2. Agen­cia de Ma­dre de Al­qui­ler.

Geo - - DOS MUJERES, UN TUBITO DE ESPERMA Y MUCHAS, MUCHÍS -

ofre­ce en to­dos los as­pec­tos, recomendamos ha­cer­lo en Es­ta­dos Uni­dos y con­cre­ta­men­te en Ca­li­for­nia. Allí se lle­va prac­ti­can­do des­de ha­ce más de 30 años de ma­ne­ra le­gal pe­ro no re­gu­la­da”, re­se­ña Se­bas­tián Ex­pó­si­to. “En sus nor­mas es­tá muy re­gla­do dón­de em­pie­za el pa­pel de ca­da in­ter­vi­nien­te y no hay sor­pre­sas de úl­ti­ma ho­ra pa­ra rea­li­zar el re­gis­tro en Es­pa­ña de ese hi­jo, al­go que pue­de su­ce­der con pro­ce­sos en otros paí­ses, co­mo In­dia, don­de la ges­tión es mu­chí­si­mo más ba­ra­ta, unos 40.000 dó­la­res, pe­ro don­de se pue­den lle­gan a vi­vir si­tua­cio­nes muy dra­má­ti­cas”, re­cal­ca.

Tan­to los so­li­ci­tan­tes co­mo la ma­dre de al­qui­ler de­ben cum­plir unos re­qui­si­tos mé­di­cos, psi­co­ló­gi­cos y pe­na­les. Las agen­cias ame­ri­ca­nas so­li­ci­tan que las ma­dres pa­sen unas prue­bas y se so­me­tan a un es­tu­dio pa­ra co­no­cer y va­lo­rar el mo­ti­vo de la pe­ti­ción de la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da.

Res­pec­to a la elec­ción de la ma­dre de al­qui­ler, las agen­cias es­ta­ble­cen lí­mi­tes de edad, les exi­gen que ha­yan si­do ma­dres con an­te­rio­ri­dad (co­bran más que una pri­me­ri­za) e in­clu­so, en al­gu­nos ca­sos, re­cha­zan las ren­tas más ba­jas. Una vez se­lec­cio­na­da a la por­ta­do­ra, se fir­ma un con­tra­to con los fu­tu­ros pa­dres (en­tre par­ti­cu­la­res) en el que la ma­dre ges­tan­te re­nun­cia a to­do de­re­cho y obli­ga­ción con el ni­ño y se com­pro­me­te a se­guir una se­rie de pau­tas du­ran­te el em­ba­ra­zo. Lo mis­mo ocu­rre con los po­si­bles do­nan­tes de óvu­los y es­per­ma, si los hay. Du­ran­te el em­ba­ra­zo, los pa­dres se en­car­gan de to­dos los gas­tos que se pro­duz­can, des­de las vi­si­tas mé­di­cas de la ma­dre de al­qui­ler a las com­pras de ro­pa de em­ba­ra­za­da y ma­nu­ten­ción. Ade­más, lo nor­mal es abo­nar una es­pe­cie de suel­do men­sual y los se­gu­ros mé­di­cos y de vi­da.

Las ga­ran­tías mé­di­cas son fun­da­men­ta­les. “Las clí­ni­cas y cen­tros son es­pe­cia­lis­tas en En­do­cri­no­lo­gía Re­pro­duc­ti­va e In­fer­ti­li­dad y lle­van más de 30 años a la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.