Es­ti­ma­do lec­tor, de­nos su opinión...

En­víe sus car­tas a nues­tra di­rec­ción de e-mail: geo@gyj.es o a tra­vés del co­rreo or­di­na­rio: Re­vis­ta GEO. Al­ba­sanz, 15. Edi­fi­cio A. 28037 Ma­drid.

Geo - - GEO CARTAS -

Un te­ma di­fí­cil... de en­ten­der

So­lo pre­ten­do dar mi opinión, en nin­gún ca­so en­trar en de­ba­tes morales o éti­cos so­bre los vien­tres de al­qui­ler. Des­pués de leer su reportaje del nú­me­ro 308, que cuen­ta el ca­so de una fa­mi­lia ale­ma­na, si­go pen­san­do lo mis­mo. No en­tien­do por qué la gen­te se em­pe­ña tan­to en te­ner hi­jos bio­ló­gi­cos re­cu­rrien­do a pro­ce­di­mien­tos, en mi opinión, ro­cam­bo­les­cos, co­mo el de la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da, cuan­do exis­te la op­ción de la adop­ción. Yo ten­go dos hi­jos adop­ta­dos, her­ma­nos.

Ma­ca­re­na So­lano, Ma­drid

La in­ves­ti­ga­ción oceá­ni­ca pier­de un baluarte sub­ma­rino

La no­ti­cia sa­lió pu­bli­ca­da el 25 de ju­lio pa­sa­do: "Los re­cor­tes en Es­ta­dos Uni­dos obli­gan a ce­rrar el úni­co la­bo­ra­to­rio ba­jo el mar del mun­do, la ba­se

Aqua­rius, en Ca­yo Lar­go (Flo­ri­da). Los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios del Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos no con­tem­plan la fi- nan­cia­ción de la ins­ta­la­ción pa­ra el año 2013, abo­cán­do­la a su cie­rre de­fi­ni­ti­vo, sal­vo que una in­yec­ción de di­ne­ro pri­va­do lo im­pi­da". Pa­re­ce que en to­das par­tes cue­cen ha­bas y que en mu­chos lu­ga­res se de­ja a la ini­cia­ti­va pri­va­da la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca de asun­tos de ex­tre­ma tras­cen­den­cia pa­ra la hu­ma­ni­dad, co­mo en es­te ca­so es el es­ta­do de la vi­da en los océa­nos. El de­te­rio­ro de las aguas, su ca­len­ta­mien­to de­bi­do al cam­bio cli­má­ti­co, su aci­di­fi­ca­ción a cau­sa de las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono pro­ce­den­tes de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas... nos aca­ba­rán pa­san­do fac­tu­ra. Apro­ve­cho la tris­te no­ti­cia de la clau­su­ra de Aqua

rius pa­ra fe­li­ci­tar­les por el ex­ce­len­te reportaje que pu­bli­ca­ron jus­to un mes an­tes del cie­rre, en su nú­me­ro 305. Tan­to el tex­to co­mo las fotos eran mag­ní­fi­cos. Aho­ra, la­men­ta­ble­men­te, co­bran ma­yor in­te­rés.

Má­xi­mo Gu­tié­rrez, Valencia

Hon­gos fas­ci­nan­tes

Atraí­do por la es­tu­pen­das fo­to­gra­fías de se­tas que pu­bli­can en el reportaje "En el reino de los hon­gos" (nú­me­ro 308), co­men­cé a leer el tex­to que lo acom­pa­ña –lar­go, ex­pli­ca­ti­vo y muy bien do­cu­men­ta­do– y real­men­te que­dé en­tu­sias­ma­do con el mis­te­rio­so mun­do de es­tos se­res que me sue­len pa­sar tan inad­ver­ti­dos, sal­vo cuan­do for­man par­te de al­gu­na re­ce­ta de co­ci­na. Creo que voy a pres­tar­les más aten­ción a par­tir de aho­ra cuan­do sal­ga de ex­cur­sión al cam­po.

Pe­dro Luis Pin­tos, Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.