NO ES UN CA­MINO DE RO­SAS

Geo - - DOS MUJERES, UN TUBITO DE ESPERMA Y MUCHAS, MUCHÍS -

van­guar­dia en es­te cam­po mé­di­co, ade­más de ofre­cer un tra­to y com­pren­sión ex­qui­si­tos”, re­cal­ca Ex­pó­si­to. Los gas­tos de to­das la prue­bas y tra­ta­mien­tos sue­len abo­nar­se di­rec­ta­men­te a la clí­ni­ca y su­po­nen en­tre 20.000 y 30.000 dó­la­res.

Hay hos­pi­ta­les don­de se pue­de re­gis­trar di­rec­ta­men­te al na­ci­do; en otros ca­sos hay que acu­dir al re­gis­tro lo­cal en días pos­te­rio­res al par­to. El nom­bre de la ma­dre de al­qui­ler no apa­re­ce en el ac­ta de na­ci­mien­to, so­lo en in­for­ma­ción pa­ra es­ta­dís­ti­cas.

An­tes del na­ci­mien­to, al­re­de­dor del cuar­to mes de em­ba­ra­zo (cuan­do es­tá ga­ran­ti­za­do), se ce­le­bra un pro­ce­so le­gal de re­co­no­ci­mien­to de pa­ter­ni­dad-ma­ter­ni­dad, an­te un juez. Se tra­ta de una sen­ten­cia ju­di­cial apos­ti­lla­da (con un se­llo es­pe­cial que ve­ri­fi­ca su au­ten­ti­ci­dad).

Los ni­ños na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos de pa­dres es­pa­ño­les re­ci­bi­rán ini­cial­men­te la na­cio­na­li­dad y el pa­sa­por­te ame­ri­cano. Ob­te­ni­da to­da la do­cu­men­ta­ción emi­ti­da por los or­ga­nis­mos ofi­cia­les del es­ta­do en cues­tión (fun­da­men­tal­men­te cer­ti­fi­ca­dos de na­ci­mien­to y re­so­lu­ción ju­di­cial de­cla­ran­do la fi­lia­ción), és­ta se­rá de­bi­da­men­te apos­ti­lla­da por la Se­cre­tary of Sta­te del Es­ta­do pa­ra ga­ran­ti­zar su va­li­dez y ope­ra­ti­vi­dad en Es­pa­ña. La ofi­ci­na del Re­gis­tro Ci­vil del Con­su­la­do de Es­pa­ña más cer­cano se­rá la com­pe­ten­te pa­ra rea­li­zar la ins­crip­ción del na­ci­mien­to de los ni­ños co­mo ciu­da­da­nos es­pa­ño­les.

“La me­jor op­ción es rea­li­zar to­do el trá­mi­te de ins­crip­ción an­tes del re­gre­so a Es­pa­ña de la fa­mi­lia, pe­ro es po­si­ble via­jar de vuel­ta a ca­sa con el pa­sa­por­te ame­ri­cano de los ni­ños y efec­tuar la so­li­ci­tud an­te el Re­gis­tro Ci­vil que co­rres­pon­da por el do­mi­ci­lio de los pa­dres”. Pa­ra ges­tio­nar el pa­sa­por­te en un es­ta­do nor­te­ame­ri­cano (en el ca­so del ejem­plo se­ría Ca­li­for­nia) hay que fo­to­gra­fiar a los ni­ños con los ojos abier­tos y las dos ore­jas de­ben ver­se cla­ra­men­te. Hay que pre­sen­tar, ade­más de las fo­to­gra­fías, el Ac­ta de Na­ci­mien­to, ori­gi­na­les del ju­ra­men­to de los pa­dres, y to­dos los do­cu­men­tos pre­ci­sos. En ge­ne­ral, es­tos pa­sos sue­len su­ce­der sin pro­ble­mas y sin más im­pre­vis­tos que los que se pro­du­cen en un em­ba­ra­zo nor­mal. “Pe­ro hay oca­sio­nes en las que pue­den sur­gir con­tra­tiem­pos o si­tua­cio­nes di­fí­ci­les que de­ben ir so­lu­cio­nán­do­se se­gún apa­rez­can”, ade­lan­ta Se­bas­tián Ex­pó­si­to. En pri­mer lu­gar, hay que ser cons­cien­te de que en la re­pro­duc­ción asis­ti­da no se ase­gu­ra el em­ba­ra­zo a la pri­me­ra (y es­to es­tá re­co­gi­do en to­dos los con­sen­ti­mien­tos y con­tra­tos que se fir­man), qui­zá ha­ya que re­cu­rrir a va­rios in­ten­tos, “y rea­li­zar más prue­bas y es­tu­dios si se re­pi­ten las trans­fe­ren­cias fa­lli­das, por eso quien tie­ne un presupuesto ajus­ta­do pue­de ver­se des­bor­da­do en es­ta pri­me­ra fa­se”.

En cuan­to a la po­si­bi­li­dad de que la ma­dre por­ta­do­ra se “eche atrás” y quie­ra que­dar­se con el ni­ño que es­tá ges­tan­do, la res­pues­ta es tran­qui­li­za­do­ra: “Eso es una le­yen­da ur­ba­na, y se re­mon­ta a los pri­me­ros ca­sos de ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da tra­di­cio­nal, cuan­do la ma­dre por­ta­do­ra apor­ta­ba el óvu­lo. Aho­ra los pro­fe­sio­na­les lo des­acon­se­jan pa­ra evi­tar el víncu­lo afec­ti­vo, y prác­ti­ca­men­te el 100% de los ca­sos son de ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da ges­ta­cio­nal, el óvu­lo es de la fu­tu­ra ma­dre o do­na­do.

Lo que sí es co­mún pa­ra to­dos los fu­tu­ros pa­dres es la in­se­gu­ri­dad de la dis­tan­cia. Du­ran­te el pro­ce­so, las du­das, pro­ble­mas o ne­ce­si­da­des que sur­jan se sol­ven­tan de for­ma pri­va­da, a tra­vés de la agen­cia y abogados. Los ni­ños via­jan a Es­pa­ña con pa­sa­por­te (en el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos con pa­sa­por­te ame­ri­cano), cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to y sen­ten­cia ju­di­cial apos­ti­lla­dos por La Ha­ya. Y una vez que tie­nes a tu hi­jo en bra­zos, en tu ca­sa, “se ol­vi­da es­te lar­go e in­ten­so pro­ce­so, to­dos los con­tra­tiem­pos que ha­yan po­di­do ocu­rrir”, ase­gu­ra Se­bas­tián Ex­pó­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.