De los

Geo - - SOCIEDADES INDÍGENAS DE BRASIL -

to­do el país, y el 25% de la elec­tri­ci­dad, con una fac­tu­ra me­dia anual de 990 eu­ros por do­mi­ci­lio.

Un 90% de las vi­vien­das es­pa­ño­las dis­po­ne de ca­le­fac­ción y un 48,9% de equi­pos de re­fri­ge­ra­ción, a me­nu­do mo­de­los an­ti­cua­dos. El uso de ener­gías re­no­va­bles en es­tos ám­bi­tos no lle­ga al 2%. El IDAE cal­cu­la aquí un po­ten­cial de aho­rro de 19.611 gi­ga­va­tios/ho­ra, con­su­mo equi­va­len­te al de ilu­mi­nar to­das las ca­sas del país un año.

Des­de 2006, el Go­bierno trans­fie­re a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas fon­dos pa­ra la fi­nan­cia­ción de pla­nes Renove de cal­de­ras y apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do, en­tre otros elec­tro­do­més­ti­cos, que han con­tri­bui­do a la sus­ti­tu­ción de 3.120.000 apa­ra­tos de to­do ti­po por otros más efi­cien­tes (so­lo un 4% de las cal­de­ras). Se­gún da­tos del IDAE, el aho­rro con­se­gui­do equi­va­le al del con­su­mo anual de elec­tri­ci­dad en 700.000 ho­ga­res.

Así, pues, es­tá cla­ro que ca­len­tan­do nues­tras vi­vien­das con­tri­bui­mos a que suba la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal del pla­ne­ta. No de­ja de pa­re­cer una con­se­cuen­cia ló­gi­ca. Pe­ro lo que re­sul­ta me­nos evi­den­te es que tam­bién lo so­bre­ca­len­ta­mos cuan­do com­ba­ti­mos el ca­lor, crean­do una in­ter­mi­na­ble es­pi­ral de cau­sa-efec­to. A ma­yor tem­pe­ra­tu­ra me­dia glo­bal, ma­yor uso se ha­ce de los apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do, lo que a su vez ha­ce in­cre­men­tar­se el con­su­mo ener­gé­ti­co, pro­vo­can­do que, con la con­ta­mi­na­ción ge­ne­ra­da, au­men­te la con­cen­tra­ción de ga­ses en la at­mós­fe­ra y se dis­pa­ren to­da­vía más los ter­mó­me­tros.

El Pro­to­co­lo de Mon­treal (1987), po­si­ble­men­te el más exi­to­so acuer­do am­bien­tal sus­cri­to has­ta hoy, con­si­guió que la co­mu­ni­dad internacional acor­da­ra la prohi­bi­ción de los clo­ro­fluo­ro­car­bu­ros (CFC) –ga­ses muy usa­dos co­mo im­pul­so­res de ae­ro­so­les, pe­ro tam­bién co­mo re­fri­ge­ran­tes en ne­ve­ras y acon­di­cio­na­do­res de ai­re–, des­pués de que los cien­tí­fi­cos de­mos­tra­ran que eran los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la des­truc­ción de la ca­pa de ozono, que nos pro­te­ge de las ra­dia­cio­nes más no­ci­vas del sol. Es­ta ca­pa at­mos­fé­ri­ca, si­tua­da en­tre los 15 y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.