"Se po­día ha­ber he­cho mu­cho más por los af­ga­nos"

La úni­ca pe­rio­dis­ta es­pa­ño­la que vi­ve en Af­ga­nis­tán es­cri­be una cró­ni­ca so­bre los úl­ti­mos diez años del país, al hi­lo de sus ex­pe­rien­cias so­bre el te­rreno.

Geo - - GEO ENTREVISTA - Ma­ría Lui­sa Fuen­tes

Lo es­cri­be ella mis­ma en su li­bro Af­ga­nis­tán, cró­ni­ca de una fic­ción: el país me­dioo­rien­tal es uno de los peo­res si­tios del mun­do pa­ra la mu­jer. Pe­ro Mònica Ber­na­bé lo eli­gió en 2006 co­mo lu­gar de re­si­den­cia, "por­que, co­mo pe­rio­dis­ta, es apa­sio­nan­te, es­tá lleno de his­to­rias; aun­que vi­vir allí es du­rí­si­mo: la so­cie­dad es ce­rra­da y con­ser­va­do­ra, la re­li­gión tie­ne gran in­fluen­cia y la po­bla­ción su­fre mu­cho". De su tra­ba­jo "em­po­tra­da" en las tro­pas ex­tran­je­ras, y de en­tre­vis­tas con po­lí­ti­cos, mi­li­ta­res, se­ño­res de la gue­rra y af­ga­nos de a pie na­ce es­ta radiografía de los úl­ti­mos diez años del país, des­de la caí­da de los ta­li­ba­nes (2001). En ella con­fron­ta la ve­ra­ci­dad de su ex­pe­rien­cia con el dis­cur­so ofi­cial.

Tras diez años de pre­sen­cia de tro­pas ex­tran­je­ras, ¿ha me­jo­ra­do el país?

–Creo que sí, por­que se par­tía de ce­ro. Du­ran­te el ré­gi­men ta­li­bán, Af­ga­nis­tán que­dó des­trui­do por com­ple­to, por las gue­rras con­tra los so­vié­ti­cos y en­tre fac­cio­nes mu­yahi­di­nes. No ha­bía na­da: ni ca­rre­te­ras as­fal­ta­das, ni elec­tri­ci­dad... Cuan­do lle­gué a Ka­bul por pri­me­ra vez en 2000, era im­pre­sio­nan­te, la gen­te vi­vía en­tre rui­nas. Ha ha­bi­do cam­bios, sí, pe­ro con­si­de­ran­do las in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro re­ci­bi­do, se po­día ha­ber he­cho mu­chí­si­mo más. Se ha per­di­do una opor­tu­ni­dad de oro. Des­pués de la caí­da del ré­gi­men ta­li­bán, la po­bla­ción af­ga­na es­ta­ba en­tu­sias­ma­da con la lle­ga­da de las tro­pas ex­tran­je­ras. En 2003, las mu­je­res se ma­ni­fes­ta­ron en Ka­bul pa­ra pe­dir el des­plie­gue mi­li­tar por to­do el país. Cuan­do la co­mu­ni­dad internacional se alió con los se­ño­res de la gue­rra, to­do cam­bió.

¿Có­mo vi­ven las af­ga­nas?

–Han me­jo­ra­do, so­bre to­do en las ciu­da­des, en cuan­to a tra­ba­jo, asis­ten­cia mé­di­ca y edu­ca­ción. Pe­ro, la vio­len­cia do­més­ti­ca si­gue sien­do bru­tal y no se ha he­cho na­da pa­ra ata­jar­la. La co­mu­ni­dad internacional –de cu­ya ayu­da de­pen­de al 100% el Go­bierno af­gano– te­nía que ha­ber si­do mu­cho más es­tric­ta con es­te te­ma pa­ra con­ce­der di­ne­ro, y ha­ber pues­to con­di­cio­nes a la si­tua­ción de las mu­je­res. Hay ca­sas de aco­gi­da pa­ra mal­tra­ta­das, pe­ro, por ejem­plo, no se ha he­cho al­go tan bá­si­co co­mo crear un re­gis­tro de na­ci­mien­tos y ma­tri­mo­nios pa­ra con­tro­lar a qué edad una fa­mi­lia da en ma­tri­mo­nio a su hi­ja. Mu­chos pa­dres casan a hi­jas con do­ce años a cam­bio de di­ne­ro, y na­die con­tro­la na­da. Se ha fo­men­ta­do la im­pu­ni­dad.

En­tre 2001 y 2004 lle­gó mu­cho di­ne­ro al país a tra­vés de ONGs, ¿se pu­sie­ron las ba­ses pa­ra el desa­rro­llo?

–Por un la­do, se pu­so a los se­ño­res de la gue­rra –lo peor de lo peor– en el Go­bierno y a con­tro­lar el di­ne­ro; por otro, has­ta 2004 las tro­pas in­ter­na­cio­na­les es­ta­ban so­lo en Ka­bul y al sur no lle­ga­ron has­ta 2006. Así, mien­tras una par­te del Go­bier-

no es­ta­ba for­ma­do por cri­mi­na­les de gue­rra, los ta­li­ba­nes se ha­cían ca­da vez más fuer­tes, ga­na­ban te­rreno. La se­gu­ri­dad em­peo­ró, lo que ha­cía muy di­fí­cil des­pla­zar­se pa­ra con­tro­lar el di­ne­ro. Pe­se a eso lle­gó y si­gue lle­gan­do mu­cho di­ne­ro. El Go­bierno pi­de que se in­vier­tan 4.100 mi­llo­nes de dó­la­res al año pa­ra el ejér­ci­to y la po­li­cía.

¿Có­mo juz­ga el pa­pel de los ejér­ci­tos ex­tran­je­ros?

–El gran pro­ble­ma aho­ra es que las tro­pas ex­tran­je­ras apo­yan a un Go­bierno de cri­mi­na­les de gue­rra. Di­cen que es de­mo­crá­ti­co, pe­ro ¿quié­nes son los vi­ce­pre­si­den­tes? Los dos prin­ci­pa­les cri­mi­na­les de gue­rra. Las tro­pas in­ter­na­cio­na­les es­tán en re­pre­sen­ta­ción de un Go­bierno que la gen­te no quie­re.

¿Có­mo fue su ex­pe­rien­cia de vi­vir den­tro del bur­ka?

–Hay que ver­lo con pers­pec­ti­va. Siem­pre que me he pues­to el bur­ka ha si­do pa­ra ha­cer des­pla­za­mien­tos por ca­rre­te­ra, en los que me ju­ga­ba la vi­da. No lo veía co­mo un dis­fraz ton­to o una opre­sión: era mi po­si­ble sal­va­ción. Ade­más, tie­ne sus ven­ta­jas: na­die sa­be quién eres, pue­des mi­rar des­ca­ra­da­men­te, be­ber y co­mer en ra­ma­dán...

¿Cree que la opinión pú­bli­ca es­pa­ño­la es sen­si­ble al pa­pel de nues­tras tro­pas allí?

–Te­ne­mos a 1.500 per­so­nas que se es­tán ju­gan­do la vi­da y de las que el Go­bierno no fa­ci­li­ta in­for­ma­ción y no nos im­por­ta, ade­más del di­ne­ro que se es­tá in­vir­tien­do. Es­to de­mues­tra la po­ca cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca de Es-

"Pa­ra con­ce­der ayu­das, la co­mu­ni­dad internacional te­nía que ha­ber si­do más exi­gen­te con el te­ma de las mu­je­res. La vio­len­cia do­més­ti­ca es bru­tal"

pa­ña. Cuan­do me "em­po­tré" con las tro­pas ca­na­dien­ses me im­pre­sio­nó que en su ba­se mi­li­tar hu­bie­ra dos tien­das de cam­pa­ña pa­ra pe­rio­dis­tas con co­ne­xión a in­ter­net, pa­ra lle­gar y tra­ba­jar. Lue­go coin­ci­dí con pe­rio­dis­tas del país nor­te­ame­ri­cano y me ex­pli­ca­ron que en Ca­na­dá la gen­te co­no­ce per­fec­ta­men­te al go­ber­na­dor del dis­tri­to don­de es­tán sus tro­pas, es co­mo una fi­gu­ra pú­bli­ca más.Yo pen­sé ¿en Es­pa­ña, al­guien sa­be quién es el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de Badg­his?

¿Có­mo va­lo­ra la re­ti­ra­da mi­li­tar en 2014?

–Af­ga­nis­tán no va a nin­gu­na par­te en la si­tua­ción ac­tual. Ne­ce­si­ta un cam­bio po­lí­ti­co que la co­mu­ni­dad internacional no es­tá dis­pues­ta a im­pul­sar, pues su­pon­dría apar­tar a esos se­ño­res de la gue­rra, que se han en­tro­ni­za­do. Es­ta gen­te te­nía an­tes po­der mi­li­tar y aho­ra tie­ne po­de­res mi­li­tar, po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co. El di­ne­ro de la co­rrup­ción ha ido a sus bol­si­llos. ¿Có­mo nos des­ha­ce­mos de ellos aho­ra? Soy pe­si­mis­ta. ¿Se quie­re crear un Es­ta­do de de­re­cho? Va­le, em­pe­ce­mos des­de la ba­se, apar­tan­do a es­ta gen­te del po­der, pe­ro no hay esa in­ten­ción. No se es­tán cons­tru­yen­do los ci­mien­tos de un Es­ta­do de de­re­cho.

¿Se que­da­rá us­ted has­ta la re­ti­ra­da to­tal de tro­pas?

–No me gus­ta ha­cer pla­nes: a ver, es­ta­mos ha­blan­do de Af­ga­nis­tán; de re­pen­te pue­de pa­sar al­go muy gor­do, y di­ces adiós muy bue­nas, me voy.

G

MÒNICA BER­NA­BÉ tra­ba­ja en Af­ga­nis­tán co­mo

pe­rio­dis­ta free­lan­ce pa­ra

el dia­rio El Mun­do. En 2000 fun­dó la Aso­cia­ción por los De­re­chos Hu­ma­nos en Af­ga­nis­tán (ASDHA:

www.af­gan­cat.org), la úni­ca ONG es­pa­ño­la

en aquel país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.