Me­jor a la de­re­cha

Las pa­la­bras po­seen una car­ga emo­cio­nal más po­si­ti­va cuan­do las le­tras que hay que pul­sar pa­ra es­cri­bir­las ocu­pan el la­do la de­re­cho del te­cla­do.

Geo - - GEO NOTICIAS -

Pa­ra pro­du­cir len­gua­je, en lu­gar de ha­blar o es­cu­char a nues­tro in­ter­lo­cu­tor, uti­li­za­mos ca­da vez más los de­dos de las ma­nos, por lo que el te­cla­do se es­tá con­vir­tien­do en el prin­ci­pal dis­po­si­ti­vo ar­ti­cu­la­dor. Así, Ky­le Jas­min, es­pe­cia­lis­ta en Cien­cia Cog­ni­ti­va del Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres, y Da­niel Ca­sa­san­to, de la New School for So­cial Re­search en Nue­va York, su­gie­ren que es­te nue­vo ti­po de pro­duc­ción del len­gua­je mo­di­fi­ca tam­bién la per­cep­ción de las pa­la­bras. El equi­po de in­ves­ti­ga­ción so­me­tió a los par­ti­ci­pan­tes en un ex­pe­ri­men­to a múl­ti­ples prue­bas ti­po­grá­fi­cas en un te­cla­do internacional es­tán­dar con le­tras del al­fa­be­to la­tino. A con­ti­nua­ción, se so­li­ci­tó a los par­ti­ci­pan­tes que va­lo­ra­ran de for­ma es­pon­tá­nea la per­cep­ción emo­cio­nal de las pa­la­bras que ha­bían te­clea­do. El re­sul­ta­do fue sor­pren­den­te: el te­clear con una mano u otra in­flu­ye en la va­lo­ra­ción emo­cio­nal de la pa­la­bra, con in­de­pen­den­cia del or­den en el que se dis­po­nen las di­fe­ren­tes le­tras en el te­cla­do. Las pa­la­bras con más le­tras es­cri­tas pul­sa­das en la par­te de­re­cha del te­cla­do (a la de­re­cha de la B) fue­ron pun­tua­das de for­ma más po­si­ti­va.

La ex­pli­ca­ción no pue­de re­si­dir en la idea que se aso­cia con de­ter­mi­na­da com­bi­na­ción de le­tras, pues el efec­to se con­fir­mó en di­fe­ren­tes idio­mas: inglés, es­pa­ñol y neer­lan­dés. Ade­más, 800 an­glo­par­lan­tes na-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.