Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

ca­da año, en­tre 400 y 500 pa­re­jas es­pa­ño­las (el nú­me­ro va­ría se­gún las fuen­tes) acu­den a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ha­cer reali­dad el sue­ño de sus vi­das: te­ner un hi­jo pro­pio. Has­ta aquí to­do es­ta­ría den­tro de los pa­rá­me­tros con­si­de­ra­dos co­mo so­cial­men­te “nor­ma­les”, sal­vo que en los ca­sos se­ña­la­dos los afec­ta­dos han re­cu­rri­do a un mé­to­do al­ter­na­ti­vo no exen­to de con­tro­ver­sia: la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da. Pe­ro ¿qué es y en qué con­sis­te es­ta prác­ti­ca? En reali­dad, la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da –co­no­ci­da co­lo­quial­men­te co­mo “vien­tre de al­qui­ler”– es una mo­da­li­dad mé­di­ca más en­tre las dis­tin­tas que exis­ten de re­pro­duc­ción asis­ti­da. El tér­mino fue acu­ña­do por pri­me­ra vez por Noel Kea­ne, un abo­ga­do de Mi­chi­gan, quien, en 1981, re­cu­rrió a “mu­je­res cría” pa­ra dar res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des de de­ter­mi­na­das pa­re­jas in­fér­ti­les. La ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da con­sis­te pues en la acep­ta­ción por con­tra­to del prés­ta­mo o al­qui­ler del úte­ro de una mu­jer pa­ra que le sea im­plan­ta­do un em­brión ajeno, lle­van­do el em­ba­ra­zo a tér­mino y en­tre­gan­do el hi­jo a quien se lo en­car­gó. Es­to, que en prin­ci­pio pa­re­ce res­pon­der a un fin loa­ble, co­mo es per­mi­tir que una pa­re­ja pue­da te­ner un hi­jo, ha ge­ne­ra­do un debate com­ple­jo con pos­tu­ras en­fren­ta­das. Y lo ha­ce tan­to des­de el pun­to de vis­ta so­cial y éti­co co­mo des­de la pers­pec­ti­va le­gal, pues lo que se pre­sen­ta co­mo la úl­ti­ma es­pe­ran­za pa­ra unos, es vis­to por otros co­mo un mer­ca­deo de la vi­da hu­ma­na. En Es­pa­ña, des­de que se apro­bó la Ley de Re­pro­duc­ción Asis­ti­da en 2006, la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da es­tá prohi­bi­da, sien­do nu­lo de pleno de­re­cho cual­quier con­tra­to fir­ma­do con una ma­dre de al­qui­ler. Sin em­bar­go, jun­to a es­ta normativa con­vi­ve una ins­truc­ción dic­ta­da en 2010 por el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia que per­mi­te ins­cri­bir a los na­ci­dos en el Re­gis­tro Ci­vil, siem­pre y cuan­do el ni­ño ten­ga al me­nos un pro­ge­ni­tor es­pa­ñol y se pre­sen­te una re­so­lu­ción ju­di­cial del país don­de es le­gal el con­tra­to de ges­ta­ción de­ter­mi­nan­do la fi­lia­ción del ni­ño. Ejem­plos co­mo el de la ba­ro­ne­sa Thyssen o el can­tan­te Mi­guel Bo­sé son so­lo la pun­ta del ice­berg. No hay ci­fras ofi­cia­les so­bre cuán­tos son, ya que el pro­ble­ma le­gal se di­luía cuan­do los afec­ta­dos eran pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les (el 85% de los ca­sos hoy día), pe­ro emer­gió con la apa­ri­ción de nue­vos mo­de­los de fa­mi­lia. La pos­tu­ra de la Igle­sia ca­tó­li­ca ha si­do muy cla­ra des­de un prin­ci­pio, tan­to en lo que se re­fie­re a la fe­cun­da­ción in vi­tro en su con­jun­to co­mo en el ca­so par­ti­cu­lar de los vien­tres de al­qui­ler. Ya en su ins­truc­ción de 1987 so­bre el res­pe­to de la vi­da hu­ma­na en sus orí­ge­nes, la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe re­cha­za­ba la prác­ti­ca por “re­pre­sen­tar una fal­ta ob­je­ti­va con­tra las obli­ga­cio­nes del amor ma­terno, de la fi­de­li­dad con­yu­gal y de la ma­ter­ni­dad res­pon­sa­ble”. Tam­po­co el co­lec­ti­vo de los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas lo ve con bue­nos ojos, al con­si­de­rar que las mu­je­res son ma­ni­pu­la­das co­mo ga­na­do. Así, las co­sas, y sin que anide en nues­tro áni­mo otra in­ten­ción que la de apor­tar in­for­ma­ción que per­mi­ta for­jar opinión, he­mos traí­do a nues­tras pá­gi­nas la des­crip­ción, con sus lu­ces y sus som­bras, de un ca­so real. Per­mí­ta­me acon­se­jar­le su lec­tu­ra. So­lo des­pués ex­trai­ga us­ted sus con­clu­sio­nes.

La ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da, al­go que en prin­ci­pio pa­re­ce res­pon­der a un fin loa­ble, co­mo es que una pa­re­ja pue­da te­ner un hi­jo, ha ge­ne­ra­do un debate de gran com­ple­ji­dad y pos­tu­ras en­fren­ta­das tan­to des­de el pun­to so­cial y éti­co co­mo des­de la pers­pec­ti­va le­gal

J ul i á n D ue­ñas

Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.