rios re­vi­san to­do y es­tán de acuer­do: Günt­her Dress­ler tie­ne ra­zón. Y da­do que Il­ze no es­tá ca­sa­da, su no­vio no pue­de ser con­si­de­ra­do co­mo pa­dre.

Cuan­do Günt­her Dress­ler re­ci­be en su des­pa­cho la lla­ma­da del Re­gis­tro Ci­vil in­for­mán­do­le de que ya se han ex­pe­di­do los pa­sa­por­tes, lan­za se­me­jan­te gri­to de ale­gría que su se­cre­ta­ria, en la ha­bi­ta­ción con­ti­gua, se asus­ta. Lue­go lla­ma a su mu­jer: “¡Sal­go a re­co­ge­ros”, gri­ta al au­ri­cu­lar, “por fin os trai­go a ca­sa!” Es­tá llo­ran­do. Dos días más tar­de abra­za a su mu­jer en Dur­ban.

in­ten­ta re­tra­sar la en­tre­ga de los pa­pe­les, así al me­nos lo sien­te Günt­her Dress­ler. Los fun­cio­na­rios en­vían los do­cu­men­tos dos días des­pués de ha­ber ha­bla­do con ellos. Pe­ro cua­tro ho­ras an­tes de la sa­li­da del vue­lo de re­gre­so, jus­to an­tes de la Se­ma­na San­ta, Günt­her Dress­ler tie­ne por fin en­tre sus ma­nos los pa­sa­por­tes ale­ma­nes pa­ra los me­lli­zos.

Il­ze de­cli­na la in­vi­ta­ción de un en­cuen­tro de des­pe­di­da en un ca­fé.

El avión des­de Johan­nes­bur­go a Mú­nich tie­ne re­tra­so, de­ben es­pe­rar ho­ras. Pe­ro du­ran­te el vue­lo, to­da la ten­sión con la que Jut­ta Dress­ler ha vi­vi­do es­tos me­ses por fin se des­va­ne­ce.

De nue­vo se le ace­le­ra el co­ra­zón cuan­do pa­san el con­trol de pa­sa­por­tes. El po­li­cía mi­ra los pa­pe­les, lue­go a los be­bés, y son­ríe: “Bueno, me­lli­zos. ¡Fe­li­ces Pas­cuas!” Atra­vie­san la zo­na de con­trol a pa­sos gi­gan­tes, lue­go cho­can las ma­nos y se abra­zan.

Seis se­ma­nas más tar­de, los Dress­ler es­tán con sus tres hi­jos en un me­ren­de­ro. Les han qui­ta­do los abri­gos a los pe­ques, Jut­ta abra­za a su hi­ja en el re­ga­zo, Günt­her, a su hi­jo, que mor­dis­quea to­do lo que pi­lla: el de­do gor­do de su pa­dre, la man­ga de su abri­go, un tro­zo de pan. “Un co­mi­lón, sin du­da”, di­ce Günt­her mien­tras vuel­ve a ofre­cer­le su de­do gor­do, “igual que yo”.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.