6. Ins­crip­ción en el re­gis­tro ci­vil en Es­pa­ña.

Geo - - DOS MUJERES, UN TUBITO DE ESPERMA Y MUCHAS, MUCHÍS -

An­tes, el pa­dre te­nía que re­cla­mar la pa­ter­ni­dad del ni­ño y des­pués su pa­re­ja po­día, con el tiem­po, adop­tar­lo. Es­te era uno de los “apa­ños” po­si­bles pa­ra evi­tar que el be­bé es­tu­vie­ra en un lim­bo ju­rí­di­co, pe­ro aun así se dan ca­sos que es­ca­pan al su­pues­to.

Des­de ha­ce dos años, la ins­truc­ción 5 de oc­tu­bre de 2010, de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Re­gis­tros y No­ta­rías, es­ta­ble­ce que po­drán ins­cri­bir­se esos me­no­res si hay una sen­ten­cia ju­di­cial del país de ori­gen y un juez que cer­ti­fi­que que esas per­so­nas son los pa­dres del ni­ño y que la ma­dre na­tu­ral ha re­nun­cia­do con li­bre con­sen­ti­mien­to. Con es­ta ins­truc­ción se sol­ven­ta un pro­ble­ma que exis­tía, se ase­gu­ran los de­re­chos de la ma­dre ges­tan­te y se evi­tan po­si­bles ca­sos de trá­fi­co de me­no­res. “Pe­ro no to­dos los paí­ses dan ese am­pa­ro”, ad­vier­te Se­bas­tián Ex­pó­si­to, “Es­ta­dos Uni­dos es el país que ofre­ce ma­yo­res ga­ran­tías”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.